Puertollano

Como instrumentista musical fue teclista, guitarra y, ocasionalmente, batería

Manuel Portero se despide para siempre de los King Boys y de Puertollano

Los setenta y los ochenta eran tiempos difíciles pero no lo eran para “los chicos del rey” que llevaban su música de calidad por todo Puertollano y comarca

La Comarca

10/06/2018

(Última actualización: 11/06/2018 10:00)

Imprimir

Manuel “Manolillo” Portero Rodríguez se marchaba para siempre, a los 69 años de edad, dejando para el recuerdo sus vivencias como teclista, guitarra y, ocasionalmente, batería, en la banda de música “The King Boys” de Puertollano junto a Manuel Mateo, Joaquín Sánchez, Basilio Sáez, Horacio, Joaquín Muñoz Coronel y Miguel Coleto, entre otros. Los setenta y los ochenta eran tiempos difíciles pero no lo eran para “los chicos del rey” de Puertollano al ser uno de los grupos locales más contratados para todo tipo de saraos de la época.

Los mejores salones, los más importantes acontecimientos y las verbenas más multitudinarias tenían siempre un hueco para su música variada y de calidad. Y hoy, desde el recuerdo más nostálgico, solo nos queda evocar los grandes momentos que este músico nos ha hecho a vivir junto a sus King Boys. Con su triste despedida “los King Boys son un poco menos reyes, pero emperadores en el recuerdo” según ha afirmado el escritor Manuel Valero que también ha lamentado así esta indudable pérdida.

Su hijo Juan José Portero Vozmediano ha publicado en las redes sociales un mensaje en su memoria que a continuación reproducimos en su totalidad.

No soy muy amigo de este tipo de coplas como la que va adjunta a esta publicación. Pero es el recuerdo más nítido que tengo de mi padre cantando, registrado además en una cinta de vídeo VHS, la cual algún día rescataré y convertiré a formato digital para compartir la voz de mi padre, en lugar de esta versión de YouTube. Fue en la boda de tus padres, Imanol Garcia Sánchez. Grandes músicos de la mejor ciudad del mundo (Puertollano) se juntaban, todos ellos componentes de la mítica “The King boys” para enseñarnos a las nuevas generaciones lo que es batirse el cobre en un escenario y salir indemne con una calidad musical insultante y hoy en día obsoleta.

Manuel Mateo, Joaquín Sánchez, Basilio Sáez, Horacio, Joaquín Muñoz Coronel, Miguel Coleto… y un tal Manuel Portero. Pasaron también por aquel escenario ese día, a modo de colaboración, enormes músicos, unos en ciernes por aquel entonces, como Alfredo García o Andrés Sáez Ruiz y otros ya consolidados como Rafa Blanco o Luis Fernando Estepa Saldaña.

Por favor, corregidme los aludidos si olvido a alguien o me equivoco. El caso es que desde que ayer nos dejara “la mejor persona que he y habré conocido”, mi padre, ese tal Manuel Portero, el gremio de la música puertollanera, corraleña, ciudarrealeña y de algún dispar lugar más, han mostrado tal respeto, amor y admiración a la persona que fue y es mi padre, que este que habla y su familia no es capaz de asimilar.

Han compartido nuestro dolor ellos, los “viejos”, y los actuales.

Alberto Cazallas Cazallas (de los viejos, pero incombustible aún hoy), Arte y Compás, AMC Banda de Música de Puertollano, Carlos Manuel Amaro Duque, Fran Hervás, Juli Pavón, Luis Pérez Duque, Tony Barona Sánchez, Sergio González Suko, Fernando Ortega, Juan Berdonces, Francisco José Rodríguez Bautista, Fernando Fernández Calero, Inmaculada Serrano, José Carlos Sánchez Serrano, José Carlos Gil Sánchez, Jaime Domínguez Martínez, Isidro Rodríguez Rosa, José Manuel García Pozuelo… tenía que nombrar a algunos, son muchos más y mi cabeza ya no da para mucho más en este día tan triste. Compañeros y amigos que han arropado la despedida de la que ha sido la mejor voz de estos contornos, que JAMÁS fue cantante como tal y nunca presumió de su talento, haciendo simplemente el papel que se demandaba de él al teclado, guitarra y, ocasionalmente, la batería.

Fuera de la música, el abrazo eterno de gentes de toda índole, amigos y conocidos, han hecho más llevadero este mal trago (el peor). Dejadme que también aquí haga especial mención a Javier Muro Montero, Carlos RI, Mary López M, Ana Belén Rodríguez Isasi, Miguel Angel Ruiz Núñez, Isabel María López Álvaro, Lola GP, Diego Saucedo Palomo, Sergio Félix Gutiérrez, Jesús Caballero Buendía… el enorme amor y dedicación solidaria de Eva Moreno García y Cabañas Carmen… la generosidad de José Antonio Rodríguez Muñoz (bar Bomba)… y el corazón de Raúl Arévalo Fernández, mi alma gemela. Una vez más, perdonen los no mencionados.

Mi padre, Manuel, Manolillo, Portero, se va entre vuestro aliento, se va en paz con todo y con todos, y éste que habla, su humilde hijo que jamás alcanzará ni la mitad de la grandeza humana de su padre, os lo agradece de corazón, no olvidando a la enorme familia de aquí y de allá (Argentina y Estados Unidos incluidos). Los Portero, los Vozmediano, los García, los Expósito… primos, tíos, queridos todos: MUCHAS GRACIAS POR HABER DADO UNA LUZ EN PLENA OSCURIDAD. OS QUIERO A TODOS!!!

Don Manuel ya descansa en La Paz que entre todos le hemos regalado.