Calzada de Calatrava

Texto de Manuel Mohedano Herrero, de Ecologistas en Acción

Calzada de Calatrava: Crónica de la ruta cultural-senderista en el entorno del Castillo de Salvatierra

Manuel Mohedano Herrero

11/10/2017

(Última actualización: 13/10/2017 19:05)

Imprimir

El pasado domingo, 8 de octubre, Ecologistas en Acción-Valle de Alcudia ha organizado y realizado una ruta senderista y cultural desde la localidad de La Alameda hasta el castillo de Salvatierra.

Después de los calores veraniegos, hemos reiniciado las rutas senderistas de esta temporada con una marcha que aúna la actividad senderista con el conocimiento de la historia y geografía de un lugar muy próximo de nuestro entorno, pero no por ello suficientemente conocido. Y es que el castillo de Salvatierra, por encontrarse en un estado de ruina avanzada, por estar construido a la “sombra” de su imponente vecino, el castillo de Calatrava la Nueva, y por estar situado dentro de una finca de propiedad privada, no ha podido ser visitado y conocido por el público como lo ha sido su citado y próximo vecino.

Después de un corto trayecto en autobús, llegamos al caserío de La Alameda en una mañana que se presentaba fresquita. Comenzamos a andar por el camino señalizado como ruta del Quijote, junto al arroyo de Belvís y a la sombreada alameda que da nombre al lugar. Cuando salimos de esta arboleda, el sol empezó a calentar los cuerpos y ánimos de los senderistas y ya no nos abandonó en toda la jornada, aunque hay que reconocer que hacia el mediodía calentaba con extremada contundencia.

El camino transcurre entre campos de labor, sin perder de vista en casi ningún momento los dos castillos en la lejanía, y así llegamos a la pequeña localidad de Belvís, también pedanía de Villanueva de San Carlos, que atravesamos en breve espacio de tiempo y volvemos al camino serpenteante entre más campos de labor, pero si cabe más pedregosos que los anteriores. Llegamos después a otras manchas de álamos, bajo las que pastan y descansan unas vacas que apenas dejan su actividad para observar a los senderistas que osan atravesar su territorio; en los troncos de muchos de estos árboles tenemos ocasión de observar que están infectados por hongos yesqueros (o yesca), que han acabado afectando y pudriendo a bastantes de ellos. La yesca era muy utilizada en la antigüedad para iniciar el fuego y como antihemorrágico.

Continuamos nuestra marcha y llegamos hasta el camino que sube hasta el montículo rocoso sobre el que se asienta el castillo de Salvatierra, cuya torre del homenaje va acentuando su poderío a medida que nos acercamos a ella. Después de una breve introducción a la historia del lugar y su relación con la Orden de Calatrava y las batallas de Alarcos y Las Navas de Tolosa, iniciamos la subida por la escarpada pendiente que da acceso a las ruinas del castillo, accidentada por la gran cantidad de rocas sueltas y escombros que la cubren: una vez arriba, nos dedicamos a recorrer los espacios que aún se conservan del recinto, las bóvedas que encierran amplias estancias, los muros asentados sobre las rocas, que dejan entrever las dificultad de tomar un castillo así por la fuerza y, sobre todo, la impresionante panorámica de la llanura entre Aldea del Rey, Calzada y Granátula de Calatrava, así como la no menos extraordinarias vistas del vecino castillo de Calatrava la Nueva.

Tras un buen rato dedicado a estas contemplaciones, iniciamos con cuidado el descenso del castillo para volver al camino de regreso al llano, y desde aquí tomamos de nuevo la ruta del Quijote que nos lleva hasta el restaurante en el que una reconfortante comida con los compañeros de senderismo pondrá fin a esta jornada. El autobús nos lleva de regreso a Puertollano.