Puertollano

La jornada se iniciaba a las siete de la tarde con la eucaristía en la Parroquia de la Asunción

Lluvia de pétalos, alfombra floral y altares en el día del Corpus en Puertollano

En la procesión participaron cada una de la decena de cofradías de Semana Santa

La Comarca

19/06/2017

(Última actualización: 19/06/2017 22:54)

Imprimir

En uno de los días que relucen más que el sol, aunque con una tarde gris, Puertollano celebró el Corpus Christi con amenaza de tormenta y la caída de alguna que otra gota de lluvia que no amedrentó a que la Custodia y las hermandades de la ciudad salieran a la calle.

Una jornada que comenzaba a las siete de la tarde con la eucaristía en la Parroquia de la Asunción y una hora más tarde salía la procesión encabezada por la banda de tambores y cornetas de los Discípulos de San Juan que daba paso a una larga comitiva de representaciones de las hermandades y cofradías, colectivos y entidades.

Amplia representación de hermandades y colectivos

En la procesión participaron cada una de la decena de cofradías de Semana Santa con sus respectivos estandartes, así como las hermandades de la ciudad, como Santa Gema, Archicofradía de María Auxiliadora, cofradías de caballeros y señoras de la Virgen de Gracia, Real Cofradía de la Virgen de la Cabeza, San Antonio, Santa Ana, María Inmaculada, además de Cáritas, Adoración Nocturna y Grupo Scouts San Juan Bautista, entre otros.

Esta amplia representación se completó única y exclusivamente con los niños que se preparan en catequesis, al no haber este año primera comunión, y que precedían a la Custodia con el “Corpus Christi” que salió del templo parroquial con la Banda Sinfónica Municipal interpretanto el himno nacional.

Alfombra floral

La calle Aduana de nuevo se convirtió en un espacio emotivo al paso de la procesión con la elaboración de una alfombra floral, con un millar de kilos de sal teñida y en la que trabajaron durante toda la mañana del domingo los hermanos de la cofradía de la Vera Cruz en una labor coordinada y con bocetos de Antonio Díaz.

Lluvia de pétalos de rosa

En la alfombra de este año predominaba el color rojo granate con diversos motivos vegetales como espigas de trigo y racimos de uva y el rostro de Cristo pintado por Antonio Luchena. Al paso de la Custodia por este punto se lanzaron cientos de pétalos de rosas desde los balcones de Aduana.

Tiempo para la oración

A lo largo del recorrido se hicieron diversas estaciones de parada, como la realizada en el manto floral en la que se pidió por la generación de empleo y la llegada de nuevas empresas a la ciudad por parte del arcipreste, Pedro Antonio Rodríguez Menchén, que estuvo acompañado por los sacerdotes de las distintas parroquias.

Altares de las cofradías

Las cofradías y vecinos se volcaron en dar mayor brillo a esta fiesta con la instalación de diversos altares con la presencia de imágenes semanasanteras, como Jesús atado a la columna en Aduana, Niño Jesús en Calzada, Jesús Orando en el Huerto y Virgen de la Piedad en Santísimo, Jesús de Medinaceli en su capilla preparado por la Cofradia con ayuda de la Hermandad de la Virgen de los Dolores, Cristo de las Maravillas ante la ermita de la Soledad y la imagen de María Magdalena, firmada por Luis Fernando Ramírez Mata, que fue estrenada el paso del Santo Calvario por la Cofradía de los Discípulos de San Juan, y que formó parte del altar situado junto a la Parroquia de la Asunción.