Brazatortas

De grupos de desarrollo rural de Castilla-La Mancha

El Club Ecoturismo en España avala en Brazatortas el proyecto común de turismo sostenible

La ADS Valle de Alcudia promovió esta reunión definitoria y los destinos bajo este marchamo gozarán de promoción nacional e internacional

La Comarca

25/01/2018

(Última actualización: 26/01/2018 09:37)

Imprimir

Nueve grupos de desarrollo rural (GDR) de Castilla-La Mancha han sentado las bases para la puesta en valor del amplio catálogo de recursos naturales y culturales existentes en sus respectivos ámbitos, con vistas a crear y promocionar paquetes de ecoturismo que atraigan a visitantes ávidos de conocer nuevos destinos, sin alterar el equilibrio de su medio ambiente, a la par que se sumergen en primera persona en la realidad etnográfica para empaparse de la mejor manera de sus usos y costumbres.

Por eso el municipio de Brazatortas era escenario este miércoles, 24 de enero, de un encuentro promovido por la Asociación para el Desarrollo Sostenible (ADS) del Valle de Alcudia al que fueron convocadas otras dos comarcas ciudadrealeñas, la del Alto Guadiana-Mancha y la de Entreparques; las toledanas de Campana de Oropesa y de Montes de Toledo; las albaceteñas de Sierra de Alcaraz y Campo de Montiel y de Sierra del Segura; la guadalajareña de Molina de Aragón-Alto Tajo; y la conquense de Serranía de Cuenca.

Representantes de estos grupos rurales que tienen en común la presencia de espacios protegidos de la Red Natura 2000, junto al presidente del GDR Valle de Alcudia y Sierra Madrona, Pablo Toledano, contaron durante el encuentro con el asesoramiento de la Secretaría de Estado de Turismo y del Club Ecoturismo en España, entidad que ofrece experiencias de turismo sostenible, garantizando al viajero su contribución al desarrollo local y a la conservación de la biodiversidad de los emplazamientos que visita.

Amanda Guzmán, la gerente de este colectivo que sin ánimo de lucro busca fomentar este tipo de turismo respetuoso, significaba la trascendencia del encuentro por cuanto en Castilla-La Mancha se quiere “crear un producto, a nivel nacional, de ecoturismo y tratar de promocionarlo tanto dentro como fuera de nuestro país, porque tenemos un potencial enorme en cuanto a biodiversidad, así como un sector de empresas de actividades de ecoturismo muy importante que queremos fomentar y promocionar”.

A su juicio, esta propuesta en concreto resulta “solvente” porque, entre otras cosas, “está ligada a los espacios protegidos de la Red Natura 2000 y junto a las empresas asentadas en este territorio, se pueden incorporar a nuestro paraguas nacional del Club Ecoturismo, para posicionar estos destinos de ecoturismo en Castilla-La Mancha a través de un producto de calidad y dirigido a la demanda real de ecoturistas nacionales e internacionales, incorporándolo también a una campaña de promoción internacional”.

No en vano, abundaba Guzmán, además de los recursos propios de este Club cuya creación promovió en su día la propia Secretaría de Estado de Turismo, “trabajamos en estrecha colaboración con el organismo público Turespaña para promocionar los destinos y las empresas de ecoturismo que se incorporan al Club, siempre que cumplan unos requisitos de calidad”. Se abrirá así la posibilidad para estos GDR de promocionar su nueva oferta fuera de España, mediante viajes de familiarización o marketing online.

Una oportunidad clave en las aspiraciones de empresas de alojamientos rurales y turismo activo. Así, el presidente de la ADS del Valle de Alcudia y Sierra Madrona apuntaba que el objetivo es atraer “al turista de ecoturismo, que ya existe y que está especializado en la demanda de espacios naturales, por lo que queremos crear una oferta para que nos conozcan a través de unos espacios protegidos en los que estamos bien posicionados y vengan así a nuestra comarca y a otras de la región aquí presentes”.

