Opinión

Carta abierta de Fulgencio Ruiz Serrano a la militancia del PSOE en Castilla-La Mancha

En el PSOE de Castilla la Mancha ¿peligran las primarias?

Fulgencio Ruiz Serrano

06/11/2017

(Última actualización: 06/11/2017 22:12)

Imprimir

Recientemente he tenido la experiencia de asistir como delegado al XI Congreso Regional del PSOE en Toledo, ha sido mi primera vez y también ha sido la primera vez que se llegaba a un Congreso en Castilla la Mancha habiendo celebrado previamente unas elecciones primarias, con Emiliano García Page competía un compañero de Guadalajara (Azuqueca de Henares) José Luis Blanco, desconocido en el resto de la región y que obtuvo casi el 30% de los votos de la militancia, un resultado modesto pero sin duda apreciable como minoría en cualquier organización democrática.

Mi reflexión personal por lo ocurrido en este Congreso Regional del PSOE, (el plenario fue una olla a presión contra la minoría crítica y los delegados de la mayoría fueron exaltados por las arengas de destacados cargos del partido), es que a mi juicio, los dirigentes de CLM no han entendido que las elecciones primarias entre los afiliados han cambiado las reglas de juego y como a futuro, si las primarias sobreviven a sus detractores, cambiaran los tradicionales hábitos en el funcionamiento interno del partido.

“Las primarias en el PSOE son para elegir un candidato y una vez elegido todos con él y sin ninguna otra consecuencia” así se expresan en público la mayoría de los dirigentes políticos del PSOE en CLM y así lo quisieron imponer en el Congreso, donde llegaron incluso a acusar de “malos socialistas” a los delegados de la minoría y advertir que tendríamos que dar explicaciones en las provincias, incluso en Guadalajara dijeron de abrir expedientes, la causa, votar NO al informa general, con esta posición de todos a una con el ganador, estos compañer@as dirigentes dicen que tratan de sellar las posibles heridas aparecidas en el debate de las primarias y de preservar la unidad del partido, eso dicen, pero sus actos van en la dirección contraria.

El PSOE funciono desde su fundación sin primarias y electoralmente no le fue mal, eran otros tiempos y la sociedad y los propios afiliados estaban acostumbrados a un modelo de funcionamiento donde unos pocos del aparato del partido tomaban todas las decisiones importantes de la organización, las primarias aparecen con la crisis del PSOE y su caída electoral, al considerar que en un partido de izquierdas los electores y la militancia exigían otra manera de funcionar con mayor protagonismo de las bases, más participativo y que esta figura de las elecciones primarias es un buen instrumento democrático para elegir a los mejores candidatos.

El PSOE de antes del 39 Congreso Federal de Junio pasado, se ha gestionado siempre con un funcionamiento interno democrático por representación mayoritaria desde la base hasta la comisión ejecutiva federal, en CLM los delegados elegidos en los congresillos locales y provinciales representaban a la mayoría vencedora, casi siempre por aclamación, sin votar, y estos a su vez elegían a otros delegados que con el mismo procedimiento de aclamación o unanimidad votaban a la candidatura única para la nueva dirección en el ámbito regional.

Ahora con las primarias abriendo estos procesos de congresos, aparece inevitablemente con mayor o menor apoyo de los afiliados la figura de la minoría dentro del partido, antes esta minoría no podía expresarse como tal al no existir las primarias, mas allá de alguna intervención individual que era ahogada por la mayoría en las asambleas locales y que no tenia mas recorrido, así solo se trasladaba a otros ámbitos una única voz por los delegados elegidos.

Este funcionamiento tradicional del PSOE en CLM, de unanimidades y aclamaciones en los Congresos y en torno al líder, se ha defendido, y de qué manera, por el aparato en el pasado Congreso de Toledo como el mejor para nuestra región, la cuestión es preguntarnos si efectivamente en la sociedad actual esto es lo adecuado para el prestigio del partido y más aun si esto es posible mantenerlo así y hacerlo compatible con la existencia de las minorías que llegan inevitablemente con las elecciones primarias.

Las minorías que surgen celebrando primarias son muy diversas y obedecen al ámbito donde se celebran, no es una corriente de opinión, pero sin duda deberían ser tenidas en consideración por el candidato ganador, para hacer verdad la integración y la unidad de acción de toda la militancia, a veces se olvida que juntos somos mas y mas fuertes.

“Las elecciones primarias han venido para quedarse” esta frase es de Pedro Sánchez y fue repetida por Emiliano García Page en el Congreso de Toledo, con lo cual, a mi juicio, el partido en nuestra región debería ir mentalizándose a sus consecuencias, la existencia de minorías criticas no es, ni tiene porque ser, un mal a combatir, la ciudadanía está ya vacunada cuando observa esas unanimidades forzadas en los partidos y aprecia mas normalidad cuando coexisten opiniones libremente expresadas y encauzadas dentro de la unidad de acción.

Las consecuencias de celebrar elecciones primarias, además de elegir candidato, son que siempre habrá una minoría perdedora, minoría que lógicamente defenderá sus propuestas y que en principio se opondrá al modelo del candidato ganador, esta confrontación puede ser negativa o enriquecedora para el partido en función de cómo se desarrollen los debates y de que ocurran o no movimientos disuasorios del aparato contra los críticos, también dependerá de la capacidad y generosidad del candidato ganador y su capacidad de integrar a ideas y personas en el proyecto de la mayoría.

En la experiencia de Toledo (con pocas excepciones, una los compañer@s de Puertollano), la mayoría del Congreso estuvo muy agresiva con la minoría critica, y esto nos dice que en el PSOE de CLM tenemos aun mucho que aprender, ¿o quizás el aparato no?, porque las primarias se pueden matar de dos maneras, una la directa borrándolas de los estatutos, esto no ocurrirá, tendrían que incumplir el 39 Congreso Federal y ya lo dijo Pedro Sánchez, “han venido para quedarse”, pero ojo, la otra manera de matarlas es la practicada con éxito en el congreso de Toledo.

Porque, lo niegan desde el aparato, pero lo han hecho aislando y creando un clima de hostilidad contra la minoría y el temerario candidato alternativo, ¿quien se atreverá en CLM a competir en primarias contra un alto cargo apoyado por el aparato del partido?, visto lo visto en Toledo, seguramente nadie, salvo en Albacete que están las cosas muy igualadas, así morirán las primarias en el PSOE de CLM y todos diremos que son un mecanismo maravilloso de participación, pero en la practica la mayoría desde el aparato habrá aburrido con sus actuaciones disuasorias a cualquier afiliado que se le pase por la cabeza la idea de concurrir en unas elecciones primarias.

Las primarias ya han sido un procedimiento interno de democracia directa casi revolucionario en el PSOE, sin primarias Pedro Sánchez jamás habría recuperado la secretaria general, es la herramienta que puede permitir a los afiliados imponerse al dedazo del aparato, pero por eso mismo muchos cuadros dirigentes están dispuestos a matar las primarias, al menos en CLM, lo ocurrido en el XI Congreso Regional, a mi juicio, así lo confirma.