Almodóvar del Campo

Dispositivo Infocam de la empresa pública GEACAM

Los ‘bomberos amarillos’ pusieron el broche forestal a la ‘semana verde’ del Colegio ‘Maestro Juan de Ávila’ en Almodóvar

Una exhibición el pasado viernes en el Recinto Ferial de la localidad

La Comarca

13/04/2017

(Última actualización: 13/04/2017 20:07)

Imprimir

Lo que más sorprendía a los pequeños de Infantil y Primaria del Colegio ‘Maestro Juan de Ávila’ de Almodóvar del Campo, cuando el pasado viernes se acercaron hasta el Recinto Ferial de la localidad, era que los bomberos forestales de los que previamente les habían hablado y que les iban a ofrecer una exhibición, no iban de azul marino o rojo sino de amarillo, aludiendo al color corporativo de su indumentaria y de los vehículos que allí les esperaban.

Una tonalidad propia que diferencia a estos profesionales que también luchan contra las llamas cuando, desgraciadamente por lo general, algún desaprensivo prende el bosque y el campo en épocas estivales, las más propicias para que el incendio tome dimensiones catastróficas y su extinción obligue a jugarse el tipo durante varios días, echando toda la piel en el asador y empleando contingentes de medios aéreos o terrestres dignos de una contienda bélica.

Y así lo mostró un grupo de trece profesionales del dispositivo INFOCAM 2017 de la empresa pública GEACAM llegados de diferentes puntos de la provincia. Ante ellos, el entusiasmado alumnado, profesorado y comunidad educativa de este centro docente público que, aunque no de una manera formalmente así organizada, lo cierto es que la semana previa a las vacaciones pascuales de primavera la dedicaron al medioambiente.

Primero, todos habían tomado conciencia de la importancia que tiene la reforestación, con una plantación realizada camino de la ‘Huerta Cuéllar’. Un día después, los alumnos de xxx de Primaria se desplazaron al Centro de Investigación Agroambiental ‘El Chaparrillo’, donde el año antes ya estuvieron sus compañeros de Infantil para conocer sobre todo, unos y otros, el cuidado y tratamiento sanitario que dan a los animales heridos que allí son trasladados. Y el viernes, por último, con esta exhibición de extinción de incendios forestales.

Los medios terrestres que tomaron parte en la cita fueron una patrulla móvil, que opera en Fuencaliente; un coche de brigada terrestre o coche retén como también se le conoce, que trabaja normalmente en la zona de Puertollano dentro del denominado ‘quinto corredor’; y, el más espectacular, un camión autobomba con capacidad para 3.500 litros de agua con una dotación mínima de conductor, ayudante y tres personas.

Los trece profesionales participantes representaban a quienes desempeñan las imprescindibles labores de este servicio, entre operarios, capataces con capacidad de mando, técnicos Bifor que tienen a su cargo una brigada helitransportada, responsables del puesto de mando y hasta del Centro Operativo Provincial (COP).

Un despliegue que posible gracias a la inquietud que uno de los trabajadores y padre de un alumno del ‘Maestro Juan de Ávila’ trasladó a la empresa pública GEACAM, que autorizó la presencia de este contingente, previo permiso también del propio COP y de la Consejería la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha a través de su Consejería de Agricultura.

Visto bueno que también responde al particular interés de estos profesionales, no tan conocidos, por divulgar ese papel tan fundamental como callado, que durante todo el año les tiene operativos desbrozando el terreno y llevando a cabo otras labores puramente preventivas.

Enrique Moya, que ya hace un par de años acudió al Colegio para explicar en la clase de su hijo en qué consistía su trabajo, considera fundamentales este tipo de acciones, toda vez que, como dice, “los bomberos forestales, como nos dicta la misma experiencia, somos los grandes desconocidos y nosotros queremos que la sociedad sepa cuál es nuestra misión y, de paso, fomentemos así también conciencia medioambiental”, sin perder la perspectiva del riesgo al que también exponen sus vidas cuando un fuego se desata.

Este año la iniciativa escolar se ha retomado de una manera más profunda, ofreciendo primero el viernes una sesión teórica para los alumnos de los dos últimos cursos de Primaria y la práctica posterior, junto al Recinto Ferial, en una espléndida mañana de último día lectivo, para todos los cursos.

Allí alumnos y profesores conocieron las particularidades de cada medio presente, sobre qué profesionales lo usan y para qué se utiliza, contemplándolos por dentro y fuera. También vieron y tocaron las herramientas manuales y mecánicas con que trabajan, dependiendo del medio y función en cuestión. Y pudieron ponerse lúdicamente en la piel serie de estos trabajadores para, por ejemplo, hablar por la emisora o lanzar agua con la punta de lanza, etc.

