Región

“Es intolerable que las autoridades francesas y su policía consientan estas actuaciones e incluso se dude de la trazabilidad del vino español, en vez de perseguir a los autores de estos atentados”

ASAJA CLM exige medidas contundentes ante el ataque de los franceses al vino español

La Organización recuerda las exportaciones franceses de leche a precios ridículos

La Comarca

12/08/2016

(Última actualización: 12/08/2016 23:58)

Imprimir

La Asociación Agraria-Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Castilla-La Mancha ha exigido al Ejecutivo español medidas contundentes ante el ataque a una empresa francesa encargada de la importación de vino español, que ha destruido 50.000 litros que se acumulaban en sus instalaciones.

La Organización Agraria considera que la acción del Gobierno español no debe limitarse a una actuación diplomática o meras notas oficiales de queja ante el Gobierno galo y exige trasladar este asunto a instancias comunitarias a fin de que se adopten las sanciones pertinentes, así como, las medidas necesarias para erradicar estas prácticas violentas contra vinos españoles.

A juicio de ASAJA de Castilla-La Mancha, “es intolerable que las autoridades francesas y su policía consientan estas actuaciones e incluso se dude de la trazabilidad del vino español, en vez de perseguir a los autores de estos atentados”.

ASAJA de Castilla-La Mancha ha advertido de que Francia es el principal importador de vinos españoles, tanto en tintos como en blancos, por lo que este tipo de distorsiones en las relaciones comerciales podrían generar un grave problema para los intereses de los viticultores españoles.

La Organización Agraria ha subrayado que, actualmente, en la Unión Europea impera el libre mercado y ha comparado el mercado del vino con el de la leche recordando al país vecino que, al igual que Francia importa vino español nuestras industrias compran leche francesa a precios ridículos, sin que por ello hayan efectuado ninguna protesta.

La Organización confía en que de una vez por todas las autoridades comunitarias tomen cartas en el asunto porque, de lo contrario, no descarta iniciar una campaña de rechazo a las industrias agroalimentarias instaladas en España.