Región

Hoy, en la Comisión de Cooperación para el Desarrollo

El PP insta al Gobierno a potenciar la formación de mujeres como agentes de desarrollo local en la economía de transición

La diputada del GPP Carmen Quintanilla asegura que “las mujeres necesitan un pequeño empujón que les permita ejercer con la formación, los medios y los recursos necesarios su papel como pieza clave del desarrollo económico, social y cultural de sus pueblos y, por extensión, de sus países”

Para Quintanilla “una de las mejores figuras para desempeñar ese papel es la de agente de desarrollo local que encaja a la perfección con el papel protagonista que deben representar las mujeres”

La Comarca

13/04/2016

(Última actualización: 14/04/2016 09:15)

Imprimir

La diputada del Grupo Popular en el Congreso, Carmen Quintanilla, ha instado al Gobierno a través de una Proposición no de Ley para su debate en Comisión “a potenciar la formación de mujeres como agentes de desarrollo local en los países en los que está previsto llevar a cabo acciones que sirvan como herramienta para promover el empoderamiento de las mujeres y el desarrollo económico, social y cultural de los territorios, en el marco del IV Plan Director de la Cooperación Española 2013-2016 y del apartado específico que dedica a promover los derechos de las mujeres y la igualdad de género”.

“Las mujeres necesitan un pequeño empujón que les permita ejercer con la formación, los medios y los recursos necesarios su papel como pieza clave del desarrollo económico, social y cultural de sus pueblos y, por extensión, de sus países”, ha destacado.

En opinión de la Carmen Quintanilla “una de las mejores figuras para desempeñar ese papel, de crecimiento de abajo a arriba, es la de agente de desarrollo local que encaja a la perfección con el papel protagonista que deben representar las mujeres en sus territorios a través de actuaciones e iniciativas que promuevan una mejor utilización de los recursos locales de manera que generen riqueza alimentaria, económica, social y cultural, que creen empleo y que permitan a los habitantes de ese territorio alcanzar mayores niveles de bienestar y una mayor calidad de vida”.

Durante su intervención en la Comisión de Cooperación al Desarrollo celebrada hoy en el Congreso, en la defensa de la iniciativa del Grupo Popular relativa a promocionar a las mujeres como agentes de desarrollo local en las economías en transición y que en su opinión “nos parece prioritaria y fundamental no sólo para hacer posible que las mujeres puedan disfrutar de la igualdad sino también para contribuir a que los países con economías en transición, en vías de desarrollo o que atraviesan una etapa de ajuste estructural puedan aprovechar todo su potencial en el futuro a través del indiscutible papel de las mujeres como motor de desarrollo”.

Las mujeres y niñas representan más de la mitad de la población mundial

Para la diputada del PP “las mujeres y niñas representan más de la mitad de la población mundial y, lo que es más importante, representan un gran potencial de futuro que, relegándolas a ser ciudadanas de segunda o de tercera, estamos desaprovechando y, con ello, estamos condenando a muchos territorios a no desarrollarse y a no crecer”.

“Porque está demostrado que el crecimiento económico no conlleva por sí una mayor igualdad pero, al contrario, está comprobado que a mayor igualdad entre mujeres y hombres se produce un mayor crecimiento económico”, ha asegurado la dirigente popular.

La diputada popular ha señalado también que “el Banco Mundial, a través de sus informes sobre el desarrollo desde el enfoque de género, ha destacado que los países que promueven los derechos de la mujer e incrementan su acceso a la tierra y a los recursos y a la escolarización tienen tasas de pobreza más bajas, tasa más bajas de malnutrición y mortalidad infantil, un crecimiento económico más rápido y menos corrupción que las naciones que no siguen ese camino”.

“Es evidente, además, que los países en los que las mujeres tienen una mayor participación en todos los ámbitos se refuerza la democracia, la paz y el desarrollo sostenible”, ha añadido Quintanilla.

