Puertollano

4 de diciembre, festividad de Santa Bárbara

Un día para el recuerdo de todos los mineros en Puertollano

Un homenaje que se celebró en una fría mañana invernal de otoño en el Cerro de Santa Ana, el mismo lugar donde en 1983 se levantó un imponente minero de bronce que vigila la ciudad

La Comarca

04/12/2017

(Última actualización: 05/12/2017 09:21)

Imprimir

Como cada día de Santa Bárbara, Puertollano mira a su pasado, a los que la minería se convirtió en su forma de ser y de vivir, a los que con su esfuerzo construyeron una ciudad que ha sustentado su presente en el carbón y que fue principal pilar económico durante más de medio siglo.

Fría mañana invernal de otoño en el Cerro de Santa Ana, en el mismo lugar que desde 1983 se levantó un imponente minero de bronce con el definitivo boceto de José Noja, que de nuevo sirve de espacio y de pretexto para rememorar los cientos de hombres y mujeres que cada día se jugaron su vida en alguna de las explotaciones que abrieron la tierra en esta cuenca carbonífera.

Flores y más flores rodeaban el sencillo escenario en el que el párroco de la Virgen de Gracia, Pedro Crespo, era el primero en tomar la palabra para recordar a cada uno de los mineros sin nombre que la supervivencia les obligó a tomar como profesión uno de los trabajos más duros.

Raíces reivindicativas

Por su parte, la alcaldesa, Mayte Fernández, ante este monumento renovaba el compromiso de Puertollano con el trabajo, esfuerzo e ilusión en un día en el que brotan emociones y sentimientos y con la mirada puesta en muchos amigos, compañeros, abuelos y abuelas que vivieron en torno a la minería. “Unas raíces que nos hizo ser como somos, reivindicativos, luchadores, no nos caemos sin levantarnos al minuto siguiente y deber ser una lección de vida para todos, y de ahí tenemos que sacar la fuerza suficiente para levantarnos una y otra vez. Unas raíces de solidaridad, de compañerismo, de visión de esfuerzo y sacrificio, que nos permita volar en lo que queremos ser”.

Mayte Fernández mostró su confianza en que el corazón de hierro de este monumento nos ayude a mirar atrás, pero también a salir adelante a una ciudad que a lo largo de su historia ha vivido en una continua montaña rusa. “Puertollano se ha construido así mismo y en los valores de nuestros antepasados de sacrificio, esfuerzo, de colaboración y cohesión social, que son los que nos tienen que hacer buscar alternativas y el futuro con el que sueñan los ciudadanos de Puertollano”.

Flores a los pies del monumento

La jornada culminaba con el estruendo de una traca, que hasta cierto punto recordaba el sonido de los barrenos del pasado, y la ofrenda a los pies del Monumento de José Noja de diversos empresas y colectivos, que iniciaban con el escudo municipal de la alcaldesa, Mayte Fernández, junto a los concejales Miguel Peña y Jesús Caballero, que daban paso a las flores que portaban representantes de Encasur, Repsol, Fertiberia, Federación de Empresarios, Sindicatos CCOO y UGT, Asociaciones Folklóricas Virgen de Gracia y Fuente Agria además de la Asociación de Fibromialgia.