Almodóvar del Campo

‘Proyecto Psicosocial para menores, adolescentes y familias’

La resolución de conflictos pone fin al ciclo de charlas para padres y madres organizadas por el ayuntamiento de Almodóvar

La psicóloga Ascensión Mañas insistió en la necesidad de que el adulto no pierda los nervios y muestre siempre, a pesar de la tensión, la máxima afectividad y cariño hacia sus hijos

La Comarca

08/06/2017

(Última actualización: 09/06/2017 11:18)

Imprimir

Con el tema titulado ‘Resolución de conflictos’ concluía el ciclo de charlas dirigidas a madres y padres que el área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Almodóvar del Campo ha organizado, impartidas por la psicóloga Ascensión Mañas.

Celebrada ayer en el Centro Cultural ‘Casa de la Marquesa’, Mañas incidió en aquellas situaciones de tensión que se generan entre progenitores y sus hijos menores, y que tienen en las llamadas ‘rabietas’ su principal exponente. Unas situaciones que “surgen porque tenemos opiniones diferentes sobre las cosas o sobre cómo se hacen las cosas y la cuestión es cómo las gestionamos para que en ocasiones sucesivas se puedan abordar de la mejor forma posible”.

En el conflicto surgido, la clave es siempre “dejar que pase y cuando ya esté calmado se aborda con el hijo todo lo que ha rodeado el episodio, para analizar sus causas y acordar con él cuál debe ser la mejor manera de resolver este tipo de circunstancias cuando vuelvan a suceder, indicó la especialista.

La calma, como siempre, es el principal medio para reconducir el episodio concreto y sembrar a futuro comportamientos favorables. Por eso, “es importante no mostrarse altivo, bajarse a su altura para hablarles a los ojos, siempre de una manera positiva y siempre estando tranquilos”, añadió. Es importante no hacerles notar “que les queremos controlar; se trata de resolver el conflicto, ése en concreto y no mezclar todo lo problemático que haya surgido en otras ocasiones”. Y de forma consensuada, “si el chico participa en la solución tendremos más éxito y cuando esté en la calle o en el colegio, en casos parecidos, él mismo sepa gestionar de manera positiva otros conflictos”.

Mañas indica que mantenerse frío en situaciones así no es sencillo, “pero es algo imprescindible y conviene practicar una y otra vez esta corrección sin tensión, que es algo que los hijos aprender también. Si lo hacemos gritando considerarán que es así como ellos tienen también que hacerlo cuando se les dé el caso; ellos aprenden a imitar las conductas”.

Por eso mismo, señalaba la psicóloga almodovareña, “hay que reforzar las conductas positivas y, muy importante en cualquier caso, demostrarles que les queremos y que nos tienen ahí para cuando necesiten de nuestra ayuda”. En este contexto es primordial enseñarles también a analizar las situaciones problemáticas “para que ellos mismos sean capaces de sacar conclusiones positivas que faciliten una correcta resolución sin la participación de un adulto”.

Mañas señala que “cada acción tiene una consecuencia, sea positiva o negativa y que lo que se dice se cumple a pesar de que se aprecie un cambio de actitud interesado para que sea levantado un castigo en cuestión”. Además, “lo que se hace una vez, se hace siempre y los no se hace, no se hace nunca”.

También hizo hincapié la psicóloga en la importancia de “prometer solo lo que se puede cumplir y no hay mejor premio que aquel que le sirve en el refuerzo social y el cariño en general”. Y es que, como añadió, “no se debe retirar nunca el afecto por muy gordo que sea el problema”.

Los padres no deben retirar su afecto nunca, a pesar del conflicto, “son más receptivos y si vienen a darnos un abrazo hay que devolverlo y aprovecharlo para hacerles reflexionar”. También hay que tener en cuenta que este gesto por su parte también “demuestra arrepentimiento y comprenden que se puede perdonar”.

“Siempre es necesario escucharles y hacerles ver que no importa lo que nos quieran contar. Por eso, a pesar de que estemos cansados, es necesario sonreírles, atenderles siempre, no rechazar ninguna de las oportunidades de afecto que nos presentan, no vaya a ser que al final se pierdan todas”, indicó Ascensión Mañas.

En el transcurso de la charla, Mañas facilitó a los asistentes dos documentos con pautas y consejos para repasar en casa, la denominada ‘Carta de un hijo a todos los padres del mundo’ y un decálogo para lograr que los hijos colaboren en casa, así como consejos en torno a las rabietas y cuestiones que sirven para atajar nuevos conflictos antes de que se desencadenen las peores consecuencias.

Lidia Paz, concejala responsable de la Concejalía de Bienestar Social, se muestra por su parte “muy agradecida a Ascensión, porque durante las esclarecedoras charlas que nos ha ofrecido ha demostrado su gran capacidad profesional para que todos quienes tenemos hijos pequeños, en una sociedad que nos exige siempre nuestra atención dentro y fuera de casa, reflexionemos y no perdamos actitudes que son siempre beneficiosas para todas y en particular para ellos”.

Tan interesante programación se ha enmarcado en el ‘Proyecto Psicosocial para menores, adolescentes y familias’ en el que colaboran Ayuntamiento de Almodóvar y la Diputación Provincial de Ciudad Real.