Región

A la hora de comer fuera de casa debemos tener en cuenta, entre otras cosas, el tamaño de las raciones, la densidad energética de los alimentos y la composición de la dieta

El consumo moderado de cerveza puede ser una opción saludable y placentera para acompañar las tapas castellano-manchegas

Las bebidas fermentadas, incluidas en la Dieta Mediterránea, son protagonistas de una tradición en nuestro país: el tapeo

Los zarajos aportan una importante cantidad proteínas y lípidos y es una de las tapas más populares en Castilla-La Mancha

La Comarca

19/07/2016

(Última actualización: 19/07/2016 21:05)

Imprimir

Con la llegada de las altas temperaturas lo que más nos apetece para combatir el calor es tomarnos una cerveza con su aperitivo, un hábito social tradicional de los españoles, hasta el punto de que en nuestro país ha surgido el Día Mundial de la Tapa que se celebra el 16 de junio. Pero aprovechar nuestro tiempo libre y el buen tiempo también puede ser compatible con llevar una vida sana. Es importante que en esta época nos decantemos por tapas y bebidas saludables, que hagan compatible el estar con los amigos y disfrutar de nuestro tiempo libre con una vida sana.

Aperitivo y cerveza: opciones saludables

La cerveza es una de las bebidas más populares entre los españoles y se presenta como una alternativa saludable para acompañar el aperitivo por su bajo contenido alcohólico y calórico, siempre que su consumo se realice de forma moderada por adultos sanos y responsables y que no se vaya a conducir o, en el caso de las mujeres, estén embarazadas o en periodo de lactancia, supuestos en los que se puede optar por la cerveza sin alcohol. El consumo moderado está entendido como 2 cañas para los hombres y 1 para las mujeres. Una caña de 200 ml tiene tan sólo 90 kcal y, en el caso de la cerveza sin alcohol, esta cantidad se reduce a una media de 34 kcal/200 ml.

En general, las bebidas fermentadas, incluidas dentro de la Dieta Mediterránea, – cerveza, vino y sidra – se muestran como una excelente opción para acompañar nuestras comidas fuera de casa. En este sentido, es importante que siempre se debe calmar la sed con agua y que para las personas que no puedan o quieran tomar alcohol, la cerveza sin alcohol se presenta como una opción refrescante y saludable.

En España hay diferentes opciones de tapas para acompañar la caña según la materia prima de cada región. La Fundación Española de la Nutrición (FEN) publicó un documento en el que se evaluaba el valor nutricional de los aperitivos por zonas geográficas. Algunas como los zarajos, poupular en Castilla-La Mancha. Es una tapa que tiene un importante contenido de proteínas y lípidos, y es fuente de numerosos micronutrientes como la vitamina B12. Otros micronutrientes que se pueden resaltar en este producto son: hierro, fósforo y niacina.

“La hora del aperitivo”

Mantener nuestros hábitos de vida saludable puede ser más complicado en verano. La Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) recoge en el documento “Papel del consumo de cerveza en el tratamiento dietético del obeso” una serie de pautas que nos permitan mantener el equilibrio en las comidas sin marcarse unas rigurosas restricciones. Por ejemplo, hay que tener en cuenta el tamaño de las raciones, la densidad energética y proporción de los alimentos para evitar arrepentimientos posteriores. Ante la cantidad de aperitivos, siempre hay que elegir entre aquellos poco calóricos como es el caso de mariscos, moluscos o vinagretas, y en el caso de tomar pinchos con alto valor calórico, hay que compensarlos con una comida o cena ligera.

Relacionado con el estilo de vida, SEEDO también aconseja dedicar tiempo al ejercicio físico. La mejor manera es programar un ejercicio moderado que nos guste durante la mayor parte de los días de la semana, dedicándole unos 30 o 40 minutos al día.

CINCO CONSEJOS PARA UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE

- Controlar el tamaño de las raciones: es mejor que prime la variedad frente a la cantidad.

- Evitar el consumo habitual de alimentos muy energéticos o ricos en grasas saturadas.

- Repartir la comida a lo largo del día en cinco tomas, realizando ingestas ligeras a media mañana y media tarde, para evitar estar muchas horas con el estómago vacío.

- Limitar la comida rápida, conocida como “fast food” o bocadillos hipercalóricos.

- Comer despacio, en un lugar adecuado y siempre que se pueda en familia: Dedicar un mínimo de 40 minutos a la comida del mediodía.