Ciudad Real

XVIII Curso de Formación Continuada de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria

Carolina Gutiérrez: “La alergia a la proteína de la leche de vaca tiene buen pronóstico en los lactantes”

La Comarca

27/01/2017

(Última actualización: 27/01/2017 20:08)

Imprimir

La Dra. Carolina Gutiérrez Junquera, Facultativo Especialista de Área del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid), impartió la ponencia “Protocolo de alergia IgE no mediada”, dentro del XVIII Curso de Formación Continuada de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria que promueve la Sociedad castellanomanchega, presidida por el Dr. José Luis Grau Olivé. El presidente explicó que en los dieciocho años que llevan en marcha estos cursos, el tema a debate aún no se había abordado, y presentó a la ponente como una de las mayores expertas en esta patología. Asimismo agradeció la asistencia del pediatra José García - Sicilia López, presidente de la Sociedad de Pediatría de Madrid y Castilla La Mancha.

Para empezar, “una alergia IgE no mediada es una reacción adversa, generalmente a un alimento, que se desarrolla por un mecanismo inmunológico, es decir, que el organismo reacciona en contra de ese alimento”. Se denomina IgE no mediada, explica la doctora, “porque las pruebas de alergia, las que todo el mundo entiende, en los brazos o las pruebas de sangre salen negativas”. No hay que confundirlo con intolerancia que no interviene un mecanismo inmunológico. “En ese caso sería fundamentalmente a la lactosa que es un hidrato de carbono, no una proteína. La encima que digiere la lactosa tienen una actividad disminuida y se acumula lactosa en el tubo digestivo y se tiene diarrea, vómitos, etc. Con la alergia IgE no mediada, se produce una reacción inmunológica que hace que el intestino y también la piel se inflamen y hasta que no quitamos la proteína eso no desaparece”.

La sesión se centró, básicamente, en la alergia IgE no mediada a la proteína de la leche de vaca, “muy común en los lactantes, aunque puede darse con otras proteínas como el huevo, soja o gluten”. Los síntomas, continuó la Dra. Gutiérrez, “no son tan inmediatos a tomar el alimento, por lo que este tipo de alergia es más difícil de diagnosticar. Generalmente los síntomas más importantes son del tubo digestivo; los bebés vomitan con frecuencia, tienen diarrea, no ganan peso, rechazan el biberón y a veces tienen incluso mucho eccema”.

Es, como dice la doctora, más difícil de diagnosticar que una alergia IgE mediada. “Se debe, por lo tanto, pensar en ella, con síntomas guías que tenemos que conocer e identificar, eliminar el alimento y ver que mejora, y en algunos casos, introducirlo de nuevo. En estos momentos no tenemos ninguna analítica ni en sangre ni en piel que nos ayude. Por eso es importante el diagnóstico clínico”.

Por lo tanto, no hay medicamentos para afrontar esta alergia cuyo tratamiento pasa por eliminar el alimento. Sin embargo, “la mayoría de lactantes acaban alcanzando la tolerancia relativamente pronto, al año o dos años de edad, por eso, periódicamente, hacemos una prueba de reintroducción para comprobar si la alergia ha desaparecido”.

En el caso de la alergia a la proteína a la leche de vaca, la prevalencia mayor es en el lactante, de entre todas las alergias está en el 2%-3% contando la IgE y no IgE. El pronóstico, sobre todo de la no mediada, “es bueno porque se alcanza la tolerancia casi al 100% en el primer o segundo año”. Como comenta la Dra. Carolina Gutiérrez, “parece que hay un papel de inmadurez del tubo digestivo del lactante que hace que se manifieste”. En el caso de la IgE mediada “muchos niños también lo superan, pero el porcentaje es menor, y el tiempo que tarde en superarla, mayor”.

Para finalizar, la doctora recomendó a los pediatras tener muy claro los síntomas clínicos para poder reconocerlos en los lactantes, y establecer una buena relación con los padres, coordinada, para determinar que estos síntomas, que a veces son un poco inespecíficos, están relacionados con la introducción de la proteína de vaca, y mejoran al retirarla.

La ponencia “Protocolo de alergia IgE no mediada” es la tercera de las cinco sesiones que completarán el XVIII Curso de Formación Continuada que promueve la Sociedad de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria de Castilla-La Mancha. En breve abordarán ‘Manifestaciones dermatológicas de enfermedades sistémicas’ e ‘Intolerancia a azúcares en la infancia: no todo es intolerancia a la lactosa’.