Región

Lamenta la "falta de transparencia" de la nueva Ley de Caza

Lola Merino: “Los cazadores de la región no se merecen que Page les ningunee”

“Tienen motivos de sobra para desconfiar de Page ya que su Gobierno fue el que se boicoteó la licencia interautonómica de caza”

“El sector cinegético está sufriendo el afán revanchista de Page de acabar con todo lo bueno que hizo Cospedal”

La Comarca

09/07/2016

(Última actualización: 09/07/2016 20:27)

Imprimir

La diputada regional y portavoz de Agricultura del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha, Lola Merino, ha asegurado que “los cazadores de la región no se merecen que Page les ningunee”.

Según Merino, Page ha lanzado las campanas al vuelo anunciado una nueva Ley de Caza consensuada con el sector cinegético cuando la realidad es que las organizaciones ni conocen el borrador definitivo ni saben si sus alegaciones han sido admitidas. Esto demuestra, una vez más, que “las políticas que Page vende como transparentes y participativas lo son solo de cara a la galería”.

Asimismo, Merino ha indicado que los cazadores “tienen motivos de sobra para desconfiar de Page” ya que su Gobierno boicoteó la licencia interautonómica de caza que se firmó en el Ministerio de Agricultura con el resto de comunidades autónomas. Dicha licencia única, liderada por Cospedal, daba respuesta a una reivindicación histórica del sector cinegético de Castilla-La Mancha, facilitaba la recepción de cazadores en 5.800 cotos de nuestra región y reducía la burocracia, evitando solicitar una licencia diferente en cada región.

La diputada regional ha asegurado que el sector cinegético “está sufriendo el afán revanchista de Page de acabar con todo lo bueno que hizo Cospedal”. Su actitud está perjudicando a los 160.000 cazadores y 140.000 pescadores de la región que no entienden por qué motivo se les niega un derecho que sí tienen siete comunidades autónomas de nuestro país.

Además, Lola Merino ha señalado que esta actitud de Page con los cazadores “es fruto de sus pactos de Gobierno” con un partido que está en contra de un sector que factura más de 600 millones de euros en Castilla-La Mancha, especialmente en las zonas rurales más deprimidas, a través de todas las actividades y subsectores que dependen de ella, como son las salas de despiece, taxidermias, armerías, alojamientos de turismo rural, hostelería, etcétera.

Por otro lado, ha lamentado que la “cabezonería” de Page provoca que los 5.000 cotos de caza de nuestra región queden fuera de la Licencia Única, lo que frenará el desarrollo, el turismo cinegético, el empleo y la riqueza que en Castilla-La Mancha producen los siete millones de hectáreas dedicadas a la caza mayor y menor, que representan el 91% del territorio regional.