Puertollano

A las 12 de la mañana de este viernes, 27 de noviembre

La empresa Control Demeter acometerá la voladura en Puertollano de la Torre de Viesgo con todas las garantías de seguridad

La central térmica dejó de funcionar en octubre de 2013 tras su venta a los fondos Macquarie European Infrastructure Fund 4 y Wren House Infrastructure

La Comarca

25/11/2015

(Última actualización: 25/11/2015 20:32)

Imprimir

Con el objetivo de garantizar un proceso totalmente seguro, durante los dos últimos meses Viesgo y Control Demeter han llevado a cabo las labores de desmantelamiento de la central de Puertollano, que incluyen la voladura de la torre de refrigeración.

Ambas compañías están coordinadas en todo momento con el Ayuntamiento de la ciudad y las autoridades competentes. La voladura de la torre, prevista para este viernes al mediodía, se realizará mediante el uso de cargas muy pequeñas de explosivos que no producirán vibraciones apreciables. En ningún caso existe riesgo ni para los vecinos ni para los edificios de Puertollano.

Labores de desmantelamiento

Desde finales del pasado mes de octubre se han llevado a cabo las labores de desmantelamiento de la central de Puertollano, tal y como estaba previsto desde su cierre definitivo en 2013, con la única vocación de garantizar un proceso totalmente seguro.

Dentro de ese proceso tendrá lugar la voladura de la torre de la central, que ya ha agotado su vida útil y que, además, no puede ser aprovechada para sustentar la actividad de otro tipo de central. Se trata de una torre con unas circunstancias muy particulares, ya que ha tenido que ser intervenida por fisuras que, si bien fueron rápidamente reparadas y no han supuesto ningún peligro para la seguridad, sí podrían entrañar riesgos a largo plazo.

Empresa especializada

Los trabajos de desmantelamiento de la central están a cargo de la empresa española Control Demeter, de larga trayectoria en este campo de actividad. Entre sus realizaciones más recientes se encuentra la demolición de la fábrica Campofrío en Burgos y el antiguo estadio de fútbol del R.C.D. Espanyol en Barcelona.

Este viernes será la voladura

La voladura está programada para este viernes día 27, a partir de las doce del mediodía y se llevará a cabo mediante el uso de cargas muy pequeñas de explosivos que tienen por objetivo causar el colapso de puntos críticos de los elementos estructurales que harán caer la torre. Se trata de una fase muy breve, de apenas 3 o 4 segundos, que no produce vibraciones apreciables. Además, el uso de explosivos aumenta el rendimiento que se obtiene en la gestión de residuos.

Tras el derribo los residuos quedarán más fragmentados, por lo que su manipulación será más rápida y estará mejor preparada para su transporte y reciclado.

Los materiales que se obtengan de la demolición de la torre se utilizarán para reparar el nivel del terreno y dejarlo en óptimas condiciones para su uso posterior.

Sin afección a la población

No existe riesgo en ningún caso ni para los vecinos ni para los edificios de Puertollano, ya que el núcleo urbano se encuentra a más de 4 kilómetros del lugar de la voladura y el impacto de una demolición con explosivos de estas características –fundamentalmente, ruido, polvo y vibraciones– se estima en un entorno de afectación de 1 km. De momento, lo más inmediato es dejar la central bien cerrada y segura.

Después, la empresa propietaria ha dicho que no tiene nada decidido, pero sí varias ofertas sobre la mesa y que una vez concluidos los trabajos valorará todas las alternativas, aunque sí ha asegurado que su compromiso con Puertollano sigue vigente y, por tanto, analizarán cada opción hasta dar con la más sólida, responsable y rentable para la ciudad.

La voladura de la torre de refrigeración de la central térmica de Puertollano, propiedad de Viesgo Generación tendrá un presupuesto de 373.900 euros. La voladura de esta torre de refrigeración es solo una de las acciones comprendidas en el proceso de desmantelamiento, que abarcará, aproximadamente, hasta mediados de 2016.

Torre levantada en 1972

La central térmica de Puertollano fue construida y puesta en marcha por la empresa Sevillana de Electricidad en 1972. En 1994 pasó a manos de Endesa, que en 2002 la vendió al grupo italiano ENEL y, a su vez, a la multinacional alemana EON seis años después, cuando la central tenía en plantilla de 72 trabajadores.

Finalmente, esta central de 220 megavatios de potencia ubicada en la carretera de Mestanza dejó de funcionar en octubre de 2013, un año antes de que la mayoría de los activos de EON en España pasaran a denominarse Viesgo Generación tras su venta a los fondos Macquarie European Infrastructure Fund 4 y Wren House Infrastructure.