Daimiel

La noche del viernes en el Teatro Ayala

El público de Daimiel en pie con el estreno de ‘Pictogramas’

Los asistentes, algo más de un centenar, disfrutaron de una obra cargada de emociones y sentimientos sobre la historia de un niño autista y su madre, condenados a no poder comunicarse

La Comarca

25/09/2016

(Última actualización: 25/09/2016 22:21)

Imprimir

El Teatro Ayala acogió la noche del viernes estreno de la obra de teatro ‘Pictogramas’, producción que ha dirigido por el canario Carlos Alonso Caballero sobre el texto de Tomás Afán Muñoz, y que llevó hasta el escenario a únicamente dos actores protagonistas: Aníbal Fernández, que interpretaba a Pedro, un niño con trastorno autista, y a Pilar Hernández, que se ponía en la piel de la madre de Pedro. Una pareja condenada a no poder comunicarse, ni expresarse los sentimientos de manera recíproca, y que viven en un intento constante de mejorar una calidad de vida, vetada a las personas con este tipo de trastornos.

Un público claramente emocionado se alzó en pie para aplaudir a los dos actores, igual que a los implicados en la adaptación como el ya nombrado director Carlos Alonso Caballero, a Esther Acevedo, coreógrafa o Jacinto Díaz, encargado del diseño de iluminación.

El alcalde, Leopoldo Sierra, reconocía al finalizar la obra que salía gratamente sorprendido, y que había aprendido mucho de un trastorno del que casi no se sabe nada. También afirmaba, que salía de la obra “realmente impresionado, por el trasfondo, el mensaje y la carga emocional” de la misma.

Por su parte, Aníbal Fernández, protagonista de la obra, aseguraba que las sensaciones eran “muy buenas”, ya que para un actor levantar a su público es “lo más grande que se podía conseguir”. Fernández explicaba que el texto original constaba de cuatro personajes, pero al adaptarlo a solo dos se trasmiten unas emociones que él decía haber sentido también.

Finalmente, Carlos Alonso Caballero, gratamente satisfecho con la reacción de público, reconocía que con este tipo de obras de teatro, al final se pretende “acercar al público temas que por desgracia no son muy conocidos, concienciar a la gente de ellos, y sobre todo hacer sentir a un público que no vaya comúnmente al teatro”, pues ahí radica la dificultad a la hora de interpretar. En relación a ello, el mismo viernes por la mañana, los alumnos del Instituto Ojos del Guadiana, pudieron disfrutar de un pase especial, en el que visualizaron la obra y compartieron un coloquio junto a los actores, donde como el propio director reconocía se les veía “emocionados, asombrados y preguntando muchas cosas que querían conocer de la obra”, a pesar de ser un público “bastante complejo” por su edad.

En un futuro esperan poder llevar la obra teatral por todas las localidades de España que lo deseen, aunque como también reconocía Carlos Alonso, “actualmente el teatro, y la cultura en general, no está viviendo su momento de mayor auge en el aspecto económico.”