Opinión

Artículo de Opinión de Rosa Romero, vicepresidenta del Congreso y diputada nacional por Ciudad Real

Yo hoy, 8 de marzo, también trabajo

Rosa Romero

07/03/2018

(Última actualización: 07/03/2018 18:40)

Imprimir

El mundo celebra hoy el Día Internacional de la Mujer, honrando la difícil batalla que llevamos librando las mujeres por nuestra igualdad social durante muchos años. Unas lo harán asistiendo a una huelga de trabajo feminista, otras lo haremos desde el convencimiento de que para ganar esta batalla necesitamos a la otra parte de la humanidad comprometida con los avances de la mujer. Tan respetable es una opción como la otra, pero considero que para alcanzar la igualdad necesitamos que los hombres la entiendan y la apoyen.

Además, como servidora pública siento la obligación de trabajar todos los días del año para alcanzar aquellas metas que nos marcamos quienes defendemos la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, y por eso yo hoy también trabajo. Quienes, además, estamos en las instituciones tenemos la posibilidad de plantear y aprobar medidas que ayuden a conseguir esas metas, por eso siempre voy a luchar por la libertad de las mujeres y por su empoderamiento, por las mujeres que están en desventaja por las barreras estructurales de género, apostando siempre por reforzar sus capacidades y protagonismo, para que puedan alcanzar una vida autónoma en la que puedan participar, en términos de igualdad, en el acceso a los recursos, al reconocimiento y a la toma de decisiones en toda las esferas de la vida personal y social. Para mí el feminismo es la mujer libre, independiente, que tiene su propia economía, que hace su trabajo bien y que con su ejemplo se reafirma como mujer.

Considero que la principal bandera que debemos portar es la de la lucha contra la desigualdad en el empleo. Se han puesto en marcha medidas que suponen avances importantes y que después de años de profunda crisis, permiten datos positivos. Hoy hay más mujeres trabajando que nunca, 8,5 millones, lo que debe ser un acicate para seguir trabajando por todas aquellas que aún no han podido encontrar un empleo, teniendo presente que las mujeres todavía siguen teniendo mayor dificultad para lograr la conciliación, que es el gran reto del siglo XXI: alcanzar el objetivo de que las responsabilidades familiares y domésticas no recaigan solo en la mujer y sea un reto compartido, ya que todos los diagnósticos sociales coinciden en que hay que promover la conciliación porque es en el momento de la maternidad cuando las mujeres empiezan a sufrir la desigualdad.

Quiero recordar en este día, como no, a todas las mujeres y niños víctimas de la violencia de género, debemos honrar su memoria y tenemos la obligación de luchar hasta erradicar ese terrorismo familiar que aún azota a nuestro país.

Por último, quiero felicitar a las mujeres de este país que todas las mañanas se levantan, llevan a sus hijos al colegio, acuden a sus trabajos, organizan la casa, la compra, la comida, las tareas, cuidan de las personas dependientes... Mi homenaje, admiración y respeto a todas ellas. Hoy quiero compartir con todas ellas mi trabajo y compromiso para conseguir una sociedad justa e igualitaria, será la mejor herencia que podamos dejar a nuestras hijas.

Rosa Romero, vicepresidenta del Congreso y diputada nacional por Ciudad Real