Cultura

Artículo de José Belló Aliaga

Zacatecas, deslumbrante

José Belló Aliaga

27/01/2018

(Última actualización: 28/01/2018 18:12)

Imprimir

En el stand de México, durante Fitur 2018, he tenido el placer de conocer y entrevistar a Gabriela Ibarra, Subsecretaria de Promoción Turística del Estado de Zacatecas, una mujer joven, simpática, afable y excelente comunicadora, quien ha glosado para nuestro medio las excelencias de Zacatecas que son muchas y muy diversas.

Plata y minería

Antiguas minas abandonadas y ahora adaptadas al turismo, son testigos a la par de la dureza del trabajo minero y de la riqueza del subsuelo zacatecano que persiste hasta nuestros días, la plata es elemento omnipresente en Zacatecas, cuando se da un vistazo a las minas turísticas, los museos, los pequeños pueblos mineros, a las tiendas y talleres de platería también, es fácil adivinar de donde proviene la grandeza que hoy hace a Zacatecas deslumbrante.

Centro histórico

Aquí el adjetivo “deslumbrante” llega a su máximo esplendor entre vivas y esplendorosas calles y callejones bordeados por impresionantes edificios entre los que destaca la Catedral. Barecitos, cafés y restaurantes mexicanos y de cocina internacional por igual.

Hay música, snacks callejeros, nieve, comida popular, dulces; todo puede uno disfrutarlo en el Centro de la Ciudad, escenario de recuerdos y de experiencias para todos los sentidos que seguro habrán de perdurar por siempre.

El Cerro de la Bufa

Histórico, heroico, deslumbrante, icónico, así es el Cerro de la Bufa a donde es fácil llegar y desde donde se puede dominar todo el paisaje urbano, su inconfundible forma le ha destinado a trascender como símbolo de la ciudad y la riqueza de actividades que su explanada guarda la hacen visita obligada. Su tirolesa de 840 metros, sus paseos en cuatrimotor y en bici de montaña la vuelven ideal para los que son un poco más extremos, pero también el viaje en teleférico y su moderna cámara oscura refuerzan su vocación escénica.

Experiencia romántica

Es imposible visitar Zacatecas sin marcharse enamorado; para empezar, de su cielo extraordinariamente azul; de sus atardeceres espectaculares, de sus callecitas que invitan a pasear de la mano, de sus magníficos recintos como los hoteles Quinta Real y Mesón de Jobito o los Viñedos Campo Real que constituyen marco ideal para una celebración como una boda, o bien una escapada romántica, un aniversario, pedida de mano o simplemente una cena íntima.

Experiencia religiosa

El fervor popular, la magnífica arquitectura y el arte sacro se mezclan en Zacatecas, brindando a sus visitantes la posibilidad de conocer hermosos templos en su ciudad capital y Guadalupe; aquí se vive también la fe a flor de piel, el primer Templo en todo el Continente Americano donde se veneró a San Judas Tadeo se ubica en Villanueva, así como el segundo santuario más visitado en México se yergue en Plateros como hogar del Santo Niño de Atocha.

Museos

Se dice que Zacatecas es la ciudad con más museos per cápita en el país, la oferta es por demás amplia: El único dedicado al arte abstracto en todo Latinoamérica, el que tiene la más impresionante y amplia colección de máscaras del mundo, un imponente convento que atesora arte virreinal, el de ciencia y tecnología para niños, arte universal de importantes maestros, arte étnico huichol y otras manifestaciones artísticas se pueden encontrar en Zacatecas.

Pueblos mágicos

5 hermosos rincones zacatecanos han recibido esta denominación cada uno con su sabor. Si de salir de la ciudad se trata, seguro Jerez con sus bandas de música y sus nieves; Sombrerete con sus templos y conventos, Pinos con su museo de arte sacro y su zona mezcalera; Teúl con su mezcal y zona arqueológica y Nochistlán con sus mariachis y jaraneros habrán de brindar interesantes alternativas por descubrir.

Entrevista a Gabriela Ibarra, Subsecretaria de Promoción Turística del Estado de Zacatecas