Cultura

En la Biblioteca Nacional de España (BNE)

Presentación de la exposición “Aida, el Egipto imaginado”

Hasta el 27 de mayo de 2018

José Belló Aliaga

08/03/2018

(Última actualización: 10/03/2018 07:53)

Imprimir

Se ha presentado en la Biblioteca Nacional de España (BNE) la exposición “Aida: el Egipto imaginado”, del 6 de marzo hasta el 27 de mayo, sobre la obra de Giuseppe Verdi a través de libros, partituras, grabados y fotografías.

En el acto de presentación intervinieron Miguel Albero, Director Cultural de la BNE y el comisario de la exposición Víctor Sánchez Sánchez.

Piezas expuestas

Entre las piezas de la muestra se pueden encontrar una partitura de bolsillo en alemán de Aida, fechada en 1888, una tarjeta de abono del Teatro Real de 1850, un libreto de la ópera en cuestión de 1874, un retrato de Verdi, una carta náutica del Canal de Suez (1881), el cartel de la versión cinematográfica de Aida (1953), la litografía Jardín de L’Harmonie (Henry Emy, 1871), la fotografía del compositor realizada en 1862 por Disdéri, y una carta de Verdi al tenor Fraschini de 1862.

Aida

En 1871 Verdi estrenó en El Cairo su ópera Aida, encargo del nuevo teatro construido por el virrey Ismail Pachá. La reciente inauguración del Canal de Suez reactivó en Occidente la moda por el Antiguo Egipto, potenciada por las publicaciones de Auguste Mariette. Al parecer el arqueólogo francés estuvo detrás del argumento de Aida, en la que Verdi también buscó reconstruir sonoridades del lejano Egipto. El enorme éxito de Aida puso sobre la escena mundial un Egipto imaginado, que se convirtió en un tópico desde entonces.

Más allá de la famosa marcha triunfal, Verdi realizó una de sus mejores obras, con momentos mágicos como la consagración en el templo o las delicadas sonoridades de la noche a orillas del Nilo. El mítico Egipto se había puesto sobre el escenario y el enorme éxito de esta ópera reactivó esta moda. Una fortuna que permaneció en otros formatos, como la película italiana protagonizada por una jovencísima Sofía Loren en 1953, que puso la imagen a la voz de la gran soprano Renata Tebaldi.

La exposición

La exposición Aida: el Egipto imaginado repasa estos contextos en libros, partituras, grabados y fotografías. Partiendo del compositor Verdi y su relación con España, se muestran documentos de su viaje a Madrid en 1863, como una interesante carta en la que comenta los preparativos de su estancia. Igualmente, se pueden ver fotografías de Auguste Mariette, una de las figuras esenciales de la egiptología, que estuvo detrás del proyecto de la ópera diseñando sus decorados y vestuario.

Las imágenes de sus libros sobre el Antiguo Egipto reviven en la ópera con la monumentalidad de sus palacios y sus estatuas colosales. Un Egipto imaginado que se puso de moda tras la inauguración del Canal de Suez en 1869. Con la repercusión mundial de la obra, el país intentaba mostrar su aspecto más moderno, pero a los ojos de Occidente seguía siendo la mítica tierra de los faraones. La poderosa sugestión del Antiguo Egipto, con sus monumentos y misterios, se mantenía con fuerza en el imaginario colectivo.

La muestra, comisariada por Víctor Sánchez Sánchez, es fruto de la colaboración entre la BNE y el Teatro Real, con motivo de la programación de Aida. Sánchez es profesor del Departamento de Musicología de la Universidad Complutense de Madrid, especialista en teatro lírico y autor del libro Verdi y España.

Dos talleres

La Biblioteca Nacional de España organiza además dos talleres relacionados con la muestra. En Aida: orígenes del libro exótico los participantes podrán adentrarse en el mundo que descubrieron los exploradores y arqueólogos del siglo XIX y en sus publicaciones sobre Oriente, Egipto y los parajes desconocidos hasta entonces en Europa. Caligrafía egipcia antigua ofrece sesiones de escritura jeroglífica y un breve acercamiento a otros sistemas gráficos como el hierático, el demótico y el copto. También habrá visitas guiadas a la exposición, aunque para participar en estas actividades es necesario inscribirse previamente en la página web de la BNE.