Cultura

Artículo de Carlos Etxeba, presidente de Cultura en Arquicma

Crítica de la obra 'Deja Vu', del grupo de teatro Epidauro (incluye vídeos)

Carlos Etxeba

09/10/2017

(Última actualización: 09/10/2017 23:50)

Imprimir

Al hablar de dramaturgia esencial parece que se asocia más la palabra dramaturgo a la de dramaturga, porque son menos las mujeres que se han dedicado a este arte. Sin embargo hoy podemos afirmar que en el Grupo de Teatro Epidauro ha nacido una excelente escritora.

Su nombre es Marta Solís Lajara y al mismo tiempo es una excelente actriz muy cualificada en el mismo grupo de teatro.

El teatro entendido en toda su profundidad histórica tanto escrito por hombres como por mujeres ha sido siempre y será una representación moral de las costumbres. Ha sido siempre una excusa para vituperar vicios, para alabar virtudes y para divertirse, mirándose como en un espejo cómico donde se reflejan los infinitos defectos que nos caracterizan. Además como nuestros defectos, vicios y virtudes van variando a lo largo de los tiempos, el teatro es una crónica detallada de nuestra moralidad a lo largo de la historia.

Ante el nacimiento de esta nueva autora nos asalta la primera pregunta, ¿Cuáles son las claves teatrales con las que la nueva autora interpreta el mundo que le rodea? ¿Atacará su puñal teatral incisivo alguna costumbre incipiente, alguna pequeña degeneración naciente o se reirá abiertamente de este ser humano cada vez más lamentable políticamente y socialmente?

Como abanderada de la verdad debería seguir al pie de la letra las palabras de Cervantes: “La verdad enflaquece pero no quiebra, permanece siempre sobre la mentira como el aceite sobre el agua”.

La mentira sería el fracaso total de su obra, ya que todo el mundo y las generaciones posteriores se darían cuenta. A veces no se miente, pero no se defiende lo suficientemente la verdad. Es como si se sintiera miedo de defenderla. Entonces su obra quedaría en entredicho y también su prestigio. ¿Debería seguir el consejo del gran dramaturgo español Lope de Vega líder también del teatro del enredo?: “Forzoso es hablarle al vulgo en necio para darle gusto”.

Aquí nos encontramos ante un verdadero dilema. ¿Es forzoso, es obligatorio, es aconsejable hablar en necio al auditorio, sabiendo que se podrían corregir muchos defectos sociales, si el dramaturgo o dramaturga cumplieran su deber? La respuesta está en la conciencia de cada persona.

En este caso nuestra escritora no ha tenido que acogerse a estos extremos. Sencillamente ha escogido el camino de la comedia cómica y para ello ha tenido que acudir al eclecticismo dentro de los programas realizados en sl mismo Grupo Epidauro.

Ha escogido el teatro de enredo donde se ven los personajes como en un espejo curvo, acentuando su lado cómico, sin tocar los límites del otro teatro del absurdo tan parecido y tan diferente al mismo tiempo.

Marta Solís Lajara sabe enredar cómicamente a los personajes dentro de una trama preestablecida, provocando frecuentemente la hilaridad. Es consecuente con la verdad que nos ha tocado vivir en este mundo engañoso, señalando nuestros vicios, virtudes, defectos y despistes en forma teatral en una buena ambientación escénica. El enredo armado por la autora en esta obra está perfectamente tramado desde el principio al fin, colocando al espectador siempre en situación de no poder vislumbrar el desenlace hasta el final. Ha escrito sobre unos personajes de nuestro tiempo, normales y corrientes, prestando gran verosimilitud a toda la trama y ha entrelazado bien las escenas de la obra con escenas de otras ya representadas.

El Grupo Epidauro se ha propuesto viajar en el tiempo señalando sus mayores éxitos, De todos es sabido las penurias económicas con que cuentan actualmente las compañías teatrales, penurias que les obligan a representar básicamente monólogos para poder hacer frente a todos los gastos. Al contar con un nutrido grupo de actrices y de actores que han secundado su iniciativa, la autora se ha liberado del pesado yugo de tener que escribir monólogos y ha optado por escribir una comedia con veintiún actores, aunque varios de ellos hayan tenido que representar dos papeles.

La dirección de esta representación corre a cargo de todo el Grupo Epidauro y es a él a quien hay que adjudicar muchas virtudes y aciertos. Todos sus componentes son expertos actores que en el escenario están en su elemento como los peces multicolores en el agua, exhibiendo con determinación sus diferentes potencialidades de actuación.

La autora se presenta como una consumada actriz en las lides interpretativas, haciendo de una mujer sencilla como tantas otras mujeres españolas. Es de admirar el buen hacer teatral del actor José Sobrino Calle, sirviendo de hilo conductor de toda la trama con una ejemplaridad notable. Es y será un gran activo para todo el grupo; sabe sacar el gesto adecuado a cada diferente acción. Castor Horneros efectúa como siempre su interpretación con gran profesionalidad lo mismo que Juan Vicente Gavilán. Gema Céspedes interpreta como siempre con mucha naturalidad. Anais Arcediano lo hace con gran pericia. Victor Donoso actúa con gracia y donaire. María Martínez Moreno interviene con gran riqueza de matices. Amparo Visiedo es muy convincente. Diego Rodriguez Morales interpreta su papel con mucha soltura. Jose Luis Lajara actúa con gran naturalidad. Miguel Ángel Moraleda hace de un excelente vendedor cómico. María de Gracia trabaja con profesionalidad y comicidad notables. Es una excelente actriz que domina el gesto y que cosecha grandes aplausos. María Esther León lo hace con naturalidad. Prado Solís Alcaide aporta también su buena actuación como presentadora de todo el conjunto.

