Puertollano

La pasada semana Huellas daba cuenta de dos nuevos casos: Tirso y Eritrea

Continúa el abandono y maltrato de animales en Puertollano

Por otra parte, el perro recogido en la Barriada El Carmen, Sean, ha sido operado y continúa su recuperación en una casa de acogida

La Comarca

29/08/2016

(Última actualización: 30/08/2016 11:07)

Imprimir

El verano sigue su curso y en Puertollano, al igual que en muchas otras ciudades de España y del resto del mundo, continúa el abandono y maltrato animales, concretamente de perros en este caso. Así, según informa la Protectora de Animales y Plantas Huellas en su cuenta de Facebook, el pasado 27 de agosto volvieron a recibir aviso de un perro en mal estado, y tras acudir al lugar donde se encontraba con el “corazón encogido” la historia se repite.

Los voluntarios localizan a un “perro desnutrido, desvanecido y sin fuerzas”. Es de raza bóxer y le han llamado Tirso. Fue recogido en un barrio de Puertollano tras el aviso de la Policía y llevado posteriormente al veterinario, donde se le ha detectado que es positivo en leishmaniasis. Huellas asegura que “a pesar de su estado es un perro super cariñoso y que no deja de mover la cola, se posa en tu pecho para que no dejes de acariciarlo”. Tirso, gracias a esta protectora va a comenzar su tratamiento y enseguida empezará a ponerse bien. “Como el caso de Sean el camino será largo pero tendrá su recompensa”, sostienen.

La galga Eritrea

Por otro lado, el pasado 26 de agosto, la misma entidad publicaba otro caso de maltrato y abandono de galgos, los “desechos” de todos los años… “Cada vez que encontramos un perro abandonado nos parte el corazón y no entendemos nada. ¿Cómo se puede abandonar a alguien que forma o debería formar parte de la familia?”, se pregunta Huellas en su perfil.

En esta ocasión, Huellas encontró a la galga Eritrea al lado del cementerio municipal de Puertollano, consumida por la sarna, llena de heridas y a punto de morir por deshidratación. Tras diversas acciones para poder recogerla, y “a pesar de ser muy difícil atrapar a un galgo asustadizo”, los voluntarios lo consiguieron “porque su cuerpo ya no le respondía, no podía ni levantar sus patas traseras”.

En este momento Eritrea ya está en Huella, “por fin en buenas manos”. No obstante, ahora toca curarle las heridas físicas y psíquicas, y cuando esté recuperada intentarán encontrarle una familia, “alguien que por fin sepa darle el amor que todo ser vivo necesita”.

Sean continúa su recuperación tras la operación en una casa de acogida

Finalmente, por todos era conocido el caso de Sean, un perro rescatado el 15 de agosto en la Barriada El Carmen de Puertollano en los huesos, 13 kilos, lleno de heridas ya cicatrizadas y una raja profunda en el cuello, que podría presumiblemente haber sido utilizado como sparring en peleas.

Gracias a las donaciones de los ciudadanos de Puertollano Sean continúa su recuperación tras muchos cuidados y una operación en la que le colocaron la cadera y cortaron la cabeza del fémur. Los veterinarios aprovecharon que estaba anestesiado y para evitarle otra anestesia futura y también fue esterilizado. Ahora descansa y se recupera en una casa de acogida.

Conozca la historia completa de Sean.