Región

De los periodistas Fernando Jáuregui y Federico Quevedo

García-Page reconoce en el libro ‘El Desengaño’ un “mensaje de optimismo que remueve la conciencia del país”

El presidente regional se ha referido a las muchas crisis que ha experimentado el país en los últimos años, resaltando la económica “y la crisis de autoestima, probablemente la peor que hemos tenido”, y ha garantizado que este libro “bien leído” termina reforzando las recetas en un país que ha experimentado el éxito

La Comarca

05/02/2018

(Última actualización: 06/02/2018 10:08)

Imprimir

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asegurado que el libro ‘El Desengaño. Cataluña y otros problemas que ni la izquierda ni la derecha han resuelto’, de los periodistas Fernando Jáuregui y Federico Quevedo, “merece mucho la pena” porque sus autores “se mojan con los datos”, y ha reconocido que detrás de su título “hay un mensaje de optimismo que remueve la conciencia de un país, de un país que no olvida las cosas buenas y, sobre todo, cómo se han conseguido”.

Así lo ha señalado este lunes durante la presentación del libro, un acto que ha tenido lugar en la Sala Capitular del Ayuntamiento de Toledo, y en el que también han participado la alcaldesa de la capital, Milagros Tolón, la periodista toledana Esther Esteban, y los propios autores del libro, dos periodistas de ideologías y trayectorias distintas que analizan los fallos y dificultades de la crisis catalana y el proceso independentista.

Durante su intervención, el presidente castellano-manchego se ha referido a las muchas crisis que ha experimentado el país en los últimos años, resaltando la económica “y la crisis de autoestima, probablemente la peor que hemos tenido”, y ha garantizado que este libro “bien leído” termina reforzando las recetas en un país que ha experimentado el éxito. Asimismo, se ha preguntado si un libro de estas características y los desengaños del país que refleja, hubiesen tenido lugar si la crisis económica no hubiese afectado al país como lo ha hecho.

En su opinión, “los autores aventuran que hay que hablar y volver a propuestas abandonadas”, unas propuestas que siguen siendo necesarias, “ya que esta sensación de desengaño que existe en España tampoco se ha resuelto con el surgimiento de nuevos partidos políticos”.

Así, se ha remontado al fenómeno del 15-M para señalar que en ese momento surgieron formaciones que aseguraban que “todo lo viejo era malo y que lo buenos era lo nuevo”, pero el paso del tiempo ha acabado por demostrar que “esa dinámica, por sí misma, no soluciona los problemas del país”, pues los partidos que eran nuevos en su momento “ya no lo son tanto”. Al final, ha sentenciado, “todos los que han nacido se han hecho partidos y van teniendo los mismos problemas que los partidos más viejos”.

"Europa sigue siendo nuestra unión"

Por otro lado, García-Page ha recordado que en momentos de dificultad “es legítimo dudar de qué hacer, casi habría que apartarse de quien no lo haga, pero lo que nunca podemos dudar es lo que somos” y, en este sentido, ha resaltado la importancia de Europa para un país como España, donde “ningún partido” defiende salir de la Unión. “Europa es el gran objetivo que ha mantenido unido al país desde la Transición, y lo sigue siendo”, ha apostillado.

Finalmente, García-Page ha invitado a leer ‘El Desengaño’ porque sus dos autores “tienen una trayectoria muy acreditada” y son dos periodistas “de raza” que han pasado por todas circunstancias. “Pretenden reflejar más el desengaño de un país, que con la crisis vio cómo se caían mitos, que un desengaño personal -ha garantizado el presidente- porque ambos siguen en plenitud para poder polemizar y hacerlo con criterio”

Por su parte, Fernando Jáuregui ha puesto el acento en la necesidad de “escuchar a la ciudadanía” y ha señalado que este libro pretende generar debate “en estos momentos difíciles”, mientras que Federico Quevedo ha asegurado que “ninguno de los problemas que tiene este país se van a arreglar por la vía de la razón absoluta”, sino que se acabarán resolviendo “por la vía del diálogo y el consenso, aunque haya gente que no lo entienda así”.