Región

En la reunión mantenida por el consejero de Educación con responsables de la Asociación

Felpeto traslada a la Asociación TEL el compromiso de que el nuevo Decreto de Atención a la Diversidad incida en las actuaciones preventivas

Se hará hincapié en la labor preventiva, anticipando medidas de inclusión para al alumnado y garantizando un seguimiento curricular e intervención educativa con los ajustes correspondientes

La Comarca

12/01/2018

(Última actualización: 13/01/2018 14:02)

Imprimir

El consejero de Educación, Cultura y Deportes, Ángel Felpeto, se ha reunido con responsables de la Asociación de Personas con Trastorno Específico del Lenguaje (TEL) para informarles del contenido del nuevo Decreto de Atención a la Diversidad que se está ultimando y escuchar sus preocupaciones e inquietudes sobre la atención en la escuela al alumnado que tiene esta dificultad.

En el encuentro, al que han asistido la presidenta de la Asociación, Ana Sánchez, y la vicepresidenta, Beatriz Cantero, así como el director general de Programas, Atención a la Diversidad y Formación Profesional, Amador Pastor, se les ha adelantado que el nuevo Decreto va a incidir claramente en la labor preventiva, anticipando medidas compensatorias de inclusión para al alumnado y garantizando un seguimiento curricular e intervención educativa con los ajustes correspondientes.

Así, se les ha explicado que se pretende que la actuación compensatoria llegue ante la primera sospecha de que exista una barrera que dificulte el aprendizaje, tanto en el caso del alumnado con trastorno específico del lenguaje como con otra dificultad, una cuestión demandada ampliamente por distintos colectivos.

Igualmente, en el encuentro se ha analizado la necesidad de avanzar para que la atención a la diversidad no sea una cuestión sólo del profesorado especialista, sino que implique claramente a toda la comunidad educativa, es decir, al resto del profesorado, al alumnado y a las familias.

El TEL es una alteración de los mecanismos de adquisición del lenguaje desde sus inicios que se prolonga durante la infancia y la adolescencia y que puede dejar secuelas en la edad adulta.

No todos los niños y niñas presentan el trastorno de la misma forma ni tienen la misma afectación, ya que los síntomas no afectan siempre con la misma intensidad a todos los componentes del lenguaje.