Provincia

Por las obras de restauración en la antigua Iglesia del Santísimo Cristo de la Misericordia

La Hermandad de Misericordia y Palma de Valdepeñas realizará su Salida Procesional de Reglas desde la Iglesia de la Asunción

Gratitud por "la generosidad y acogida" para que la corporación penitencial tenga a su disposición el templo mayor de la ciudad

La Comarca

21/07/2017

(Última actualización: 22/07/2017 10:34)

Imprimir

Tras varios años de larga espera, en el inicio de este mes de julio han comenzado las obras definitivas de restauración de la antigua Iglesia del Santísimo Cristo de la Misericordia. Una obra que la Parroquia y la Hermandad espera "con ilusión, entusiasmo y deseo, ya que devolverá a toda la feligresía lo que, hace ahora 34 años, las circunstancias de aquel tiempo le quitaron".

Todo lo bueno que la reapertura al culto de este templo tendrá, en especial para la Hermandad, ya que es donde nació la corporación hace más de 300 años y donde ha escrito su tricentenaria historia, supone en el presente más cercano, en el corto plazo, unas dificultades y circunstancias que "habrá que ir solventando progresivamente".

La primera de estas dificultades es la imposibilidad de organizar y comenzar la Salida Procesional de Reglas del último domingo de agosto desde la antigua Iglesia del Santísimo Cristo, además de las consecuencias aparejadas que tiene todo ello.

La Junta de Gobierno ha venido madurando este problema y, tras semanas de gestiones y permisos, se han cerrado todas las circunstancias extraordinarias que tendrán la celebración de los Cultos de Reglas de la Hermandad y la Salida Procesional de Reglas del próximo mes de agosto.

Salida Procesional de Reglas

Se realizará desde la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora. El Párroco de la Asunción de Nuestra Señora, Enrique Galán Ruedas, ha aceptado la solicitud que le realizó la Hermandad para que la Salida Procesional de Reglas se realice desde este templo de la ciudad.

Por ello, la Hermandad le ha trasladado su gratitud por su generosidad y acogida para que la corporación penitencial tenga a su disposición el templo mayor de la ciudad, de manera extraordinaria, por las obras que se acometen en nuestro templo parroquial.