Por todo ello, ha explicado la dirigente del PP, los Objetivos de Desarrollo Sostenible han incluido entre sus 17 fines para 2030 un objetivo independiente que se refiere exclusivamente a lograr la igualdad entre los géneros y a empoderar a todas las mujeres y las niñas”.

La parlamentaria popular ha explicado que “el Objetivo Número 5, es el que persigue, entre otras metas, conseguir los cambios a nivel jurídico y legislativo necesarios para garantizar los derechos de las mujeres en el mundo”. “Unos derechos que no son reconocidos todavía en 54 de 194 países que aún hoy por hoy no cuentan con ninguna legislación en materia de igualdad”, ha remarcado.

“Pero incluso, ha advertido Quintanilla, en los países en los que la igualdad está reconocida en sus constituciones, persisten desigualdades que marcan el día a día de las mujeres en el mundo”. Así, ha explicado que según los últimos datos ofrecidos por la ONU, las mujeres trabajadoras siguen ganando un 24% menos que los hombres a nivel mundial; tan sólo el 22% de los parlamentarios en el mundo son mujeres; el 35% de las mujeres a nivel mundial han sufrido violencia física y/o sexual en algún momento de su vida.

Más de 1.300 millones de mujeres no tienen una cuenta corriente formal

En este sentido, la dirigente del PP ha recordado que “hoy por hoy, más de 1.300 millones de mujeres no tienen una cuenta en una institución financiera formal; las mujeres son las encargadas de preparar el 90% de las comidas en los hogares del mundo pero en épocas de crisis las mujeres y las niñas son las primeras en comer menos; en agricultura a nivel mundial las mujeres sólo reciben el 10% de la ayuda total destinada a agricultura, actividades forestales y a la pesca, representan el 43% de la fuerza laboral agrícola de los países en desarrollo pero su contribución potencial a la seguridad alimentaria se ve limitada por la imposibilidad de acceder a la propiedad de la tierra y a otros bienes productivos. Las mujeres son las que trabajan de sol a sol y producen el 70% de los alimentos en el mundo pero sólo un 2% de ellas tienen acceso a la propiedad de la tierra en la que los producen”.

“En muchos países son las mujeres las que caminan decenas de kilómetros durante horas para buscar y acarrear el agua necesaria para la supervivencia de la familia, tarea a la que, por ejemplo, sólo las mujeres de 25 países subsaharianos dedican 16 millones de horas al día”, ha aclarado la portavoz del PP.

Además, ha continuado, “son también las que gestionan el uso de la energía en los hogares, por lo que también pueden desempeñar un papel primordial en el uso de las energías”. “En el caso de no contar con energías modernas porque son ellas las encargadas de recoger la leña o el combustible necesario para calentar sus casas y cocinar y, en el caso de las energías modernas se calcula que el uso y la gestión de la energía por parte de las mujeres podría suponer un ahorro de hasta un 22% en comparación con los hombres”, ha manifestado Quintanilla.

En este sentido, ha recordado que “las mujeres son las principales interesadas en conservar y mantener el entorno y el medio ambiente conscientes la vida futura de sus familias y sus pueblos depende de ese desarrollo sostenible”. Además, “las mujeres también son las que después de una catástrofe natural o un conflicto bélico recogen lo poco que queda de su vivienda o de su negocio y vuelven a empezar”.

“Quiero llegar ni más ni menos a la conclusión de que las mujeres son un agente imprescindible para el cambio y para la consecución de todos y cada uno de Objetivos de Desarrollo Sostenible en el horizonte del año 2030 y que sin las mujeres será imposible alcanzarlos”, ha remarcado la portavoz del PP.

Finalmente, ha dejado claro “la necesidad de continuar trabajando en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para paliar la disparidad entre los géneros, haciendo hincapié en la participación de las mujeres en la producción que contribuya a un crecimiento económico inclusivo, en la mejora de su productividad y en el acceso de las mujeres a los recursos económicos en condiciones de igualdad, tanto a las tierras u otros bienes como a los recursos financieros y la herencia de los recursos naturales”.