Daimiel

Cada jueves se reparten las prendas a las familias necesitadas que lo solicitan, en horario de 16:00 a 18:00 horas. En ese tiempo se atienden a un máximo de 10 familias que también precisan de otras prendas de hogar como cortinas, sábanas o toallas

El ropero de Cruz Roja Daimiel ayuda a más de 400 personas al año

Es el único recurso de este tipo que se conoce en la provincia y que abre sus puertas también los lunes para quienes deseen proporcionar ropa a la ONG

La Comarca

19/03/2017

(Última actualización: 19/03/2017 21:58)

Imprimir

El ropero de Cruz Roja supone una opción útil y solidaria para dar salida a la ropa que ya no se utiliza. Una iniciativa que ayuda a más de 400 personas al año y en la que participan cinco voluntarias dirigidas por Ezequiela Gallego, responsable de este recurso en Cruz Roja Daimiel.

Este ropero abastece de prendas de vestir a diferentes familias necesitadas no sólo de Daimiel sino de diferentes localidades cercanas como Bolaños, Manzanares, Villarrubia de los Ojos o Valdepeñas, ya que es el único recurso que Cruz Roja tiene en la provincia.

El lunes, en la sede de la ONG situada en la calle Arenas, es el día escogido para quien quiera colaborar lleve hasta su sede la ropa en buen estado que ya no utiliza, en horario de 16:00 a 18:00 horas. En cambio, las familias que requieran de este ropero deberán acudir los jueves en el mismo horario, donde cada día se atiende a un máximo de diez familias.

Miriam Romero, técnico de Cruz Roja en Daimiel, señalaba que el ropero también acepta otro tipo de prendas en ropa de hogar como sábanas, cortinas o toallas. “Cada familia recibe un número, después solicita el tipo de ropa que necesita, la talla y ya ellos eligen, siendo imprescindible que estas personas lleven su carné de identidad”, según explicaban Romero y Gallego.

Desde la asamblea local realizan un llamamiento a aquellas personas que tengan ropa en buen estado y quieran deshacerse de ella, porque es un recurso muy solicitado que se incrementa en épocas de recolectas agrícolas, dado que “muchos de los temporeros de la zona no traen apenas ropa y acuden a este servicio”, subrayaba Romero.