Daimiel

El restaurante El Portón albergó un año más una cata de vinos compuesta por cuatro caldos de Bodegas Finca ‘El Refugio’ de Socuéllamos

Nueva cita didáctica en Daimiel sobre la cultura del vino

Una cita a la que acudieron este sabado más de 60 personas con la presencia del concejal Román Ortega como representante municipal. La dinámica fue dirigida por el dueño de la bodega, Benjamín Galisteo, y por el enólogo de la misma, Paco Granados, quien fue detallando las características visuales, olfativas y gustativas de cada uno de los vinos

La Comarca

26/10/2015

(Última actualización: 29/10/2015 19:58)

Imprimir

El restaurante El Portón albergaba un año más una cata de vinos compuesta por cuatro caldos de Bodegas Finca El Refugio de Socuéllamos. Tercer año consecutivo en el que organizan esta velada a la que acudieron este sábado más de 60 personas con la presencia del concejal Román Ortega, como representante del Ayuntamiento de Daimiel. Cata dirigida por el dueño de la bodega, Benjamín Galisteo, y por el enólogo de la misma, Paco Granados, el cuál fue detallando las características visuales, olfativas y gustativas de cada uno de los vinos que formaron parte de la cata.

En este sentido, Granados también explicó las peculiaridades de su vino “dadas por la calidad del suelo, las bajas pluviometrías y por el trabajo con mimo que se realiza en una bodega pequeñita como ésta en la que se obtienen vinos muy personales”.

La finca ‘El Refugio’ exporta el 95% de sus caldos, cuenta con 50 hectáreas de extensión y viñedo emparrado en el que se combina la recogida de la uva tanto de forma manual como mecanizada según la variedad. “La viticultura de Castilla-La Mancha es plenamente competitiva, en ella se realizan vinos de gran calidad contrastada, donde la asignatura pendiente de los agricultores”, según explicaba el dueño de la bodega, “es no cerrarse en banda al crecimiento y exportación de sus vinos en torno a las cooperativas de la zona, ya que el embotellar vinos de un poquito de calidad es una forma de rentabilizar su producto, aunque ello requiera de una inversión”.

De este modo, en una hora y media, los asistentes pudieron comprobar de primera mano la características de los cuatro vinos de la cata: un Syrah rosado, un Tempranillo, un Syrah Roble y un Cabernet-Merlot, todos ellos bajo la etiqueta “Legado”; que junto con unas tapas cortesía del restaurante dejaron un buen sabor de boca en el público.