Provincia

Son las tres bandas que conforman el cartel del festival ‘Todo es de color’, que recalará en la localidad el 18 de junio de la mano de la Asociación de Empresarios de Daimiel (AEDA)

Triana, Medina Azahara y Alameda, en Daimiel

Su presidente, Ismael Núñez de Arenas, subrayaba los beneficios económicos y de cara al turismo que supone para la localidad la organización de un evento de esta magnitud

La Comarca

15/02/2016

(Última actualización: 16/02/2016 08:00)

Imprimir

Triana, Medina Azahara y Alameda. Estas son las bandas que conforman el cartel del festival ‘Todo es de color’, que llegará a Daimiel el próximo 18 de junio de la mano de la Asociación de Empresarios de Daimiel (AEDA). Así lo confirmaba su presidente, Ismael Núñez de Arenas, que visitaba este lunes Radio Daimiel junto con Daniel Martínez, uno de los impulsores de este proyecto que reúne a tres de las bandas más importantes de la historia del rock andaluz.

Se trata de “una producción muy importante”, con más de 200.000 watios de luz, 94.0000 de sonido y el trabajo de más de un centenar de personas, según Martínez. Antes de llegar a Daimiel, ‘Todo es de color’ pasará por ciudades como Málaga, Cádiz o Sevilla, donde comenzará su andadura el 27 de febrero, en el auditorio Rocío Jurado, “ya con prácticamente todo vendido”.

Un macroconcierto que no sería posible, según señalaba Martínez, sin la labor de AEDA en general y la de su presidente, Ismael Núñez de Arenas, en particular, al que definía como “un luchador nato por la cultura musical” en un lugar como Daimiel, cuya trayectoria histórica en cuanto a oferta de conciertos la convierte en “la ciudad de la música de Castilla – La Mancha”.

Se espera un aforo de 5.000 personas para un macroconcierto al que se unirá un telonero de la zona. Para conseguirlo, se va a llevar a cabo una gran campaña de promoción en la que, según señala Martínez, se espera contar con la colaboración de importantes medios de comunicación, entre ellos, Radio Televisión Castilla – La Mancha.

Por su parte, Ismael Núñez de Arenas subrayaba “los beneficios económicos y de cara al turismo que supone para la localidad la organización de un evento de esta magnitud”. “Gran parte de los que vengan al concierto - considera Núñez de Arenas - se alojarán en la localidad, disfrutarán de su oferta gastronómica, y visitarán el Parque Nacional de Las Tablas, La Motilla del Azuer o la laguna de Navaseca”. El reclamo, una vez más, la unión de la música y la cultura.