Puertollano

Han remitido una carta a las autoridades competentes en la materia para que pongan cartas en el asunto

La AMPA del colegio María Inmaculada muestra su "oposición y disconformidad" con el plan de zonificación escolar para Puertollano

La Comarca

24/02/2017

(Última actualización: 25/02/2017 10:35)

Imprimir

La AMPA del colegio María Inmaculada de Puertollano remitía el 23 de febrero una carta al consejero de educación del Gobierno de Castilla-La Mancha, Ángel Felpeto, al director provincial de Educación, Francisco José Navarro, y a la concejal de Educación del Ayuntamiento, Ana Muñoz, a través de la cual quiere mostrar su oposición y disconformidad con el plan de zonificación escolar para Puertollano.

Bajo esta líneas les dejamos el escrito en su totalidad:

Puertollano, 23 Febrero 2017

Estimado Sr.

Con respecto al PLAN DE ZONIFICACION ESCOLAR para PUERTOLLANO, decidido por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha procede significarle nuestra TOTAL OPOSICION Y DISCONFORMIDAD CON EL MISMO, por cuanto:

PRIMERO. Se ha realizado prescindiendo de los trámites establecidos y fijados en la ORDEN 5/2017, de 19 de Enero, de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de desarrollo del proceso de admisión del alumnado en los Centros docentes públicos y privados concertados que imparten enseñanzas del segundo ciclo de Educación Infantil, Educación Primaria, Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato en Castillo La Mancha.

En concreto lo preceptuado en el art. 4. que, literalmente, señala:

“1. Las Direcciones Provinciales de la Consejería competente en materia de educación, previa consulta a los sectores afectados y al Consejo Escolar de la Localidad, si éste estuviera constituido, delimitarán anualmente, para las enseñanzas obligatorias y del segundo ciclo de Educación Infantil, las áreas de influencia en aquellas localidades en las que haya más de un centro público o privado concertado, considerando la población escolar en función de la evolución urbana y demográfica de la localidad y de su entorno, así como la capacidad autorizada de cada uno de los centros, y delimitará las áreas limítrofes a las anteriores.

A este respecto, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 5, apartados 1 y 2 del Decreto 1/2017, de 10 de enero, las resoluciones que se dicten deberán garantizar que cualquier domicilio quede comprendido, al menos, en el área de influencia de un centro público.”

Como queda expuesto, no se ha realizado dicha consulta que, conforme a la norma citada, es trámite obligado y cuya inobservancia vicia de nulidad la zonificación acordada por la Administración educativa. Es perfectamente constatable que no se han efectuado consultas con los sectores afectados, ni siquiera con el Consejo Escolar de la localidad que no ha sido convocado al fin referido.

Como queda dicho, ignorar la participación de los sectores directamente afectados en la programación general de la enseñanza y, por ende, en la delimitación de las áreas de influencia es susceptible de afectar de nulidad todo el proceso de admisión del alumnado de la localidad de Puertollano, una vez que la falta de observancia de este trámite (que en este caso se revela imprescindible), puede determinar la nulidad todo su desarrollo y, por tanto, la ineficacia de cuantas decisiones pudieran adoptarse en materia de escolarización con efectos del curso 2017/2018. Todo ello, con el consiguiente perjuicio de los niños y niñas de nuestra Ciudad y de quienes, en su nombre, quieren decidir su escolarización en el Centro educativo que responde a su más libre elección y propias convicciones.

La ausencia de intervención de los sectores afectados en la delimitación de las zonas de influencia a efectos de admisión, contraviene la Ley 3/2007, de 8 de marzo, de Participación Social en la Educación en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, que es exponente – uno más – de la necesaria formación del consenso en torno al proceso de escolarización y expresión del mandato ineludible enunciado por la Constitución española en su artículo 27.5. (“los poderes públicos garantizan el derecho de todos a la educación, mediante una programación general de la enseñanza, con participación efectiva de todos los sectores afectados y la creación de centros docentes.”)

SEGUNDO. Lo expresado hasta aquí no es una mera declaración relativa al proceso de formación del consenso necesario sino que habría de tener el efecto práctico y justificado de corregir la delimitación de la ZONA 1.

