Provincia

En un emotivo acto

Entregan los restos exhumados e identificados de 11 represaliados en el penal burgales de Valdenoceda

Siete de los restos de represaliados entregados hoy eran naturales o estaban afincados en la provincia de Ciudad Real

La Comarca

16/04/2016

(Última actualización: 16/04/2016 22:01)

Imprimir

La Asociación de Familias de Represaliados en Valdenoceda (Burgos) ha vivido momentos intensos en Valdenoceda con la entrega a sus familias de los restos exhumados e identificados de 11 represaliados en aquel penal, que murieron de hambre y frío y fueron enterrados en una parcela de Instituciones Penitenciarias. Con estas 11 entregas, la Asociación ya ha conseguido realizar un total de 62 identificaciones desde el año 2010 (fecha en que se realizó el primer acto de entregas a las familias). Siete de los restos de represaliados entregados hoy eran naturales o estaban afincados en la provincia de Ciudad Real.

Los restos identificados son los de las siguientes personas, todos ellos presos políticos represaliados por el franquismo y que murieron de hambre y frío en la posguerra:

- Plácido Cabrera Fuentes, natural y vecino de Valdepeñas de Jaén (Jaén). Murió el 16 de enero de 1942. La familia (nieto y bisnieto) se desplazó desde Jaén.

- Juan Pedro Aliaga Sánchez Rey, natural y vecino de Argamasilla de Alba (Ciudad Real). Muerto el 18 de mayo de 1941. La familia ha llegado desde Ciudad Real.

- Antonio Abad Vara, natural y vecino de Getafe (Madrid). Murió el 4 de septiembre de 1942. La familia no ha podido desplazarse. La Asociación ha enterrado sus restos en el panteón que ha construido en el cementerio de Valdenoceda, por expreso deseo de la familia.

- Teodoro Pérez Martín, natural de Miraflores de la Sierra (Madrid). Muerto en la prisión el 18 de octubre de 1941. La Asociación ha enterrado sus restos en el panteón que ha construido en el cementerio de Valdenoceda, por expreso deseo de la familia.

- Dimas Almendros García, de Corral de Almaguer (Toledo), que residía en Piedrabuena (Ciudad Real). Murió el 24 de octubre de 1941. La familia se ha desplazado desde Ciudad Real.

- Anastasio del Barrio Herrero, de El Cubillo (Segovia) y residente en Villamayor de Calatrava (Ciudad Real). Murió el 27 de marzo de 1941. La familia ha llegado a Valdenoceda desde Ciudad Real.

- Eloy Sánchez Martínez, natural de Masegoso (Albacete), que vivía en Socuéllamos (Ciudad Real). Murió el 8 de abril de 1941. La familia, repartida entre España y Francia, ha llegado desde Madrid. Una nieta ha recogido sus restos.

- José Estero Navarro, natural de Villanueva de la Fuente (Ciudad Real) y vecino de Socuéllamos. Murió el 5 de abril de 1941. Dos hijos, ya mayores, de José viven en Catalunya. No tienen descendencia y no han podido desplazarse. La familia ha pedido que recoja sus restos un miembro de la Asociación y los deposite en el panteón.

- Modesto Flores Jiménez, natural y vecino de Daimiel (Ciudad Real). Muerto el 31 de marzo de 1941. La familia ha llegado a Valdenoceda desde Castellón. Ha recogido sus restos su nieto Modesto.

- Valentín Villanueva García, natural y vecino de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real). Murió el 18 de febrero de 1943. Una sobrina, Paquita, se ha desplazado desde Cataluña.

- Rafael González Secades, natural y vecino de Cuyences (Asturias). Murió el 18 de abril de 1940. Dos sobrinos de Rafael han llegado a Valdenoceda desde Asturias.

El acto ha contado con la participación de las familias y, como invitados de honor, con los alcaldes de la comarca, en especial el alcalde de de la Merindad de Valdivielso, Jokin Garmilla. También hemos contado con la presencia de Ian Gibson, historiador, hispanista e investigador, y Mirta Núñez, profesora titular de la Universidad Complutense e investigadora en temas relacionados con Memoria Histórica.

También han intervenido el presidente de la Asociación de Familias de Represaliados en Valdenoceda y los responsables de Aranzadi y los antropólogos que participaron en 2007 en las labores de la exhumación y continúan trabajando en las identificaciones.

La Asociación de Familias de Represaliados en Valdenoceda ha hecho un llamamiento a los presentes para que se asocien a este colectivo de nueva creación (hasta hace un mes, la Asociación sólo era Agrupación), lo que permitiría contar con cuotas anuales y, en consecuencia, con recursos económicos que contribuirían a seguir financiando los trabajos de identificación con ADN de los restos de los represaliados, tarea ésta para lo cual la Asociación debe contratar los servicios de un laboratorio privado.