Puertollano

En el Día Internacional de la Tolerancia

Puertollano y Ciudad Real cuentan con nueve casos de discriminación registrados a personas de etnia gitana

Todos ellos recogidos en el Informe de Discriminación de la Comunidad Gitana, que atestigua además 202 casos en España y 29 en Castilla-La Mancha

Mamen Fernández

16/11/2017

(Última actualización: 17/11/2017 10:31)

Imprimir

Este jueves, 16 de noviembre, Día Internacional de la Tolerancia, se presentaba la XII edición del Informe de Discriminación de la Comunidad Gitana y de la campaña “El tatuaje que más duele”, de la mano de Fundación Secretariado Gitano, en el Museo Municipal de Puertollano.

Un informe que tal y como ha destacado Rosario Montoya, técnico de igualdad y de lucha contra la discriminación, es un avance de buenas prácticas y jurisprudencia que también pretende sacar a la luz la discriminación que sufre la comunidad gitana. En este caso y a lo largo del año 2016 se recogen 202 casos de discriminación registrados y asistidos en centros de trabajo en territorio español, con 334 víctimas, siendo 29 en Castilla-La Mancha, 9 en la provincia de Ciudad Real y 1 en Puertollano, que se encuentra a la espera de juicio oral por la denegación de acceso a bienes y servicios a tres chicos de etnia gitana, concretamente la entrada en una discoteca “por tener la piel más oscura o unos rasgos físicos concretos”.

No obstante, Montoya lamentaba momentos previos a la presentación que el informe “no presenta la magnitud de lo que existe en la realidad”, a causa del “miedo a denunciar”, y apelaba a la integración del colectivo que representa, porque “somos ciudadanos de pleno derecho, aunque también tenemos deberes”, y “debemos parar la discriminación de una vez por todas, todos de la manos”.

“No se puede querer lo que no se conoce”

La concejal de integración, Gloria Mohedano, también presente en el acto, aseveraba que “no se puede querer lo que no se conoce”, atendiendo a que más del 80 por ciento de la población no tiene en su grupo de amigos una persona gitana, a lo que se suma que a los centros educativos no se acerca la cultura gitana. Factores todos ellos, que derivan en que los ciudadanos de a pie se queden con el hecho de que “hay una gitana que ha robado en una tienda, pero una”, remarcaba.

Y la integración para Mohedano es muy complicada si en el supermercado te siguen por ser gitano, si se niega el acceso a una discoteca o una tienda, si cuesta implicarse en una asociación normalizada, o si se vive en 'guetos' apartados de la población, por lo que apela a “olvidarnos de los prejuicios”.

Por su parte, la coordinadora provincial de la Fundación Secretariado Gitano, María Santiago, ha recalcado que el objetivo de este colectivo “es hacer visible lo invisible” aludiendo a los casos de discriminación y a las trabas que presenta la sociedad en la inclusión de la comunidad gitana, “que no es posible sin la colaboración de todos”. Por ello se presentan campañas continuamente para acercar esta comunidad al resto de la población.