Puertollano

Balance del año 2017 de Casimiro Sánchez Calderón, presidente de honor del Partido Ibérico Íber

Iberia: Maestra de la vida

Casimiro Sánchez Calderón

29/12/2017

(Última actualización: 02/01/2018 10:41)

Imprimir

Es muy difícil analizar objetivamente los resultados de la acción iberista durante el año 2017, pues se trata de llevar a la práctica una idea históricamente cargada de sentimientos, irrealidad, fascinación, necesidad no suficientemente reconocida y perseguida, de intereses contrapuestos, en fin, una idea lúcida que, al mismo tiempo, produce vértigo.

Cualquier observador interesado habrá comprobado que durante este año los encuentros políticos, culturales y económicos, las publicaciones, las informaciones, el espacio ocupado en las redes y los debates sobre Iberismo han aumentado considerablemente.

El Movimento Partido Ibérico (PI) de Portugal, el Partido Ibérico (Íber) de España y la Plataforma por la Federación Ibérica han realizado actos a favor de la Iberofonía, reivindicaciones peninsulares, regionales y locales referidas a los problemas de la Raya, de la pesca, de la minería, comunicaciones, etc.

2017 ha situado el Iberismo en el centro del debate e interés político y social no solo como idea y reflexión o sentimiento compartido o no, sino como alternativa de acción política que aporte un nuevo estilo de gobernar en democracia con más consenso, cercanía a los problemas, más participación responsable, más compromiso democrático, más anticipación de cara al futuro, más esfuerzo común, más autocrítica y autodisciplina, más disciplina social, económica y política.

Que está naciendo una nueva conciencia iberista no solo teórica sino práctica es un hecho. Una conciencia no basada solo en objetos ideales o proposiciones universales desligadas de la experiencia, sino que toda la acción que parta de esa nueva conciencia ha de tener en cuenta que el Iberismo de hoy posee otros objetos del conocimiento que, después de ser apresados por ella, la convertirán en conciencia iberista actual y responsable, que se manifestará por una mayor reflexión sobre la manera en que los problemas reales de portugueses, españoles y andorranos son tratados por sus respectivas sociedades y gobiernos, sobre cuál deberían ser las soluciones correctas si las hubiera y cómo anticiparse a los duros tiempos que vienen, distinguiendo entre lo que debe permanecer invariablemente y lo que debe cambiar para estar bien situado y adoptar los ritmos necesarios. De ahí, que esa conciencia trascendente consiga un Iberismo trascendente y una Iberia trascendente que se proyecte hacia el futuro sin perder su substancia histórica.

Intentamos hacer tabula rasa, poner sobre el ágora ibérico todos los desencuentros, incomprensiones, errores, agresiones, olvidos, egoísmos... de la división peninsular y mostrar nuevos métodos y procedimientos partiendo de cero, de un nuevo entendimiento ibérico que, sin perder la perspectiva idealista y sentimientos del viejo Iberismo, descienda a los problemas y dificultades del presente y del futuro, los aborde desde la verdad y el conocimiento y se esfuerce por encontrar soluciones posibles en un nuevo marco de unidad ibérica.

El hecho de hacerlo como partidos nos obliga a una mayor coherencia y compromiso, y a cuidar más los tiempos para no provocar heridas innecesarias ni falsas esperanzas.

Esas han sido a grandes rasgos nuestras intenciones en 2017, ustedes deben juzgar si vamos por el camino correcto.

Casimiro Sánchez Calderón, presidente de honor del Partido Ibérico Íber