Cultura

Enamorado del Circo

Entrevista a José Antonio Gallego, “Circólogo”

Mientras haya niños en el mundo, el Circo no morirá. (Charlie Rivel)

José Belló Aliaga

09/08/2016

(Última actualización: 09/08/2016 19:54)

Imprimir

José Antonio Gallego es una persona afable, cordial, muy educado y mesurado siempre, inteligente, tranquilo, agudo, sagaz, y sobre todo un enamorado del circo, un verdadero experto en temas circenses y de ilusionismo. Es “Circólogo”. Es Garguy.

Ingeniero Electrónico

“Aunque siempre he tenido una gran afición por las diversas trayectorias artísticas”, mis estudios han sido totalmente técnicos” afirma José Antonio.

“En 1977 obtuve el Título de Ingeniero Electrónico y coincidiendo con los estudios se desarrolló mi interés por la lectura, el cine, el teatro, considerando que en el aspecto musical, mis limitaciones son muchas”.

“Mi vida laboral ha sido, prácticamente, en una misma empresa multinacional, de la que estoy jubilado. Empresa que, por cierto, pocos años después cesó sus actividades. En la actualidad, aparte de la lectura y el cine, transcurre mi vida con las aficiones al circo y al ilusionismo”

Afición por el Circo

“Hace más de 50 años y en una ciudad veraniega norteña, en tiempo de feria, se instaló una carpa de circo. Se despertaron recuerdos de cuando, en mi niñez, mis padres nos llevaban a todos los hermanos a las sesiones infantiles del madrileño Circo de Price”.

“No recuerdo el nombre del circo instalado en la feria, solo un cartel pintado en el que anunciaban a un gran “alhambrista”, con “h” intercalada”.

“Me causo tal impresión que al retorno a Madrid empecé a ir a las sesiones del Price, aprovechando lo que en aquella época se denominaba “claque”, entradas a bajo precio con la única obligación de aplaudir aún en números de poco valor. También existía en los teatros”.

“Desde ese año 1955 se puede decir que no deje de presenciar ninguna función en Price (alguna se me escaparía)”.

“Desgraciadamente, este bonito local fue demolido el año 1970 en aras de la evolución inmobiliaria”.

“Paradójicamente en su solar se construyó un edificio de oficinas que ahora aloja al Ministerio de Cultura.”

Significado de “Circólogo”

“En una tertulia se debatió sobre el calificativo con el que se debía denominar a la persona amante del circo”.

“¿Amante? ¿Aficionado? Estaría bien para el que le gusta el espectáculo circense. Se podría llamar también “Circófilo”.

“Para el entendido, bien por trabajo o afición, esta palabra se queda pequeña”.

“La palabra historiador quizá sea un poco presuntuosa”.

“Alguien recordó que para los entendidos en música, la Real Academia de la Lengua recogía la definición de musicólogo (como a los del flamenco, flamencólogos)”.

“Así pues, considerándome conocedor y entendido en las artes circenses, me permito autodenominarme "Circólogo”.

“Aunque no recogido en el DRAE, (Diccionario de la Real Academia Española) tiene la misma construcción que musicólogo o flamencólogo”.

Por qué “Garguy”. Significado

“Por los estudios y el trabajo, hasta los años 80 del pasado siglo, no pude incorporarme a una entidad de gran solera y de la que conservo un gran cariño: el CLUB DE PAYASOS ESPAÑOLES Y ARTISTAS DE CIRCO (CLUB DE PAYASOS), cuyo Presidente era el popular Pepe Tonetti, uno de los payasos más conocido y querido del público español”.

“El Vicepresidente, otro payaso de nombre Fany, persona entrañable que tanto me enseñó, al preguntarme el nombre, pronunció de forma inmediata “Garguy”, quizá basándose en mi segundo apellido (García). No sé, me gustó y lo incorporé como nombre artístico”.

Secretario en el Club de Payasos

“En el Club de Payasos fui Secretario durante más de 20 años y, en la actualidad soy miembro de la Junta Directiva de la UNIÓN DE PROFESIONALES Y AMIGOS DE LAS ARTES CIRCENSES (UPAAC). Entidad galardonada por el Ministerio de Cultura con el Premio Nacional de Circo 2015”.

La vida en el circo

“Al principio, mis conocimientos sobre el circo los obtenía viendo espectáculos y leyendo libros y revistas. Con el tiempo fui entablando relaciones con artistas, empresas, etc....y ya me relacioné más con el ambiente circense. Asistí a montajes de carpas, ensayos y preestrenos, así como funciones especiales (muchas veces de homenaje a algún artista). No he llegado a participar en la vida diaria de una compañía, pero sí creo conocer un poco la actividad de los artistas”.

No se pueden permitir un fallo

“Ante todo tienen presente el ensayo. Todo artista sabe que, aparte de las funciones con espectadores, tiene que reservar un tiempo diario para ensayar. Este tiempo puede variar según la especialidad del número a realizar, pero incluso el que pueda parecer más sencillo necesita su tiempo de ensayo. No se pueden permitir un fallo. El algunos casos se puede generar un accidente, en otros un desajuste en la realización podría dar lugar a una variación en el número que desequilibraría el resultado. No existe apuntador como en el teatro, ni posibilidad de “rebobinar” como en cine o televisión. El fallo en un truco (se llama así a cada uno de los ejercicios de los que se compone el número) pude dar lugar a un desastre final”.

