Región

Es una campaña de responsabilidad social corporativa

Castilla-La Mancha Media se volcará el mes de diciembre en la prevención del consumo de drogas entre jóvenes

El objetivo de la campaña es invitar a los más jóvenes a reflexionar sobre la importancia de construir un proyecto vital, con objetivos, metas y retos

La Comarca

07/12/2017

(Última actualización: 07/12/2017 21:33)

Imprimir

Castilla-La Mancha Media se ha sumado en el mes de diciembre, con su programa de responsabilidad social corporativa ManchaT, a la campaña de sensibilización contra el consumo de drogas de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción “Verde Constancia”.

El objetivo de la campaña es invitar a los más jóvenes a reflexionar sobre la importancia de construir un proyecto vital, con objetivos, metas y retos, en cuya consecución la constancia tiene un papel fundamental. Todo ello con el fin de que se construyan como personas autónomas y no dependientes de nada que condicione e invada su tiempo de ocio, relaciones sociales, posibilidades de futuro, o que afecte a sus relaciones familiares y su desarrollo profesional.

Frente al verde esperanza, la FAD propone que utilicen el color “verde constancia” porque el desarrollo de esta capacidad, la constancia, es un factor clave para conseguir un objetivo o cambiar de actitud. Con el “verde constancia” es más probable que las cosas pasen porque dependen de ellos mismos, de su esfuerzo, perseverancia y autonomía.

La FAD ha aprendido que no basta con alertar sobre los peligros del consumo de drogas y centra ahora su esfuerzo en el apoyo directo a niños, jóvenes y adolescentes –y a todos aquellos que tienen influencia en su socialización, como padres o educadores- para que puedan enfrentarse a los riesgos sociales como los consumos de drogas de la forma menos vulnerable posible.

Según datos de algunas investigaciones recientes del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, para más del 60% de los jóvenes españoles de entre 14 y 25 años lo más importante para su futuro es esforzarse. Una situación de crisis como la que hemos vivido sitúa a los jóvenes ante el convencimiento de que ocupan una posición desfavorable. Ante esta percepción, se impone la necesidad de que valores como la constancia y el esfuerzo calen en ámbitos más allá del entorno formativo y laboral.