Ciudad Real

Ante los diferentes casos que se han producido

CSIF pide al Ayuntamiento de Ciudad Real medidas inmediatas para impedir nuevas agresiones a sus empleados

El sindicato reclama protección específica en determinados centros y servicios

La Comarca

14/09/2016

(Última actualización: 15/09/2016 13:22)

Imprimir

El sindicato CSIF muestra su apoyo a los trabajadores municipales que han sufrido agresiones físicas y verbales en los últimos meses y exige a la alcaldesa acciones contundentes e inmediatas para frenar y evitar este tipo de quebrantos de la seguridad y salud de los empleados públicos.

A día de hoy sigue sin existir ningún mecanismo para hacer frente a dichas agresiones y tampoco hay registro alguno de estas situaciones. La existencia de un Protocolo de actuación común a todos los empleados, saber qué pasos han de seguirse y que la Corporación conozca los datos reales de agresiones es el primer paso para frenar las mismas.

El sindicato recuerda que ya presentó en diferentes ocasiones a la corporación municipal la implantación de un Protocolo contra agresiones a funcionarios públicos en el que, entre otras medidas, pedía protección específica en determinados centros y servicios.

En este sentido, el pasado mes de mayo CSIF reclamó:

• Reforzar las plantillas.

• Que la violencia sea contemplada como un objeto de la acción preventiva, haya o no antecedentes de la misma, en el marco de un protocolo para el conjunto de las administraciones públicas, incluido Instituciones Penitenciarias.

• Una formación adecuada para la detección de las situaciones violentas, la protección y el manejo de conflictos.

• Incremento de las medidas de protección.

• Promover una campaña ciudadana que promueva la dignificación del trabajo del empleado público, el rechazo a la agresión y en definitiva una cultura de tolerancia cero hacia la violencia contra los empleados públicos.

• Considerar al empleado de las administraciones como agente de la autoridad pública, tal y como sucede con los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, el personal docente y el sanitario, con el fin de que el testimonio sea válido como prueba ante una agresión.

• Inclusión del personal de Instituciones Penitenciarias en el Protocolo de Agresiones.

• Incluir en el protocolo las agresiones internas (agresiones de compañeros de trabajo).

• Sensibilizar a los responsables de los centros de trabajo.

• Grabación de llamadas telefónicas.

De la misma manera, el Acuerdo Marco firmado en el ayuntamiento de Ciudad Real recoge en su Artículo 32. que tanto la Seguridad como la Salud son derechos irrenunciables y deberes ineludibles y en este sentido asumió el compromiso de garantizar la protección de la seguridad y salud de todos los empleados municipales, el cumplimiento de toda la legislación de prevención de riesgos laborales y la mejora continua del sistema de gestión de la Prevención de riesgos laborales.