Ciudad Real

El jefe de operaciones de la empresa importadora Tan Khoa, Robert Zamacona, estará por segunda vez en FENAVIN en busca de las últimas tendencias de la oferta nacional

Vietnam, un mercado en el que el vino español tiene que mejorar su imagen

Tan Khoa vendió en 2016 más de 10 millones de euros en vinos, importados de 12 países distintos, y que se distribuyen mediante supermercados, cadenas hoteleras y locales

La Comarca

18/04/2017

(Última actualización: 18/04/2017 23:30)

Imprimir

La empresa distribuidora de vinos Tan Khoa, ubicada en Vietnam, tendrá presencia en FENAVIN 2017, en Ciudad Real del 9 al 11 de mayo, de la mano de su jefe de operaciones, Robert Zamacona, que visitará la feria por segunda vez tras haberse llevado una grata impresión.

Tan Khoa vendió en 2016 más de 10 millones de euros en vinos, importados de 12 países distintos, y que se distribuyen mediante supermercados, cadenas hoteleras y locales. En España trabajan con bodegas de Rioja, Ciudad Real y productores de cava.

Zamacona explica que el mercado en Vietnam está aun en desarrollo y que la mayoría de sus importaciones proviene de tres países: Chile, Francia y Australia. “Los vinos españoles se aceptan en los sectores de consumo medio y bajo, pues se asocia con un lugar donde conseguir precio y calidad, pero tendrían que realizar una labor de darse a conocer para acceder a nuevos segmentos”, comenta.

Tradicionalmente los vietnamitas han preferido la cerveza y los espirituosos, pero el incremento para cenas o regalos es grande en el país. Los criterios para elegir los vinos son prioritariamente el origen -Chile y Burdeos son los más populares-, seguidos por su contenido alcohólico, -el alto grado se relaciona con calidad- y el diseño de la botella, indica el jefe de operaciones.

El país asiático es un lugar donde importadores y bodegas deben ir de la mano, asociarse para potenciar el mercado del vino y “educar” a los nuevos consumidores dando a conocer los productos con catas y actividades. “Las grandes barreras para el vino español son precisamente esas. Los vietnamitas prefieren vinos audaces, con cuerpo y afrutados. Las bodegas francesas y chilenas han pasado años, con misiones comerciales y diplomáticas, educando al mercado en sus vinos. Las bodegas españolas deberían hacer lo mismo, cultivar la comprensión en los consumidores”, indica el distribuidor.

Esta es la segunda vez que Zamacona acudirá a FENAVIN: “Me gusta cómo está enfocada la feria y su excelente organización y eficiencia. Me encanta que las bodegas estén tan ansiosas por aprender sobre el mercado vietnamita como yo lo estoy por conocer sus vinos. Vuelvo otra vez para reunirme con potenciales proveedores y conocer el desarrollo de los vinos españoles en otros mercados”.