“La gran familia del circo”

“Por mi experiencia en el trato con artistas sí he observado que, en caso de necesidad, no dudan en prestarse ayuda mutuamente, no sólo en pista sino también en la vida que podríamos llamar “civil”. Artistas de otros números han sustituido a algún componente que, por lesión o enfermedad, no pueda actuar. Igualmente se “echan una mano” en otras prestaciones: algún complemento de comida, arreglo del vehículo, cuidado de niños, etc...”

“Se les llama “la gran familia del circo” y en realidad así es”.

Pasado, presente y futuro del circo

“El gran momento del circo, sobre todo en España, se desarrolló en los años 60, 70 y 80 del pasado siglo. La aparición de la televisión, la mejora en el nivel de vida (adquisición de coche, segunda vivienda de vacaciones) y la subida del precio de las entradas hizo que disminuyera la asistencia al espectáculo”.

“Esto hizo que algunas empresas cesaran en sus actividades, manteniéndose en la actualidad la mayoría de los circos como empresas familiares. Hay, sin embargo, valiosas excepciones. Habrá en España unos veinte circos”.

“No en toda Europa ha sido así”.

“En Francia existe un distinto tono de valoración al circo. Aparte de grandes nombres de larga tradición circense (Bouglione, Arlette Gruss, Alexis Gruss, Pinder-Jean Richard, Amar, etc...) existen otros que no desmerecen en calidad y que obtienen gran éxito en sus giras anuales”.

“En Gran Bretaña hay también circos de gran tradición, aunque algunos han tenido que cerrar. Aquí la cuestión ha sido la presencia de animales. Caso que expondremos luego”.

El Knie

“En Suiza un gran circo, el Knie de antigua tradición, no impide que otros varios sigan manteniendo sus giras anuales con bastante éxito de público”.

“En Italia el problema está en la gran cantidad de empresas existentes. Más de cien circos están inscritos en el Ente Nazionale Circhi. Para que puedan sobrevivir algunos tiene que realizar giras por países ajenos como Grecia, Turquía y algún país del norte de África. Grandes nombres son: Togni, Orfei, Casartelli, Medrano”.

“Prácticamente en todos estos países, los lugares de instalación están regulados, teniendo accesibles las tomas de agua y electricidad”.

El circo en España

“El circo, en España depende del Ministerio de Cultura, concretamente del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), sin que exista una Subdirección, o como quieran llamarla, que se encargue del circo. En eso están huérfanos”.

“Otro problema es el IVA, imposible de asumir siendo el circo un espectáculo de interés cultural (UNESCO). Además, la instalación de cada carpa depende de la voluntad del Concejal de Cultura de turno, teniendo que obtener en cada localidad el permiso de Arquitectura y Bomberos, así como proporcionarse cada uno sus tomas de agua y electricidad”.

“Animalistas”

“Actualmente están surgiendo los “animalistas” personas, algunas creyéndoselo de corazón pero otras con pensamiento lucrativo, que consideran que los animales en los circos son maltratados y sufren durante sus ejercicios y traslados. Es un tema muy amplio que necesita mucho tiempo para su desarrollo. Solo diré que la inmensa mayoría, por no decir todos, los animales (fieras) de los circos han nacido en cautividad desde varias generaciones”.

El porvenir, en el aire

“El porvenir del circo está en el aire. No faltan artistas, cuando hay un buen espectáculo, el circo se llena. Todos los años, desde 1973, se celebra en Montecarlo un Festival Mundial iniciado por el Príncipe Raniero, hay Festivales en todo el mundo: China, Moscú, Budapest, Ámsterdam, Paris, Sochi (Rusia), y en España se celebra, desde hace cinco años, el Festival Elefant d´Or en Figueres, que en su última edición ha reunido a más de 30.000 personas durante seis sesiones, estando considerado como uno de los cinco mejores Festivales de Circo”.

“Hace falta una legislación a nivel europeo, por lo menos, en que se reconozca el arte circense y se le considere como una forma más de formación cultural”.

Reconocimiento a los artistas españoles

“Quiero romper una lanza por los artistas españoles que han triunfado y triunfan en las pistas internacionales”.

“Recordemos a los anteriores: Charlie Rivel; Miss Mara; Pinito del Oro; Sr. Wences; Rudi-Llata, Emy, Goty y Cañamon; Monroe; Hermanos Tonetti; Ángel Cristo; Familia Arriola; Pepito Álvarez; Picasso y tantos otros que haría esta relación interminable”.

“En la actualidad también existen grandes nombres en circos nacionales y extranjeros: Michael Ferreri; Toti Alexis; Los Gotys; Los Rivelinos; Picasso Jr.; Los Nicols; Ambra e Ives; Los Mitchel; Familia Papadopoulos; Pepin León Trío; Familia Popey y muchos más”.

“Creo que fue Hemingway quien dijo: “El circo es el único lugar del mundo en que se puede soñar despierto”.

“Y sinceramente creo que como dijo Charlie Rivel: “mientras haya niños en el mundo, el circo no morirá”.