Pablo Toledano recuerda que hace ocho años, cuando asumió el cargo, “las casas rurales eran una anécdota en el Valle de Alcudia, igual que las empresas de turismo activo y hoy podemos decir que, en casi todos los municipios de la comarca, ya tenemos”. Además, como exponente del creciente interés por el turismo rural pone de ejemplo un nuevo gran proyecto con actividades complementarias en Almodóvar del Campo, que hasta no hace mucho carecía de oferta de alojamiento y donde ya hay dos y se abrirá otra más.

Plan de Formación para el empresariado

El denominado programa ‘Ecoturismo en Castilla-La Mancha en las zonas Red Natura 2000’ que ahora se promueve para toda la región desde el Valle de Alcudia, además del plan de marketing con agencias mayoristas a las que se quiere llegar a través del Club Ecoturismo en España y sus diversos recursos, entre ellos a también la página web de referencia Soyecoturista.com, contempla asimismo una acción específica destinada a los empresarios turísticos.

Así, como explica el técnico del Centro de Desarrollo Rural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona, Antonio Manzanares, “este programa de cooperación regional lleva consigo un plan de formación a los empresarios turísticos, que son realmente los beneficiarios de cada uno de los territorios, porque deben de aprender cómo aplicar un sistema de calidad de turismo sostenible en las zonas protegidas de la Red Natura 2000” y cuyas acciones concretas quedarán definidas próximamente.

En la reunión de este miércoles, que ha sido posible tras aprobar las juntas directivas de cada GDR su participación en el proyecto, se analizaron los próximos pasos que se han de dar ya de una manera conjunta, como la elaboración de la memoria definitiva que especifique tanto actuaciones individuales como comunes a desarrollar en cada uno de los territorios y la elaboración del acuerdo de colaboración final.

El proyecto se pondrá en marcha con las propias ayudas LEADER que cada GDR tiene asignadas en sus respectivos ámbitos de actuación, en el marco del Programa de Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha 2014-2020, una vez que reciba el visto bueno para su financiación que dará pie a la tramitación, con una andadura inicial de 18 meses y cuyos mecanismos de autoevaluación permitirán mantenerlo a largo plazo en función de los resultados que se obtengan.

Sus promotores ya cuentan con el visto bueno de la Administración autonómica a través de la Dirección General de Turismo, Comercio y Artesanía y de la Viceconsejería de Cultura. Además, el ‘manual de buenas prácticas’ que en materia de turismo sostenible resulte de todo este procedimiento será asumido en los planes rectores de uso y gestión de los espacios naturales protegidos, “de manera que sea una cuestión integral que englobe a todos los agentes y materias implicadas”, afirma Manzanares.

Este técnico de desarrollo rural constata que “el ecoturismo es un producto que está en alza a nivel nacional e internacional y la propuesta que emana aquí busca posicionarnos a estos niveles, porque contamos con un gran potencial natural y también cultural, a través de nuestros espacios protegidos”. En el caso de la comarca del Valle de Alcudia, tanto a través del Parque Natural como de la Red Natura 2000.

El objetivo último propiciando el ecoturismo a estas zonas es crear empleo y riqueza y fijar población. Para eso, abunda Antonio Manzanares, buscamos “equipararnos a otros espacios como Cabañeros, las Lagunas de Ruidera, las Tablas de Daimiel,… que a nivel nacional tienen un nombre y una destacada presencia de turistas, por eso pretendemos aplicar un sistema de calidad de certificación turística y turismo sostenible”.

En todo este procedimiento, los GDR de Castilla-La Mancha implicados cuentan con el asesoramiento de la Secretaría de Estado de Turismo, que “facilita apoyo técnico para la aplicación del sistema de certificación de calidad turística Red Natura 2000, reconociendo en esta iniciativa su carácter innovador y demostrativo, que no se había hecho antes a nivel nacional”, señala el técnico.