Cultura

Artículo publicado en El Emparrao

Silvaner, cálido regalo del frío

El Emparrao

04/03/2018

(Última actualización: 06/03/2018 19:43)

Imprimir

Este año a mi se me adelantaron unos días los Reyes Magos, pero esta vez no llegaron del lejano oriente, vinieron del corazón de Europa, de Alemania. Su emisaria no fue un ente alado, pero a mi, me hizo mucha más ilusión citarme con ella, que haberlo hecho con un paje de prietos calzones. Mi amiga Úrsula, expatriada por motivos laborales a Alemania, se me presentaba con dos botellas de vino de aquel país, un silvaner y un riesling. Compartir una copa de vino con ella, poniéndonos al día de nuestras respectivas vidas, y recibir este regalo, fue uno de esos momentos felices en la vida, que se asocian al vino y al reencuentro con amistades.

Silvaner es una variedad de uva que se cultiva mayormente en Centroeuropa, y uno de los históricos países es Alemania, dónde llegó a alcanzar el 30% de toda la producción de uva. Actualmente es mucho menor, y se concentra principalmente en el área de Franconia, donde se suele envasar en una botella tipo Bocksbeutel, que es bastante peculiar.

En vista es muy brillante, con reflejos verdosos y capa baja. A copa parada y aun bastante frío, tiene una intensidad aromática media, donde destacan aromas de manzana verde. Al agitarlo comienza a destacarse la piña, pero sin demasiada maduración, mantiene el recuerdo de aromas de frutas frescas y ácidas. Pasados unos minutos nos sorprende el aroma a caucho. En boca es equilibrado, con una intensidad media, pero un postgusto prolongado.

Beber vino sin tonterías

Estamos ante un vino blanco joven con buena acidez, es agradable para acompañar el aperitivo o con pescados, no demasiado grasos, y evidentemente con mariscos cocidos o a la plancha. Con ensaladas puede estar a la altura.