Manzanares

Un pregón “políticamente incorrecto” y “correcto apolíticamente”

Pregón en Manzanares: “El carnaval es el resumen de una vida en unos pocos días”

Espectáculo “diferente” de Lazarillo TCE con numerosas referencias a temas y personas de Manzanares

La Comarca

25/02/2017

(Última actualización: 26/02/2017 20:25)

Imprimir

Tal y como se anunció, fue un pregón “políticamente incorrecto” y “correcto apolíticamente”. El espectáculo que ideó y dirigió Manuel Sánchez-Migallón para abrir el Carnaval 2017 de Manzanares en la noche del viernes, protagonizado junto a sus compañeros del grupo de teatro “Lazarillo, TCE”, resultó muy diferente a lo habitual. Fue un canto a la cultura y a lo manzanareño y un repaso satírico a temas y personas de la localidad del que no se libraron los gobernantes municipales. Y es que, como se dijo en el pregón, “el carnaval es el resumen de una vida en unos pocos días”.

El público que acudió a la carpa de “La Pérgola” disfrutó, reflexionó y, en algunos momentos, se emocionó. El pregón de Manuel Sánchez-Migallón tuvo todo eso, pero también fue esencia misma del carnaval, con disparate, sátira, crítica, música y teatro. “El carnaval es la voz del pueblo hecha sátira, es vivir unos días haciendo teatro”, se escuchó sobre el escenario en la representación coral que los “lazarillos” hicieron del guion escrito por el pregonero.

El espectáculo, de alrededor de una hora, tuvo momentos estelares. El primero, nada más comenzar, cuando solo ante el público, y pertrechado con la centenaria guitarra de su abuelo Juan Sánchez-Migallón, fundador de la Agrupación “Manuel de Falla”, Manuel la alzó y lanzó un beso al cielo para cantar a continuación una original versión del “Mediterráneo” de Serrat. “¡Qué le voy a hacer si yo crecí sobre un escenario!”, repitió este polifacético artista de 30 años que con cuatro ya bailaba jotas manchegas ante el público.

Otro momento destacado llegó cuando se preguntó por qué él tenía que pregonar el carnaval con los grandes “carnavaleros” que hay en Manzanares. Fue el pretexto para tributar un original homenaje a ilustres nombres manzanareños que hacen grande esta fiesta, como Genaro, Peraco, la abuela de la maleta, los Juanes, Candi y tantos otros, sin olvidar a las peñas. Y lamentó que haya quienes se disfracen solo por ganar premios y no se alegren de la victoria del compañero.

Con voz en directo, como en todas las canciones interpretadas, Paco Fernández deleitó al respetable cantando “Mil cosas bonitas”. Eso es el carnaval, según el pregonero, mil cosas bonitas, “el resumen de una vida en unos pocos días”. Entre cada sketch, Manuel Sánchez-Migallón y sus compañeros de “Lazarillo” desgranaron sus mensajes de apertura de unas fiestas que son “nervios y pasión”, y que permiten “disfrazarse de sentimientos”.

Pero como el carnaval también es sátira y crítica, ésta no faltó. Inma Núñez, al estilo de las coplillas que recitaban los ciegos, dio el primer “repasillo”, en el que no pasó por alto asuntos como la luz de la plaza, la fábrica de harinas, las jornadas medievales ni a los “zagalillos”, entre otros.

El “Escuadrón de los modernos”, armados con sus inseparables móviles, ironizó sobre el estilismo de miembros del equipo de gobierno, sus fotos en las obras del colegio Divina Pastora y hasta sobre el espacio reservado de aparcamiento para los concejales tras el Ayuntamiento. Tras las “europrostitutas”, en la revoltosa clase de un colegio se repasó la cultura local y se puso de manifiesto cómo eran las canciones infantiles y qué dicen ahora las letras del reggaeton. Y frente a todo eso, una jota manchega para defender el orgullo de lo nuestro.

El pregón terminó con la interpretación conjunta entre actuantes y público de una versión carnavalesca de “Mi gran noche” de Raphael. La concejala de Festejos, Esther Nieto-Marquez, entregó una placa de agradecimiento al pregonero. Después se retiraron las sillas y comenzó el baile, amenizado esta primera noche por la Orquesta “Diamante, show del calvo”.