Opinión

11-M Cartas al director

En qué estaba yo cuando el atentado en Niza

Artículo de opinión de Eulogio Paz Fernández , padre de Daniel Paz Manjón, asesinado a la edad de 20 años por terroristas islamistas el 11 de marzo de 2004 en un vagón del tren de cercanías en la estación de "El Pozo", Madrid

Eulogio Paz Fernández

19/07/2016

(Última actualización: 19/07/2016 21:03)

Imprimir

Suele ocurrir que cuando, llegado el mismo día, se rememora la fecha del once de marzo de dos mil cuatro, hay quienes se paran a recordar y reflexionar sobre qué hacían o pensaban aquel día a aquella hora de los atentados del terrorismo islamista en los trenes de cercanías de Madrid. De igual manera, me he parado a pensar en qué hacía o pensaba yo en el momento del atentado en Niza: Pues estaba pensando en la forma de dar cuerpo en mi Blog a dos noticias que de alguna manera, más de doce años después seguían todavía la estela dejada por los atentados yihadistas del 11-M.

La dinámica actual de los atentados del terrorismo islamista hace que haya noticias que se superpongan rápidamente, que algunas pasen casi al olvido o se diluyan sin que se haya podido hacer un análisis a fondo más allá de tuits, retuits, pequeñas notas de whatsapp o de facebook.

Las dos noticias en las que pensaba yo cuando se produjo el atentado en Niza

Primera noticia

La enhorabuena de la periodista Julia Otero: La intensidad informativa es tanta que no queremos que sepulte una noticia que su protagonista merece que sea conocida. Él y la salud democrática de España. Me refiero al que era jefe de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, cuando ocurrió la masacre del 11 M en Atocha.

12 años después, 12 que habrán sido extraordinariamente largos para el comisario Sánchez Manzano, la Audiencia provincial de Madrid cierra para siempre la ignominia con que han intentado destrozar su vida. Se cierra el proceso judicial que intentó acusarle nada menos que de “ocultar y falsear” pruebas de los atentados del 11M. Sánchez Manzano se convirtió en una de las dianas preferidas de las nefastas teorías conspiranoicas que tuvo que soportar este país durante una década. El, como muchos de los protagonistas policiales y judiciales que estuvieron en primera línea tras el atentado de Atocha, tuvieron que cambiar de destino, desgastados profesional y personalmente por bulos y venenos mediáticos y políticos.

En el día en que el mismo yihadismo que asesinó en Madrid a 192 personas, ha vuelto a producir una nueva masacre en el aeropuerto de Estambul, es de justicia rendir tributo a brillantes policías españoles que no solo se enfrentaron a la barbarie sino también al más mezquino de los manoseos políticos.

Enhorabuena, comisario Sánchez Manzano, por ese carpetazo definitivo de la justicia.

Segunda noticia

Relacionada con la diferencia entre los insultos en redes al torero Víctor Barrio, muerto por un toro, y los ataques a Pilar Manjón, madre de un asesinado por terroristas islamistas el 11-M.

En esas estaba yo, más de doce años después del 11-M,

–¡quién lo diría!–, cuando se produjo el atentado en Niza, ocurrido como quien dice antes de ayer.

Para rematar, escribe Arcadi Espada en un artículo en el periódico EL MUNDO el 17/07/2016 titulado Memoria del terror: “...La segunda matanza de Atocha dispuso, en 2004, a mis ojos, el más grandioso escenario de un acto terrorista. Fueron tan enormes sus consecuencias para la moral pública de los españoles, tanta la degradación de su política y de su periodismo que provocaron el mayor éxito a que puede aspirar una matanza terrorista: convertir a las víctimas en un daño colateral. Toda la putrefacción española arranca de ahí, y aquí sigue. El terrorismo no gana nunca. Entre nosotros, sin embargo, la inmoralidad y la superstición aún sostiene que los islamistas del 191-M volaron la estación para provocar un cambio de gobierno. O sea que nunca como entonces el terrorismo ha estado a punto de ganar...”.

¿Será capaz Arcadi Espada de tomar conciencia de hasta qué punto el periódico EL MUNDO –en el que escribe– es desde el 11 de marzo de 2004 uno de los máximos exponentes de la degradación periodística y la putrefacción de las que habla?

Eulogio Paz Fernández

Enlace al blog 11-M cartas al director