Hay que mencionar también el especial papel reservado por el regidor a la iluminación y sonido, utilizando la gran pared del fondo del escenario para visionar cinematográficamente las escenas de obras ya interpretadas y utilizando para los actores el patio de butacas como espacio escénico para enriquecer la acción. Es también digno de mención el elegante baile de época final con que obsequiaron al público. Las risas y los aplausos se oyeron con frecuencia, indicando que el público estaba muy satisfecho con la representación.

El Grupo de Teatro Epidauro está ya consolidado en muchas facetas interpretativas difíciles de abordar y por eso seguirá cosechando muchísimos y merecidísimos aplausos.

Sobre Carlos Etxeba, presidente de Cultura en Arquicma

Carlos Etxeba (seudónimo de Carlos Sáez Echevarría) es poeta, pintor, actor, autor dramático y políglota. Nació en Bilbao el 10-3-1929.

Ha publicado seis libros de poemas y dado recitales poéticos con sus propios poemas tanto en emisoras de radio como en entidades culturales, siendo traducidos sus poemas al italiano. Es fundador de Publicaciones Edertasuna, que se dedica a la publicación de obras dramáticas y de poesía. Ha recibido numerosos premios internacionales. Por su comedia Una Estrella de Cine, por su monólogo La Mala Vida y su obra de teatro breve La Crisis del Teatro fue distinguido en Italia con el Attestato di Merito de la Accademia Ferdinandea y del Periódico Il Messaggero del Sud de Catania, habiendo sido nombrado Accademico Benemerito. Ha recibido el Premio de Teatro Mínimo «Rafael Guerrero» de Chiclana de la Frontera por su otra Historia mínima de un recién nacido en Mozambique en el año 2000. Posee numerosos premios de la Accademia Ferdinandea de Italia, como el «U Liotru» y «La Siccula Athenae», Premio «Catania e il suo Vulcano», premio «Catania Duomo», premio «Primavera Catanese», premios a los que da el autor una significación especial por venir de Italia, un país donde se ha originado gran parte de la cultural mundial. Es colaborador periodístico del Norte Cultural de Argentina y está incluido en el Who is Who International de Cambridge.

El día 2 de noviembre de l999 leyó su sainete Música de Piedra en la Asociación de Autores de Teatro de Madrid, actuando de crítico Patricio Chamizo. El día 6-6-2000 se efectuó una lectura dramatizada de su sainete El Trabajo Fijo, de sus monólogos El Conde Drácula tiene Sida y Monólogo Total, así como de su teatro mínimo Historia Mínima de un recién nacido en Mozambique en el año 2000 en los salones del Boulevard del Arenal bilbaíno, actuando los actores de la Sociedad Artística Bilbaína, emitiendo un informativo con imágenes del acto el Canal de Televisión ETB-2. En estos mismos salones y dentro del programa del Maratón de las Artes, se han efectuado lecturas dramatizadas de sus sainetes Música de Piedra y Merengue con Coco, interpretadas por los mismo actores. Su obra dramática Las mujeres de Mahoma, publicada en el año l992 en Publicaciones Edertasuna, tiene la característica histórica especial de un tema cultural que hunde sus profundas raíces existenciales en nuestro idioma y en nuestra peculiar idiosincrasia, por más que pretendamos olvidarlo o pasarlo por alto, como de hecho sucede muchas veces.

En el libro Una Estrella de Cine abarca un tema de plena actualidad en la realidad española. Los artistas de cine siempre han sido unas de las claves principales para interpretar una sociedad en una de sus vertientes más llamativas: el ocio. Lo que hacen los españoles principalmente en sus momentos de ocio, es contemplar a los artistas de cine, admirarlos y en cierto sentido, procurar imitarlos, ya que dentro de toda admiración va implícita una emulación encubierta.

Ha escrito como dramaturgo las siguientes obras teatrales:

- Aspasia o la Liberación de la Mujer (l983).

- La Salvación es la Música (l985).

- Un Aprendiz de Macarra (l986).

- Las Mujeres de Mahoma (l992).

- Una Estrella de Cine (l995).

- La Crisis del Teatro (l995).

- En el Holding la Masa hasta el amor se traspasa (l997).

- La Mala Vida (Monólogo) (l994).

- El Amor a los Hijos (l990).

- Música de piedra (Sainete) (l998).

- Merengue con Coco (Sainete) (l999).

- El Diván (comedia) (2000).

- Monólogo total (2000).

- La Cuerda del Reloj (2000).

- Historia mínima de una recién nacido en Mozambique en el año 2000.

- Monólogo del mendigo.