Nacional

Los aficionados al tenis podrían disfrutar de todo el torneo, que se celebra del 5-14 de mayo, por 169,83 euros si optan por el alquiler puntual de una habitación

Alquilar una habitación para acudir al Mutua Madrid Open costaría unos 19 euros diarios

Según pisos.com, el precio medio diario de las habitaciones de alquiler en los municipios de Madrid ronda los 18,87 euros y arroja diferencias de hasta 14,61 euros según la zona elegida

El portal inmobiliario se inclina por legalizar el alquiler turístico de las habitaciones en domicilios particulares, actividad que se realiza desde hace tiempo y que se halla en un limbo legal

La Comarca

27/04/2017

(Última actualización: 28/04/2017 13:59)

Imprimir

El próximo 5 de mayo dará comienzo la decimosexta edición del Mutua Madrid Open, el torneo de tenis de primer nivel que acogió el año pasado a 244.660 espectadores1 en torno a una de las instalaciones de tenis de tierra batida más modernas del mundo2, La Caja Mágica de Madrid. Según el portal inmobiliario pisos.com, los aficionados a este deporte que hayan optado por alojarse en una habitación de alquiler en un domicilio particular para disfrutar del torneo invertirán 18,87 euros por día, 169,83 euros en total en caso de que se hospeden del 5 al 14 de mayo.

El precio del alquiler turístico en estas fechas presenta diferencias de hasta 20,49 euros en función de si el alojamiento se ubica en Madrid Capital (27,89 euros/día), el municipio con los alquileres más caros de la capital y donde se localizan las pistas de La Caja Mágica, o en Coslada (13,28 euros), que se sitúa como el distrito más económico. Fuenlabrada, Arganda del Rey, Móstoles, Leganés, Alcalá de Henares, Torrejón de Ardoz, Alcorcón, San Fernando de Henares y Rivas-Vaciamadrid registran también precios muy económicos para el torneo. Algo más caros son Getafe, San Sebastián de los Reyes, Alcobendas, Boadilla del Monte, Pozuelo de Alarcón, Villaviciosa de Odón y Majadahonda.

Miguel Ángel Alemany, director general de pisos.com, aboga por “legalizar el alquiler turístico de habitaciones en domicilios particulares, una modalidad de alojamiento que se realiza desde hace tiempo y que en muchos casos se halla en un limbo legal”. Según el directivo, “solo así se podrá evitar la economía sumergida y la indefensión de arrendadores y arrendatarios”, algo que ya han hecho ciudades como Ámsterdam o San Francisco, en las que los particulares pueden ofrecer habitaciones a turistas un máximo de días a cambio del pago de una tasa turística.