Puertollano

Un concierto en el Auditorio "Pedro Almodóvar" de Puertollano

Las bandas y orquestas del Conservatorio de Puertollano ponen fin al curso con la fuerza de su música

Un fin de fiesta fantástico para un año en el que el “Pablo Sorozábal” ha organizado decenas de conciertos dejando un muy buen sabor de boca

La Comarca

19/06/2017

(Última actualización: 19/06/2017 22:56)

Imprimir

“Libertadores”, obra compuesta por Óscar Navarro, fue el broche final a dos horas de concierto fin de curso que el Conservatorio Profesional de Música “Pablo Sorozábal” ofreció en el Auditorio Municipal.

Un concierto que se inició con los jóvenes músicos de la Orquesta de Cuerda de Enseñanzas Elementales. En esta ocasión embarcaron al público en un peculiar viaje, primero de avión a través de “Turbulence” del compositor William Owens, y después en barco, utilizando un fragmento de la banda sonora de Piratas del Caribe. Entre estas dos piezas, y siempre bajo la batuta de Andrea Henríquez, interpretaron “Rhythm ‘n’ Blues”.

Enseñanzas elementales

Tomó el relevo otra agrupación de Enseñanzas Elementales, es decir, la Banda de los más pequeños que obsequiaron al público con otras tres piezas en las qie siguieron escrupulosamente las indicaciones de su director titular, José Ramón Campos, a pesar de los pocos años que llevan con sus instrumentos musicales. En este caso fueron “Educandos de Benejúzar” dePeiró, un entrañable fragmento de la banda sonora de “Los chicos del coro” y “The Tempest” del estadounidenseRobert W. Smith.

Entrega de orlas

Después de un breve receso, en el cual se entregaron las orlas a todos los alumnos que finalizaban las Enseñanzas Elementales y Profesionales en el Conservatorio de Música, la Orquesta de Cuerda demostró una gran cantidad de registros tocando piezas tan diferentes como la “Marcha para el funeral de una marioneta” de Charles Gounod, la “Pavana” de Gabriel Faure o una versión de “Viva la vida” de Cold Play arreglada por el propio director de la formación, Francisco José Velasco.

La elegancia y sobriedad de las dos primeras piezas contrastaban con la vitalidad de la última, y siempre con un cuidado especial de los matices y el balance entre las diferentes secciones. Una vitalidad que contagió all público que, con sus aplausos, forzó a salir al director de la agrupación en repetidas ocasiones como si el concierto tocara a su fin.

Desde que la Banda del centro, también bajo la dirección de Francisco José Velasco, tocó los enérgicos compases iniciales del bellísimo pasodoble “Enrique López” de Antón Alcalde, el público permanció en una burbuja de emociones hasta el final del concierto. Sin tiempo para asimilar lo que se había escuchado se interpretó “Palindromía Flamenca” de Antonio Ruda Seco, provocando una nueva intensa ovación. Cada pieza parecía escogida para terminar el concierto por la intensidad con que eran interpretadas.

Libertadores

El concierto se cerró con “Libertadores“. Una obra, de enorme dificultad, que obliga a cualquier banda profesional a un generoso trabajo para poder explorar y exponer como se merecen las maravillas que esconde dentro de sus páginas. El propio creador de la pieza, Óscar Navarro, tuvo la amabilidad de mandar un vídeo animando a los componentes de la Banda del “Pablo Sorozábal” con la recomendación de que a que a pesar de las dificultades que puedan encontrar a la hora de desarrollar su carrera musical, no desfallezcan en el trabajo.

Los diferentes puntos culminantes de la pieza estaban conseguidos con una maestría difícil de creer por la juventud de los miembros de la formación y, como consecuencia, las lágrimas de emoción entre el público se mezclaban con los aplausos y los bravos ya comentados al principio.

Un fin de fiesta fantástico para un año en el que el “Pablo Sorozábal” ha organizado decenas de conciertos dejando un muy buen sabor de boca en la ciudad de Puertollano.