Puertollano

Al primar a la energía eólica

La subasta de energía perjudica los intereses de Puertollano

Las empresas eólicas se imponen en la subasta de renovables cuando las interesadas en instalarse en Puertollano están relacionadas con el sector fotovoltaico y la biomasa

La Comarca

18/05/2017

(Última actualización: 19/05/2017 10:51)

Imprimir

La subasta de adjudicación del régimen retributivo específico para nuevas instalaciones renovables celebrada ayer en el Ministerio de Energía en la que se impusieron las eólicas, ha significado un varapalo para que empresas relacionadas con el sector fotovoltaico y la biomasa inviertan en Puertollano, tal y como aventuraba la consejera de Fomento, Patricia Franco en su última visita a la ciudad industrial.

No obstante, la consejera también afirmó que hay empresas interesadas en instalarse en esta ciudad “con subasta o sin subasta” y que el Ayuntamiento de Puertollano “está en contacto directo con las empresas y también ellos desde el gobierno regional pues la Ley de Zonas Prioritarias de Castilla la Mancha, en la que está incluida la comarca de Puertollano, las podría beneficiar con diferentes ventajas”.

Apoyo a las eólicas

Todos los proyectos que han logrado asignación en la subasta son de energía eólica. La marca Forestalia ha sido la principal ganadora al adjudicarse 1.200 megavatios (MW), aunque también han conseguido asignaciones de nueva potencia las firmas Enel (500 MW), y Gamesa y Gas Natural (200 MW).

El resultado de la subasta deja claro el respaldo del Gobierno de España a la energía eólica al considerarla más económica para el bolsillo del consumidor ya que lo que se pretende es garantizar que las nuevas instalaciones renovables que se introduzcan sean las más competitivas en costes, las más maduras en desarrollo tecnológico y, por tanto, las más baratas para todos los consumidores.

La subasta ha sido tecnológicamente neutra, permitiendo a las distintas tecnologías renovables competir en igualdad de condiciones y se llevaba a cabo mediante un mecanismo competitivo, de manera que resultarán adjudicados los proyectos que suponen un menor coste para el consumidor.

Los adjudicatarios han ofertado el máximo descuento posible, lo que supone que los proyectos se llevarán a cabo sin necesidad de primas adicionales al mercado, es decir sin coste para el consumidor eléctrico.

Las solicitudes presentadas han superado en más de tres veces la potencia adjudicada, confirmando así el interés de los inversores por el sector de las energías renovables en España.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, como entidad supervisora de la subasta, ha validado los resultados de la subasta y ha confirmado que el proceso ha sido objetivo, transparente y no discriminatorio y que la subasta se ha desarrollado de forma competitiva, lo que ha permitido adjudicar aquellas instalaciones más eficientes y al menor coste para el consumidor. Sin embargo, desde el sector fotovoltaico se consideró que estaban agraviados. Tanto es así que la Unión Nacional de Empresas Fotolotaicas (UNEF) presentó un recurso en el Tribunal Supremo contra la normativa que en caso de empate les daba menos horas de producción y por tanto desventaja. Aunque la subasta ya se ha producido, este procedimiento ante la justicia sigue su cauce. No obstante, fuentes del sector consideran que es muy difícil que prospere, por lo que a Unión Española Fotovoltaica (UNEF) ha advertido que denunciará ante la Dirección General de la Competencia de la CE el diseño de la subasta por considerar que las reglas de la convocatoria les discriminaban.

Además, tras conocerse los resultados, la Asociación Nacional de Productores Fotovoltaicos (Anpier) ha emitido una nota en la que afirma que "tal y como reflejan los resultados de la subasta, las pequeñas y medianas iniciativas fotovoltaicas no han tenido ninguna opción, ni siquiera ofertando el máximo de los descuentos posibles, puesto que las condiciones establecidas favorecían proyectos eólicos y de muy grandes dimensiones, bajo la errónea premisa de que este criterio aporta un precio óptimo para los españoles".

De los 3.000 MW adjudicados, 2.979 MW han sido adjudicados a instalaciones eólicas al ser la tecnología que más energía produce por unidad de potencia instalada, 1 MW a instalaciones fotovoltaicas y 20 MW al resto de tecnologías. Todo ello en aplicación de las reglas de la subasta.

Esta nueva potencia renovable, que deberá estar en funcionamiento antes de 2020, contribuirá a mejorar la competencia en el mercado eléctrico y reducir la dependencia energética del exterior y supone un paso decisivo para la consecución del objetivo del 20% de renovables en el 2020. Esta subasta confirma el compromiso del Gobierno para la consecución de los objetivos medioambientales y de sostenibilidad.

España se encuentra actualmente por encima de la senda prevista de penetración de renovables, al alcanzar en 2015 un 17,3%, muy por encima del 13.8% previsto para ese año.

Comunicado de la UNEF

El resultado de la fotovoltaica en esta subasta, a la que no se ha adjudicado ningún MW, pone de manifiesto que esta tecnología ha competido en condiciones de discriminación, acreditando lo que desde la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) hemos estado alegando en las últimas semanas tiene fundamento.

El mal diseño y las reglas de la subasta, que han generado una situación de empate entre las ofertas presentadas por la fotovoltaica y la eólica, han dado ventaja a esta última tecnología, que se ha adjudicado la totalidad de la potencia licitada, a pesar de que la fotovoltaica ha ofertado al mismo precio.

Resulta evidente que este diseño, además de incumplir con el principio de neutralidad tecnológica, no ha dejado ejercer a la fotovoltaica su competitividad, por lo que, además del recurso que ya hemos interpuesto ante el Tribunal Supremo, presentaremos una denuncia ante la Dirección General de la Competencia de la Comisión Europea.

Cabe destacar que la tecnología fotovoltaica es una de las más competitivas, al haber reducido sus costes en un 80% en los últimos años, como demuestran las subastas de energías renovables llevadas a cabo a nivel internacional, donde la fotovoltaica ha alcanzado precios récord, y lamentamos que no haya podido tener un papel de protagonista en nuestro país.

Este resultado implica una ocasión perdida también para los consumidores, que podrían haberse beneficiado de una reducción mayor en su factura eléctrica si se hubiera hecho un diseño basado en la libre competencia, que hubiera dado lugar a precios récord de las renovables en Europa.