Región

Fundación Mapfre apuesta por la formación en Ciudad Real, clave para evitar un incendio y salvar la vida

39 personas recibieron asistencia hospitalaria por quemaduras y 9 fallecieron por causa de un incendio en Castilla-La Mancha en 2014

Fundación MAPFRE presenta la XI Edición de la Semana de la prevención de Incendios

La iniciativa tiene como objetivo ayudar a la población a identificar los riesgos y saber cómo actuar en caso de incendio

La Comarca

24/10/2016

(Última actualización: 25/10/2016 07:48)

Imprimir

Más formación y concienciación en la prevención de incendios es el mensaje clave con el que Fundación MAPFRE quiere llegar este año a la sociedad en esta materia, un llamamiento que se dirige principalmente al segmento con mayor riesgo y que más víctimas registra, el de mayores de 65, que debería conocer qué medidas son las más adecuadas y eficaces para proteger su hogar y salvar la vida.

También recuerda la importancia de que los ciudadanos conozcan las pautas necesarias en caso de emergencia, una asignatura pendiente, y la necesidad de que instalen detectores en sus casas, el sistema más efectivo y económico para sobrevivir en caso de fuego por la noche y mientras se duerme.

Así lo ha puesto de manifiesto Fundación MAPFRE en el transcurso de la presentación de la XI edición de la Semana de Prevención de Incendios, que ha tenido lugar hoy en Ciudad Real, y que cuenta con la colaboración de la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB) y Emergencias, y el Cuerpo de Bomberos de Alcázar de San Juan.

Se trata de una iniciativa, que se celebrará en esta provincia hasta el 28 de octubre y que recorrerá 35 ciudades españolas, con el objetivo de difundir pautas de autoprotección para que los ciudadanos tomen conciencia de los riesgos de incendios que pueden presentarse en sus hogares y en cómo evitarlos.

Las actividades girarán en torno al hogar, a las comunidades de vecinos y los locales comerciales. El público escolar seguirá siendo prioridad, y aprovechando que este trimestre coincide con el comienzo del curso, se han organizado simulacros, talleres y charlas de prevención de incendios, otras para aprender a utilizar un extintor e instalar un detector de humos y para poder ayudar a una persona que ha quedado atrapada en un incendio en condiciones de visibilidad nula.

Además, como iniciativa pionera, en todas las ciudades en las que se desarrolla la campaña, Fundación MAPFRE instalará una “Casa de Evacuación”, que consiste en una estructura hinchable que simula una vivienda inundada de humo inocuo, donde los niños aprenderán a actuar en caso de incendio y a orientarse en los espacios donde el humo impide la visibilidad para conseguir escapar del habitáculo.

En este lugar, que estará instalado hoy en Alcázar de San Juan, niños y mayores podrán realizar actividades lúdico-didácticas relacionadas con la autoprotección, para aprender las normas básicas de evacuación en caso de incendio, así como los primeros auxilios.

En este sentido se ha referido Francisco Gallego, Director de Oficina de MAPFRE en Quintanar de la Orden, quien ha hecho hincapié en la importancia que tiene la formación a la hora de prevenir un accidente, especialmente durante las primeras etapas educativas.

También ha destacado que un total de 182 personas perdieron la vida por un incendio en España en 2014, que más de 3.000 personas son hospitalizadas anualmente por una quemadura; y que el 55 por ciento de las víctimas mortales en incendios son personas mayores de 65 años, en su mayoría hombres, que fallecen como consecuencia bien de un incendio provocado por incidentes eléctricos, radiadores, chimeneas, braseros, el propio hábito de fumar en la cama, o bien de una explosión en la vivienda.

Además, ha hecho referencia a los datos oficiales del INE, en los que se destaca que en 2014 en Castilla La Mancha, se ha dado asistencia hospitalaria por quemaduras a un total de 39 personas, de las que el 72% eran hombres y 7 de las cuales eran menores de 10 años, “que no son lo más preocupante, ya que muchas víctimas en España fallecen debido a la inhalación de humos tóxicos y la falta de oxígeno: los detectores de humo en estos casos son la mejor medida preventiva”. Hubo además 9 fallecidos

Los datos empeoraron en 2014, rompiéndose una tendencia a la baja que duraba cuatro años. Pero a falta de cerrar los datos estadísticos, podemos adelantar que en España, en 2015, las víctimas mortales en incendios bajaron un 20 por ciento con respecto al año anterior.