Región

El próximo día 20 de julio

La Fundación Antonio Pérez presenta una nueva exposición en el espacio Vitrinas del Centro de Arte Contemporáneo de Cuenca

"Lastrar los ojos" es el nombre de la exposición, que podrá visitarse hasta el próximo 16 de octubre

La Comarca

17/07/2017

(Última actualización: 17/07/2017 23:21)

Imprimir

El próximo día 20 de julio la Fundación Antonio Pérez presenta en el espacio Vitrinas del Centro de Arte Contemporáneo de Cuenca una nueva exposición de la artista valenciana Ofelia Cardo que podrá visitarse hasta el próximo 16 de octubre.

Lastrar los ojos, es el nombre de la exposición y lastrar es, en sentido figurado, algo que te impide moverte con libertad,algo que te mantiene sujeto, en este caso referido a los ojos,impide mirar libremente.

Ofelia Cardo es licenciada en Bellas Artes y profesora en la EASD, escuela de arte y superior de diseño, Antonio Faílde de Ourense.

Lastrar los ojos es un proyecto artístico que se presenta en la Fundación Antonio Pérez en el espacio vitrinas. Cada una contiene dos fotografías (un retrato y un tronco invertido que semeja unas piernas) y una piedra, excepto en una de las vitrinas en donde el retrato ha sido sustituido por un espejo.

La exposición pretende reflexionar sobre los cuerpos y las presiones que se ejercen sobre ellos. En un tiempo en donde la biopolítica controla los cuerpos e impone restricciones, podas y marcas para ejercer una disciplina de los cuerpos, se muestra este trabajo con fotografías de personas que poseen una mirada plana, establecida metafóricamente por el peso de la piedra, simbolizando la tradición y todos los elementos que nos constriñen. Un peso que es sostenido desde dentro y desde fuera (Foucault); que elimina los matices propios de la visión tridimensional, miradas que se establecen en función de la posición en la que se disponen frente a una misma realidad. Para ello se utiliza el símil del espejo al que me acerco y miro, sintiendo el entorno y la piedra pesando sobre mi reflejo.

Al lado los árboles invertidos, podados, inscritos que nos traen a colación la vida domesticada. La imagen de un tronco que alude al material biológico como el soporte desde el que se presiona para la construcción de un cuerpo que es político y social.