Opinión

Artículo de Opinión de Juana Caro, concejal de IU-Ganemos en el Ayuntamiento de Valdepeñas

La Valdepeñas que yo quiero es la que incluye, la que capacita, la que abraza

Juana Caro

03/12/2017

(Última actualización: 04/12/2017 09:54)

Imprimir

Este domingo celebramos el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, cuyo objetivo es promover una sociedad accesible e inclusiva. Porque la realidad de hoy en día es que los derechos de las personas con discapacidad se cumplen sólo si hay accesibilidad.

Y cuando hablamos de accesibilidad no hablamos sólo de escaleras en los edificios, ni de bordillos descomunales en las aceras que dificultan la movilidad, que también. Hablamos de accesibilidad al empleo, la salud o a la educación.

La accesibilidad tiene que ser universal, es decir, para personas con todo tipo de discapacidades: desde personas en silla de ruedas, ciegas o sordas a personas con discapacidad intelectual.

Pero, por desgracia, en la mayoría de las ocasiones las barreras de la accesibilidad no se ven. Y no podemos hacerlo porque están en la forma de pensar de las personas. Están en nuestra cabeza.

No somos pocos quienes no conocemos la realidad de las barreras o tenemos ideas preconcebidas y, normalmente, equivocadas sobre las necesidades de las personas con discapacidad. Es por tanto, prioritario y urgente cambiar esas ideas erróneas por otras, con la finalidad de favorecer una inclusión real y efectiva en la sociedad, en el día a día.

Y en esta amplia tarea estamos todas y todos llamados a colaborar y aportar. Todos los gobiernos, organizaciones, empresas y todas las personas tienen que defender la accesibilidad universal. Una accesibilidad reconocida por la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

La accesibilidad universal es necesaria para que las personas con discapacidad puedan vivir por su cuenta, de forma autónoma, y participar en la sociedad como ciudadanas y ciudadanos. Y, como en otras facetas de la vida, hay que destacar, de manera especial, la importancia de la accesibilidad de mujeres y niñas con discapacidad, ya que sufren una doble discriminación relacionada con sus capacidades y su sexo.

Por tanto, nadie duda de que a día de hoy son muchas las tareas pendientes y, por terminar en positivo, no por ello son pocas las que vamos consiguiendo. Todas ellas, eso sí, con la complicidad de todos y todas, como la moción aprobada en el Pleno del Ayuntamiento de Valdepeñas cuyo fin es que las zonas de juegos infantiles de nuestra localidad sean más inclusivas. Propuesta que, por cierto, contó con las aportaciones de los miembros del Consejo Local de la Personas con Discapacidad a quienes quiero agradecer su trabajo y compromiso.

Juana Caro, concejal de IU-Ganemos en el Ayuntamiento de Valdepeñas