Región

Ocurrió en el paraje conocido como “Cerro de los Rabadanes”

La Guardia Civil investiga el accidente de una avioneta en la Serranía de Cuenca con cuatro personas fallecidas

Todo apunta a que el origen del siniestro podría ser el impacto de un buitre y que en la avioneta viajaban cuatro personas, todas ellas de la misma familia, que aún no ha sido posible identificar

La Comarca

17/01/2016

(Última actualización: 18/01/2016 10:12)

Imprimir

A las 16:58 horas del pasado sábado, el Centro de Operaciones Complejo (C.O.C.) de la Guardia Civil de la Comandancia de Cuenca recibía una llamada telefónica procedente de los Servicios de Emergencia 112, en la que informaban de un posible accidente aéreo cerca de la localidad conquense de Beamud.

Inmediatamente se trasladaban hacia esa zona varias patrullas de la Guardia Civil que localizan una avioneta en el paraje denominado “Cerro de los Rabadanes “, término municipal de Cuenca.

Posteriormente, se desplazaron al lugar agentes de la U.O.P.J. de la Guardia Civil de Cuenca quienes confirmaban que se trataba del accidente de una avioneta, marca SOTOCA, modelo TB-20 que había salido del aeródromo de Muchamiel en Alicante y tenía previsto tomar tierra a las 17: 42 horas en el aeródromo de Pajares de los Oteros (León).

A primera hora del domingo y para llevar sobre el terreno labores de investigación se han trasladado al lugar del siniestro agentes de la U.O.P.J. de la Comandancia de Cuenca, agentes del Equipo de Identificación en Catástrofes de la Guardia Civil y el Equipo del Instituto de Medicina Legal de Cuenca, apoyados por un helicóptero de este Instituto Armado, con base en Torrejón de Ardoz (Madrid).

Y a lo largo de la mañana se han sumado a las labores de investigación varios componentes del Servicio de Aviación Civil y bomberos del Parque de Motilla del Palancar, con el objeto de prestar apoyo y colaborar en la investigación del suceso.

De los restos humanos localizados en el lugar, se desprende que en el siniestro podrían haber fallecido cuatro personas, posiblemente, todo ellos miembros de una misma familia, quedando pendiente la identidad de las mismas aunque todo apunta a que el piloto era Rogelio Fernández Álvarez, un conocido constructor de la localidad de La Bañeza.

Hasta el momento, y pendiente del resultado de los informes técnicos, se deriva que la posible causa del siniestro habría sido por el impacto de un buitre contra la aeronave siniestrada.