Región

En una nota de prensa

Los ecologistas aseguran que después de “más estudios” y con “las mismas evidencias residir cerca del incendio de Seseña es nocivo”

Señalan que “lo observado en el caso de Seseña coincide en buena parte con lo que muestran los estudios”

La Comarca

21/05/2016

(Última actualización: 23/05/2016 11:26)

Imprimir

Ecologistas en Acción considera que todos los estudios serios de casos similares al incendio de Seseña refuerzan la posición que ha defendido esta organización desde el principio: que las consecuencias para la salud son graves y por ello resulta necesario extremar, más de lo que se está haciendo hasta ahora, las medidas de protección, informan en nota de prensa.

“El estudio de un incendio de neumáticos en Iowa (EE UU) hace cuatro años concluye que la exposición a los contaminantes en un radio inferior a 1,5 km del foco tenía efectos nocivos para la salud, y eso que fue de magnitud muy inferior al de Seseña. Por otro lado, la asamblea vecinal que tuvo lugar ayer en esta población demuestra hasta qué punto los vecinos y vecinas se sienten desamparados y desinformados por sus autoridades”.

Recuerdan que “en el incendio de Iowa, en 2012, se quemaron 1,3 millones de neumáticos, la cuarta parte de los que se han debido arder hasta ahora en Seseña y Valdemoro. Duró 18 días, del 26 de mayo al 12 de junio. Pero lo relevante son las conclusiones de salud que se extrajeron a raíz de un exhaustivo estudio de los contaminantes y su dispersión”.

Entre los principales resultados del estudio, Ecologistas en Acción destaca:

– Según los estándares norteamericanos de calidad del aire, los riesgos de exposición en un radio inferior a 1,5 km del foco resultaban claramente nocivos para la salud.

– Los riesgos calculados para exposiciones durante 24 horas indicaban que hasta 3,1 km de distancia del fuego había afecciones a la salud en grupos de población sensibles (niñas y niños, personas mayores o con problemas respiratorios).

– Hasta a 18 km del foco en la dirección del viento podían detectarse valores de contaminación considerados nocivos, según sus estándares de protección a la salud.

– Lo importante para conocer la verdadera exposición de la población y del medio ambiente a estas sustancias tóxicas es medir los contaminantes allí donde van los vientos que arrastran el humo, no tanto los datos de las estaciones fijas, que pueden ser usados como referencia. En el caso de Seseña, las estaciones que se han llevado con posterioridad al siniestro están funcionando como fijas, puesto que no se están moviendo de sus emplazamientos para seguir la evolución de humo

“Es decir, un nuevo estudio que corrobora lo que viene defendiendo esta organización ecologista desde el inicio de fuego: que se deben extremar las medidas de protección de la gente que habita en las zonas más próximas al foco, y más cuando no se puede prever con suficiente precisión hacia dónde irá el viento y con él los contaminantes” añade el colectivo de ecologistas que además afirma “si cotejamos estos datos con lo ocurrido en Seseña observamos que hay un notable paralelismo en especial en los problemas más graves. Así, los datos de calidad del aire, a pesar de las limitaciones de información, muestran como en el Quiñón (dentro del radio de 1,5 km) los niveles de exposición a la contaminación ha sido nocivos en especial los primeros días del incendio, así como el miércoles y jueves pasado, cuando el viento del oeste fue más dominante y fuerte. También se observa que las afecciones respiratorias, en ojos y en mucosas, en especial de la población escolar, han aparecido en centros de Seseña Nuevo y Viejo y Esquivias (dentro de un radio de 3-5 km del incendio)”.

Según los ecologistas “La Junta de Castilla-La Mancha esquiva las evidencias con informes parciales e incompletos. Decir, como señaló ayer, que el problema es el humo y no la calidad del aire, se contradice con la realidad y sólo pretende ofrecer una coartada a unas decisiones erróneas que han expuesto y están exponiendo a la población a problemas de salud derivados del incendio”.

Ecologistas en Acción avisa a la población del Quiñón, Seña Nuevo y Valle Grande, de que “a partir de esta tarde y durante el domingo se anuncian vientos de componente oeste que pueden llevar la contaminación directamente a zonas habitadas, por lo que debieran tomar medidas de prevención”.

Por otro lado, Ecologistas en Acción acudió el pasado viernes a la asamblea realizada por los vecinos de Seseña “en la que era más que palpable el enfado y la desorientación y falta de información de la gente”. La organización ecologista comparte con los vecinos “la sensación de desamparo y reitera una vez más la ausencia de protocolos y criterios precisos para abordar este tipo de situaciones, y hace un llamamiento urgente para que, a la luz de estudios como el de Iowa, se reconsideren e incrementen las medidas de protección a la población” concluye la nota de prensa.