Región

"Las temperaturas no pasan de los 10 grados durante la jornada escolar"

CCOO denuncia que "en muchos colegios de Guadalajara se pasa mucho frío"

Insta a Educación y a los ayuntamientos afectados a cumplir la normativa vigente en materia de salud laboral, en concreto el R.D. 486/1987, cuyo anexo III establece que “la temperatura de los locales donde se realicen trabajos sedentarios propios de oficinas o similares, estará comprendida entre 17º y 27º”

La Comarca

18/12/2017

(Última actualización: 19/12/2017 09:46)

Imprimir

El diseño defectuoso, la deficiente calidad de los materiales y el muy insuficiente mantenimiento de muchos centros educativos de la provincia de Guadalajara hace que el alumnado y todos los miembros de la comunidad educativa estén pasando frio. Mucho frío.

“El invierno ya casi está aquí, las temperaturas han descendido mucho, en algunas poblaciones de nuestra provincia incluso muy por debajo de 0º. Esta situación, propia de estos meses en la provincia de Guadalajara, está haciendo que muchos escolares y miembros de la comunidad escolar estén pasando frio cuando se incorporan a sus actividades por la mañana en los centros. En algunos casos las temperaturas en las aulas no sobrepasan los 10º durante la jornada escolar”, denuncia Susana Fernández, responsable de CCOO-Enseñanza en Guadalajara.

“La consejería de Educación y los ayuntamientos donde se ubican los centros que padecen esta situación tienen que asumir la responsabilidad que les corresponde para que se cumpla la normativa vigente en materia de salud laboral, en concreto el R.D. 486/1987, cuyo anexo III establece que ‘la temperatura de los locales donde se realicen trabajos sedentarios propios de oficinas o similares, estará comprendida entre 17º y 27º’.”

Desde hace ya tiempo CCOO viene denunciando esta situación y avisando de lo que ocurriría si no se toman a tiempo las medidas preventivas adecuadas. Hemos realizado un análisis pormenorizado en los centros de nuestra provincia, análisis que nos ha llevado a detectar distintos motivos por los que se ha llegado a esta lamentable situación. Entre estos motivos, destacamos tres:

1. Deficiente mantenimiento de las instalaciones de los centros:

Es algo sabido: si no se realiza un mantenimiento adecuado, el funcionamiento de las instalaciones de los edificios empeora año a año. En los cursos pasados, con los recortes sufridos en Educación, los centros de nuestra provincia empezaron a acumular problemas y deficiencias de funcionamiento tanto en las calefacciones como en los elementos estructurales de los edificios.

Esta deficiencia de mantenimiento mantenida desde hace ya años ha llevado a que las calderas y demás elementos de las instalaciones de calefacción se averíen con mucha frecuencia y que las averías aparezcan justo cuando más se necesita la calefacción, Como además las deficiencias de funcionamiento no se reparan de forma rápida y eficaz, se pasa frío y se ocasionan trastornos en las actividades diarias de los centros de nuestra provincia.

2. Centros muy antiguos que precisan reformas para evitar que se escape el calor

Muchos centros educativos de la provincia de Guadalajara fueron edificados hace décadas, durante el siglo pasado, y su diseño y construcción no corresponde con un modelo económica y medioambientalmente adecuado. Entre otros elementos que necesitan reformas cabe citar: ventanas con deficiente aislamiento que permiten que se escape el calor; puertas con un mal diseño que favorecen que entre el frio; pasillos muy grandes y mal orientados que no ayudan a concentrar el calor; techos muy elevados y mal aislados; materiales estructurales con deficiente aislamiento.

Una posible solución sería acometer, poco a poco, las reformas que necesitan estos centros, especialmente los más antiguos, para hacerlos más eficientes en materia energética.

3. Motivos presupuestarios:

No nos parece procedente que se intente “ahorrar” en la partida destinada en los centros a este tema. Dicho en otras palabras: que se perpetúen los recortes en educación incumpliendo la normativa en vigor en materia de temperaturas en los centros de trabajo.

Ponemos ejemplos: en algún centro se ha pasado de un presupuesto de 120.000 euros hace tres años con 700 alumnos, a la mitad de presupuesto en la actualidad (60.000 euros) con más de 1.000 alumnos en el centro.

En algunos casos, aumenta el número de alumnos, aumenta el número de aulas y dependencias a calentar y no se mejora (al contrario, empeora) la partida presupuestaria en este apartado.

Instamos tanto a la dirección provincial de Educación como a los ayuntamientos de las localidades donde se encuentran ubicados los centros educativos que tomen las medidas que sean necesarias para las temperaturas en las aulas sean las adecuadas.