Dicha delimitación, - limitación propiamente dicha - provoca el extrañamiento de las familias que pueden considerarse “demandantes naturales” de nuestro centro y enrarecen el criterio de proximidad domiciliaria cuando, como es de ver, postergará la valoración de este criterio de aquellos solicitantes de plaza escolar cuyo domicilio se encuentra a escasos metros de nuestro Colegio.

La calle Libertad, hito delimitador de esta zonificación artificiosa (ZONA 1 que comprende a nuestro Colegio), discurre entre la Iglesia de la Asunción y el Ayuntamiento de la ciudad, con lo que alumnos que vivan en las calles limítrofes (a escasos 100 metros de nuestro colegio) podrían ser excluidos del Centro por aplicación de la actual zonificación.

Es obvio que con esta delimitación, que desatiende los criterios que informan la normativa de admisión, se perjudica a los solicitantes que viven más cerca de nuestro Colegio, yendo en contra del espíritu de la Orden citada que proclama, como espíritu orientador de la misma, conciliar el ámbito familiar y el laboral favoreciendo el cuidado y atención de los hijos e hijas, y la armonización del trabajo y de la vida personal y familiar de los padres, lo que entendemos que, únicamente, puede lograrse atendiendo a criterios de proximidad.

Entendemos que se ignoran los principios que informan la normativa de admisión, a partir del modelo de zonificación que se pretende aplicar, donde muchísimas familias se verán perjudicadas en horarios y sus consiguientes quehaceres diarios, pues se verán obligadas a realizar desplazamientos hasta centros docentes bien alejados de su domicilio familiar.

En definitiva, a los aspirantes a la escolarización de otras zonas más que próximas a nuestro centro se les deja fuera sin causa, en virtud de una delimitación artificiosa, basada, simplemente, en partir en tres sectores la localidad, a partir de tres ejes trazados sobre las dos calles más importantes y de mayor extensión de la ciudad (avenida 1º de Mayo y calle ancha) y la vía del tren Ave, sin que pueda apreciarse en tal delimitación ningún criterio educativo ni conciliador de las demandas de las familias.

Se reitera que, de este modo, se privará a las familias solicitantes de nuestro Centro, sin causa que lo justifique, de la puntuación que, con toda lógica, habría de merecer su proximidad domiciliaria, lo que hace del mismo criterio adoptado una condición excluyente, contraria a la libre elección de centro.

TERCERO. Por todo lo expuesto invitamos al estudio consensuado de un nuevo modelo de zonificación, interpelando a esa Administración educativa para que modifique el actualmente instaurado, que ha sido realizado de forma unilateral y, por tanto, sin el dialogo y el consenso necesario, eludiendo la participación de los sectores directamente implicados. Dicha participación, elemental y fructífera, habría de permitir una zonificación que concilie los derechos en juego, a partir del proceso legalmente establecido.

Creemos deben tenerse en cuenta las particularidades estructurales de la localidad, calles y barriadas, porque puede darse la paradoja que determinadas calles atendiendo a su numeración den la oportunidad a unas familias de asistir a nuestro Centro mientras que otras sean derivadas, sin causa a un centro que no constituye su opción preferente, de forma ilógica e injustificada.

Lo que pedimos es que se garantice el libre ejercicio de la elección de Centro, amenazado en este caso, pues, a partir de una delimitación tan artificiosa como injustificada, la posibilidad de indicar hasta seis opciones de centro en la solicitud de admisión, no permitirá ver cumplidas las más elementales expectativas de las familias solicitantes, una vez que se desatiende, de forma flagrante, un criterio no sólo legal sino también racional, como es el de la proximidad domiciliaria.

En espera de lograr una respuesta a nuestras legítimas y fundamentadas peticiones, que compartimos con la entidad titular del Centro, aprovechamos la presente para saludarles atentamente.

Fdo. ANA MARIA MERINO MONSALVE. Presidente

Fdo. ASDRUBAL ABENGOZAR MUÑOZ. Tesorero.