Puertollano

Ante las acusaciones de PP, IU y C´s por la presunta retirada o archivo de unas 60 denuncias a hosteleros por instalación de terrazas en los años 2013-2014

Caballero: “Si hay indicios de corrupción yo voy directamente a la Fiscalía”

El concejal de Movilidad de la época asegura que muchas de las propuestas de denuncia interpuestas por la Policía Local se anulaban porque ya estaba solicitada la regularización de terrazas y la Administración no había tenido tiempo de cursarla, por lo que el expediente no se llegaba a incoar

Mamen Fernández

23/03/2017

(Última actualización: 23/03/2017 22:00)

Imprimir

El concejal Jesús Fabián Caballero Buendía ha comparecido en la mañana de este jueves ante los medios de comunicación para aclarar las acusaciones de “presuntos indicios graves de corrupción” en los años 2013 y 2014 en el Ayuntamiento de Puertollano, tras sacar a la luz Partido Popular, Izquierda Unida y Ciudadanos el envío de unos correos anónimos en los que se remitían boletines informando de la retirada o archivo de alrededor de sesenta denuncias a hosteleros de la ciudad por temas relacionados con la instalación de terrazas. Enlace a la noticia completa

El por entonces encargado de la concejalía de Movilidad se preguntaba en este caso “¿prevaricación de qué?, ¿quién?, ¿qué insinúan?, ¿quién se ha beneficiado de esto más que la ciudad de Puertollano?... que den la cara y no digan supuesta prevaricación”. Y en el caso de que haya “indicios de corrupción y prevaricación yo voy directamente a Fiscalía”.

Caballero mantiene que en este asunto “no hay nada que esconder”, y se remite al año 2013 cuando en Puertollano no había ningún tipo de ordenanza reguladora de terrazas, y solo existía una ordenanza fiscal. Así, fue con la entrada en vigor de la ley antitabaco cuando empieza a aumentarse el número de terrazas (se pasa de 50 en 2010 a 146 en 2013) y se crea la ordenanza que se hace oficial en mayo de 2013, lo que supone una avalancha de solicitudes de regularización de las mismas al Área de Movilidad.

Ante esta saturación “no tenemos ni medios físicos ni tecnológicos para poder llegar a tantas terrazas y se nos va de las manos”, afirmaba Caballero. Por lo tanto, muchas de las propuestas de denuncia interpuestas por la Policía Local se anulaban porque ya estaba solicitada la regularización de terrazas y la Administración no había tenido tiempo de cursarla, por lo que el expediente no se llegaba a incoar. “No podíamos incoar ese expediente cuando era error nuestro”, manifestaba.

Asimismo, aseveraba que anteriormente a la ordenanza los hosteleros pagaban al final de temporada la instalación de terrazas y cuando se aprueba deben hacerlo por adelantado, por los locales necesitaban información para regularizar sus espacios. “Este equipo de Gobierno no va a arruinar a nadie que solicita la regularización de terraza, tal y como dice la ordenanza, con una multa de 500 o 1.000 euros dentro de la mayor crisis mundial”, apelaba Caballero, ya que esta ordenanza se hizo para “ayudar a un sector que lo tenía muy difícil y se consiguió”.

En este caso, aclaraba que la documentación remitida en los cuatro correos recibidos por los tres grupos municipales (PP, IU y C´s) así como por la Plataforma por el Futuro de Puertollano y miembros de la Policía Local, es oficial y se encuentra en un edificio público anexo al Ayuntamiento de Puertollano “y probablemente alguien haya robado esa documentación o haya sido pasada cuando no había nadie”.

Lamenta la actitud de la oposición

Visiblemente afectado, el concejal afirmaba que “mi honor no tiene que ser restaurado por el portavoz del PSOE, el único que restaura mi honor soy yo”, y lamentaba la actitud de la oposición al completo, que se hacen caso de unos anónimos, “faltando documentación, sesgando información y de forma atemporal”. No obstante “me lo podría esperar del PP o de Ciudadanos, pero honestamente me cuesta entenderlo de IU, gente comprometida con la ciudad”, y de los que “ni tan siquiera he recibido una llamada para preguntarme en qué contexto ocurrió esto, y luego que hubieran actuado como hubieran querido”, decía.

Finalmente, el antiguo concejal de Movilidad aclaraba que desde su punto de vista no es necesaria la constitución de una Comisión Especial Informativa para investigar el caso, ya que se muestra abierto tanto a la oposición como a los ciudadanos o cualquier otro colectivo para aclarar el asunto, “pero quieren hacer ruido, nada más”.

A pesar de todo, Caballero reconoce que debía haber salido “mucho antes” a la palestra para “aclarar lo que está ocurriendo, con insinuaciones, presiones y chantajes velados”, pero pecó de inocente al pensar que “lo mejor para la ciudadanía era mantenerlo en silencio”, y más apelando al “clima laboral complicado que existe en distintas áreas del Ayuntamiento”. Sin embargo, el caso ya está en manos de los servicios jurídicos municipales desde que se tuvo conocimiento del envío de estos anónimos.