El broche fue el simulacro de incendio forestal, en el que se asombraron al comprobar la manera en que se aborda con un ataque directo de agua a través de tendidos de mangueras. Se incluyó también una espectacular maniobra de autoprotección con abanico de agua, la que nunca se espera tener que llevar a cabo porque supone estar en riesgo de atrapamiento pero con la que hay contar ante cualquier variación meteorológica que implique un cambio en la dirección del viento y, por tanto, del itinerario de las llamas.

Plantación

Y si el viernes se trataba de preservar el bosque, su masa floral y, por ende, la fauna que lo habita, el martes todos los escolares conocieron de primera mano, tomando parte activa incluso ellos, cómo se pueden plantar árboles. Iniciativa que planteó otro padre con motivo del Día del Árbol pero que, por cuestiones organizativas, hubo de retrasarse hasta esta semana previa al parón de Semana Santa.

El director del CEIP ‘Maestro Juan de Ávila’, Juan Carlos Tello, se congratulaba de que este tipo de acciones supone que “continuamos sembrando valores que era la idea fundamental en torno al cuidado y respeto al medio ambiente que, al mismo tiempo hemos enlazado con la actividad para la prevención de incendios”, agradeciendo a los padres de quienes partieron estas iniciativas su interés por el colegio y sus alumnos.

“Lo aceptamos con mucho gusto porque es una actividad formadora para los niños y consideramos que el medio natural es importantísimo y el hecho de conocerlo ayuda a conservarlo y a quererlo”, refería el responsable de este centro docente público de Almodóvar del Campo.

Especies como acacias, moreras o adelfas fueron los ejemplares que, procedentes del Centro Agroambiental ‘El Chaparrillo’ de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, fueron plantadas en el camino de la ‘Huerta Cuéllar’. El padre promotor, ducho en estas lides, explicó a los críos la manera en que deben ser plantados los árboles y cómo han de cuidarse luego posteriormente, haciendo especial hincapié en la necesidad de regarlos frecuentemente. “Que sepan la importancia de los árboles, para qué sirven las raíces y las hojas y cómo hay que cuidarlos a lo largo de todo el verano y en los primeros años que es cuando estos árboles tienen que ir cogiendo fuerza pues sin ellos la vida en La Tierra no existiría”, indicaba también muy satisfecho.

Cuando cada curso, entre primero de Infantil y sexto de Primaria, plantó su tallo respectivo, cada uno de ellos quedó identificado con una pequeña etiqueta en la que aparece una fotografía del Colegio ‘Maestro Juan de Ávila’, dejando constancia de la fecha y del nombre que le había puesto cada curso a su árbol. “De esa manera se identifican con él y probablemente les ayude a conservarlo y a mantenerlo mejor”, refería el director del centro.

Tello ha querido agradecer la predisposición a todas las entidades que se han volcado con estas jornadas medioambientales, desde el Ayuntamiento “que siempre atiende cualquier iniciativa que les plantemos”, ya sean los hoyos de la plantación o al espacio junto al Ferial donde tuvo lugar la exhibición, a la Junta de Comunidades como gestor del Chaparrillo y del permiso que posibilitó la presencia de los bomberos forestales de GEACAM, empresa pública a la que también se extienden los agradecimientos del profesorado, así como a las familias que secundaron estas actividades.

Semana Santa

Por otro lado y con la coordinación de la titular de la asignatura de Religión, alumnos de 3º y 4º de Primaria elaboraron un detallado montaje que representa las celebraciones procesionales de la Semana Santa en la población. Una actividad que contribuye también a mantener viva una de las tradiciones locales de mayor calado, al tiempo que estimula los preceptos y valores de la religión católica.

El fruto del trabajo en el que también participaron las tutoras de cada curso previo al actual periodo vacacional, quedó expuesto en el vestíbulo de entrada del edificio principal, donde aparecen los nazarenos ataviados de los colores característicos de cada hermandad almodovareña, así como los cirios pascuales.

Actividades paralelas en torno a la Semana Santa se han desarrollado también en el resto de cursos para los alumnos que cursan Religión en este Colegio de Educación Infantil y Primaria, cuya AMPA se embarca ya en la confección de la Cruz de Mayo con que el centro docente contribuirá el próximo mes de mayo a esta otra costumbre de gran arraigo en Almodóvar del Campo.

Adjuntos

Enrique Moya, trabajador de Infocam Geacam - 1:

Juan Carlos Tello, sobre la mecánica de la plantación:

Enrique Moya, trabajador de Infocam Geacam - 2:

Juan Carlos Tello, sobre las dos actividades desarrolladas sobre la naturaleza:

Enrique Moya, trabajador de Infocam Geacam - 3: