Ciudad Real

Al cabo del año pasan por este servicio alrededor de 85.000 personas

Esta semana se cumplen 10 años de la apertura del servicio de Urgencias en el Hospital General Universitario de Ciudad Real

También se conmemora el décimo aniversario del estreno del helipuerto con el traslado de un paciente de Almadén de 80 años; en esta década ha acumulado 1.911 aterrizajes

La Comarca

05/02/2016

(Última actualización: 06/02/2016 07:50)

Imprimir

Esta semana se ha cumplido el décimo aniversario de la apertura del servicio de Urgencias del Hospital General Universitario de Ciudad Real y también del primer traslado en helicóptero de un paciente,

Por su trascendencia, la entrada en servicio de las Urgencias estaba marcada en rojo en el calendario de traslado desde los antiguos hospitales de “Alarcos” y “El Carmen” que había programado en Servicio de Salud de Castilla-La Mancha y marcó un punto de inflexión en el proceso, ya que se aceleró la mudanza del resto de servicios. Por las urgencias del HGUCR pasan al año unas 85.000 personas, de las que un 16% quedan ingresadas

El proceso de traslado había empezado semanas antes de la inauguración oficial, que tuvo lugar el 25 de noviembre de 2005. Las consultas externas fueron el primer servicio que atendió a pacientes en el nuevo centro hospitalario, que por aquel entonces carecía de la calificación de “universitario” que adquirió al llegar la facultad de Medicina.

Esta misma semana se conmemora también el primero de los vuelos de los helicópteros medicalizados con destino al HGUCR. El aparato lo pilotaba Javier Fernández Merino, que lleva en el servicio desde que fuera instituido por el Gobierno de Castilla-La Mancha en 2001. Los helicópteros empezaron a prestar servicio en septiembre de aquel año, cuando la Comunidad Autónoma aún no tenía las competencias en materia sanitaria.

Según su cuaderno de vuelo, el primer paciente que trajo al helipuerto del hospital de Ciudad Real fue un enfermo de Almadén de 80 años de edad aquejado de un problema cardiológico grave. El aterrizaje se produjo a las 11,20 horas del domingo 1 de febrero de 2006.

Desde aquel día, los cuatro helicópteros sanitarios con que cuenta el servicio de transporte de Castilla-La Mancha han utilizado la helisuperficie del HGUCR en 1.911 ocasiones. Casi el 96% de estos traslados, 1.834, los ha cubierto el aparato asignado a la provincia, que en la actualidad tiene su base en las instalaciones del BHELA 1; antes estuvo acantonado en el Aeropuerto Central Ciudad Real y previamente detrás del antiguo hospital del Carmen de la capital.

La dotación de los helicópteros la forman cuatro personas, piloto, copiloto, médico y enfermero. Van equipados con un respirador, un monitor de constantes desfibrilador homologado y medicación y material médico diverso, como botellas de oxígeno.

Los traslados se clasifican en tres tipos: primario, cuando el aparato se desplaza directamente al escenario de un suceso o accidente a recoger a una víctima; primario diferido, que recibe este nombre porque el paciente ya ha sido estabilizado por una UVI móvil o en un centro de salud, y secundario, término que define los traslados de un hospital a otro.

Los helicópteros de Castilla-La Mancha son los únicos de transporte sanitario de la península que cuentan con autorización para vuelos nocturnos. El de Ciudad Real es uno de los dos que están de guardia las 24 horas del día gracias a las condiciones que ofrece la base de Almagro.

Las helisuperficies han de contar con balizas homologadas: “aunque lo parezca, un campo de fútbol con la iluminación encendida no sirve”, aclara Javier Fernández Merino. El sistema de iluminación del Hospital General Universitario de Ciudad Real cuenta, por ejemplo, con balizas aeronáuticas que delimitan la orientación de la pista sobre la plataforma, un faro de helipuerto que proyecta su luz a 15 millas de distancia, la iluminación propia de la plataforma y un indicador luminoso de aproximación de precisión.