Región

El eurodiputado popular destaca que Europa sigue siendo el camino y alerta de la amenaza de los populismos y nacionalismos exacerbados

Luis de Grandes asegura que la historia de la UE para España y Castilla-La Mancha es la crónica de un éxito

La Comarca

10/05/2016

(Última actualización: 10/05/2016 21:25)

Imprimir

El eurodiputado del PP Luis de Grandes destacó ayer, en el Día de Europa, que la Unión Europea sigue siendo hoy, con sus errores y sus aciertos, el camino y el futuro para España y para Castilla-La Mancha y aseguró que la historia de la UE para nuestro país y nuestra región ha sido “la crónica de un éxito”.

Luis de Grandes recordó que los españoles somos los más europeístas de los 28 Estados miembros y que para nuestro país “no hay otro camino más que el de Europa”, a pesar de que existen errores en la gestión que es necesario corregir. Pero, sobre todo, recordó, ha habido éxitos: “Los que somos europeístas seguimos creyendo que no hay otro espacio más que este y que en términos de seguridad, en términos de libertad y en términos de prosperidad este es el camino”, apuntó.

No obstante, alertó de que para que el proyecto europeo siga creciendo, es preciso que “seamos capaces de ser solidarios y olvidemos los nacionalismos exacerbados”. “Los populismos y nacionalismos de nuevo cuño amenazan a una Europa que fue la esperanza y ha sido la garantía de muchos, entre ellos España, y que tiene que seguir siendo el futuro”, comentó.

En su opinión, es necesario seguir trabajando para consolidar la que ha sido la época de mayor libertad y seguridad en Europa, para aumentar la convergencia económica y social y para reforzar la libertad y los derechos.

También indicó que es preciso corregir el rumbo y afrontar con valentía algunos retos actuales, como el de los refugiados, la peor crisis humanitaria que vive Europa desde la II Guerra Mundial. “Los refugiados son personas y la solidaridad es la clave. Y no solo llegan refugiados por razones de guerra, a los que debemos dar asilo, sino también personas que huyen de la miseria y que requieren de nuestra solidaridad”.

Otro de los grandes retos es el del terrorismo yihadista, “que nos ha hecho saber que la seguridad también es un derecho fundamental que debe convivir con la libertad”. Para afrontarlo, afirmó Luis de Grandes, es preciso tomar medidas que no han sido fáciles pero que es necesario adoptar “para defendernos no de una religión como el Islam, que es tan buena como cualquiera, sino del islamismo radical, que es una mafia, una secta, una desviación y una aberración que lo que produce es muerte, persecución y ausencia de libertades”.