Región

La denuncia la interpuso el Ayuntamiento

Sentencia del TSJ de CLM por contaminación del agua de abastecimiento público de Torrejoncillo del Rey por los purines de una macrogranja

Superaba el límite legal de nitratos, resultando no potable

La Comarca

05/03/2018

(Última actualización: 05/03/2018 22:29)

Imprimir

La Sentencia nº 10/2018, de 15 de enero, del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (que se adjunta) considera que la Dirección General de Calidad e Impacto Ambiental no siguió el “procedimiento legal establecido” puesto que “la declaración de impacto ambiental ha de ser previa a la autorización y ha de hacerse pública”. Este procedimiento ilegal viene siendo la norma para la concesión de las autorizaciones ambientales en los proyectos de ganadería industrial.

Desde Pueblos Vivos Cuenca lo venimos denunciando desde hace tiempo, y esta Sentencia nos da la razón: la administración regional está acelerando los trámites de las autorizaciones ambientales para estas explotaciones industriales, favoreciendo los intereses de las grandes empresas cárnicas frente al derecho público a la protección ambiental que consagra tanto la legislación regional como el propio artículo 45 de la Constitución.

La Sentencia declara la nulidad de la resolución por la que la Junta otorga la Autorización Ambiental Integrada a esta explotación porcina por no haber seguido el procedimiento adecuado. Pero la Sentencia va más allá en el voto particular de un Magistrado, el cual pasa a valorar el fondo del asunto que se había denunciado, que no es otra cosa que la contaminación del agua de uso público de Torrejoncillo del Rey.

En esta parte de la Sentencia, se dice de manera textual que “queda suficientemente acreditado por los informes de los Servicios de Salud de la Consejería de Sanidad […] que las aguas de consumo público del Ayuntamiento de Torrejoncillo del Rey están contaminadas por los nitratos procedentes de los purines y estiércol originados por las granjas de cerdos […], no siendo apta para el consumo humano.” Así lo manifiesta también el informe de un perito agrónomo que se adjunta en la demanda.

Lamentamos profundamente este caso, el cual contradice de manera clara el discurso tanto de la administración regional, que niega la posibilidad de estos casos de contaminación por nitratos, como el de las empresas del sector cárnico que se aferran a la supuesta estricta normativa ambiental para afirmar que esto no puede suceder. No pensamos obviamente que sea una contaminación deliberada pero sí que las macragranjas representan una actividad con riesgos medioambientales, aparte de las consecuencias socio-económicas para nuestros pueblos.

Es por estos casos, como hay otros, por los que no nos pueden convencer de la inocuidad de este tipo de actividad y proponemos alternativas económicas sostenibles que ya están funcionando en nuestra provincia y región. Muchos emprendimientos rurales están en peligro por estos macroproyectos, como casas rurales, empresas de turismo cultural y de naturaleza, albergues, restaurantes, parques arqueólogicos como el de Segóbriga (donde a menos de 3 kms hay dos proyectos de este tipo, en Almendros y en Saélices), así como nuestra calidad de vida como habitantes de las zonas rurales que se ve alterada por los malos olores o la posibilidad de contaminación de nuestra agua, tan escasa en nuestra tierra. Todo esto en peligro por un puesto de trabajo en cada explotación, ¿merece la pena?

Pueblos Vivos Cuenca (plataforma que agrupa a vecinos y vecinas de Priego, Torrejoncillo del Rey, Cañete, Campillo de Altobuey, Villanueva de la Jara, Pozorrubielos de la Mancha, Almendros, Tinajas, Mota del Cuervo y Ecologistas en Acción).